Líderes en La Rioja Alta

132.813 visitas en Septiembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Desprendimiento en el cerro de la Atalaya de Haro
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Desprendimiento en el cerro de la Atalaya de Haro

El suceso se ha originado por el desprendimiento de la arenisca situada bajo la malla de contención que fue instalada hace apenas tres años
Desprendimientos

Una roca de alrededor de 1.000 kilogramos de peso se desprendió durante la madrugada del viernes al sábado en Haro, más concretamente alrededor de la una de la mañana, desde la parte más baja de la ladera de La Atalaya, reventando sobre el asfalto del camino que conduce a la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de la ciudad jarrera, sin que haya que lamentar ni daños materiales ni mucho menos personales.

Según la información facilitada por fuentes del Ayuntamiento jarrero, el suceso se originó por el desprendimiento de la arenisca situada bajo la malla de contención que fue instalada hace apenas tres años y en periodo estival, sin que se advirtiese la presencia de filtraciones de agua que pudiesen convertirse en el origen de la abrupta ruptura del material, que acabó fragmentado y cerrando el paso a los vehículos.

Sin daños

Ésa es la razón por la que personal de la Jefatura de la Policía Local advertida del caso, procedió al inmediato acordonamiento de la zona, cerrando la vía al tránsito de vehículos para evitar males mayores, sellando el paso al aparcamiento habilitado junto al campo de fútbol de El Ferial y la ribera del río Tirón.

Así permaneció hasta primeras horas de ayer, momento en el que personal de la Brigada de Obras se encargó de proceder a la retirada de los desprendimientos de piedras facilitando de esa manera el restablecimiento del tráfico por la zona, y con ello el acceso a las huertas situadas bajo la ladera noroeste del mismo cerro donde se levantó el Castillo de la Mota.

No es ésta la primera vez que se producen desprendimientos desde La Atalaya, pero sí la primera que no han tenido lugar, como los anteriores, en periodo de lluvias, uno de los motivos por los que el Ayuntamiento encargó la instalación de una malla de contención, cuyos trabajos finalizaron en 2017.

La más grave se produjo, en diferentes puntos de la ladera del cerro, en marzo de 2013, después de asistir a lluvias torrenciales durante varios días sobre la comarca y a la caída de grandes rocas sobre el paseo que arrancaba desde el Mirador de El Pardo, algunas de ellas contenidas por las farolas del vial público. Pero luego se produjeron siniestros de parecido calado que justificaron la contratación de un estudio previo y un proyecto de ejecución para la consolidación de la zona que acabó tomando forma en 2017, con una inversión superior a los 200.000 euros.

Comentarios