CSIF acusa al alcalde de Nájera de “nula capacidad de negociación”

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) "rechaza el desprecio del alcalde a la profesionalidad de los empleados públicos y a la libertad sindical"

CSIF, sindicato con mayor número de representantes en el ayuntamiento najerino, acusa a su alcalde, Jonás Olarte, de “nula capacidad de negociación con los trabajadores municipales y sus representantes sindicales”. “Rechaza el desprecio del alcalde najerino a la profesionalidad de los empleados públicos y a la libertad sindical, y exige luz y taquígrafos en las mesas de negociación para evitar falsedades por parte de la Corporación Municipal”.

Desde este sindicato reclaman una negociación real y efectiva en el Ayuntamiento de Nájera, ya que consideran que se están dando “graves incumplimientos en materia de negociación” por parte del gobierno municipal de Nájera.

Malestar del sindicato

“Rechazamos las recientes y torticeras declaraciones de Jonás Olarte, alcalde del municipio, que pone en duda la honestidad de la Policía Local najerense y la profesionalidad de los médicos que tramitan las bajas médicas de alguno de los agentes por ser delegados sindicales”, afirman.

“El alcalde informa de que la última ausencia laboral se une a otras tres bajas médicas y tres de los agentes afectados son delegados sindicales, qué le molesta al señor Olarte, ¿qué los trabajadores enfermen o qué sean delegados sindicales?”, se preguntan desde CSIF.

Desde el sindicato manifiestan “su malestar por las declaraciones del regidor najerino al poner en entredicho la profesionalidad de los médicos que han firmado esas bajas de dos agentes que además son delegados de personal, y cuestionar la honestidad de los policías en cuestión.”

CSIF asegura que el Consistorio najerino “se niega desde hace meses a firmar las actas de las reuniones celebradas con sindicatos y trabajadores, no siendo posible dejar constancia de lo tratado en las mismas”.

Además los representantes de CSIF “han propuesto reiteradamente que se grabe en audio todo lo que se habla en esas mesas de negociación, para transcribir literalmente lo hablado en ellas, pero por parte del alcalde y la concejala de personal, la señora Bejarano, se niegan a ello para no dejar constancia de lo que realmente sucede en esas reuniones”. “De esta forma se contradice en sus declaraciones el señor Olarte, al querer transmitir una actitud negociadora que realmente no existe”.

Aluden a la “no aplicación, por parte del ayuntamiento, de la subida salarial del 2,25 por ciento decretada por el Gobierno de España para los empleados públicos. Los empleados de menor escala, que perciben los sueldos más bajos, no la han recibido como debían, ya que desde el Consistorio les han retirado un complemento que recibían para que su salario no fuera tan bajo”.

Comentarios