Las obras de La Atalaya, finalizadas

La intervención ejecutada por la empresa Geobrugg Ibérica comenzó en el mes de enero y ha consistido en la colocación de grandes barras de acero y de mallado protector en la ladera.
Laura Rivado y Javier Redondo.

Han finalizado las obras de estabilización de los cerros de La Atalaya y Santa Lucía que han permitido consolidar y estabilizar la zona, así como evitar desprendimientos de tierras. En total, el Consistorio ha invertido 315.000 euros en unos trabajos adjudicados a Geobrugg Ibérica y consistentes en el escalonamiento de la ladera con la instalación de grandes barras de acero y en la colocación de mallado protector.

La alcaldesa de Haro, Laura Rivado, y el concejal de Obras, Javier Redondo, han visitado esta actuación, iniciada en enero, con la que el Consistorio de Haro da una “solución definitiva” a los problemas de corrimientos de tierras que se produjeron hace dos años en la ladera de La Atalaya, en cuya parte superior hay construidas viviendas. Entonces, las nevadas y la intensa lluvia caídas arrastraron la masa vegetal que sustentaba el talud provocando un deslizamiento de tierras mayor del habitual en esta zona de arenisca y roca. En aquel momento, el Ayuntamiento intervino provisionalmente colocando anclajes de seguridad, pero ahora el actual equipo de Gobierno ha decidido llevar a cabo una intervención integral “con el fin de eliminar cualquier riesgo y estabilizar los cerros”. Para Rivado, con esta obra ya finalizada, se cumple con una “deuda histórica” con los vecinos de la zona.

Algunos de los materiales utilizados en la obra de La Atalaya.

La Atalaya es uno de los puntos más altos de Haro y cuenta con un mirador desde el que se divisa la sierra de Cantabria y el Barrio de la Estación. En su cima existen edificios de viviendas construidos hace décadas y situados cerca de una gran ladera que llega hasta la zona de El Ferial.

Otras actuaciones en la zona

La estabilización de los cerros de La Atalaya y Santa Lucía se suma a las actuaciones realizadas por el Ayuntamiento de Haro en esta parte de la ciudad. Durante el pasado año 2016, el Consistorio invirtió 60.000 euros en mejorar y revitalizar la zona con la construcción de un aparcamiento junto a la calle Soledad, un mirador, zona ajardinada y paseo. Además, se adecuó un nuevo camino en un lateral de La Atalaya que permite a los viandantes acceder caminando.