Líderes en La Rioja Alta

132.813 visitas en Septiembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Terete lanza un documental para poner en valor el amor por el negocio familiar
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Terete lanza un documental para poner en valor el amor por el negocio familiar

El documental, realizado por el jarrero Mario Urquiaga, cuenta la historia y los secretos del emblemático restaurante jarrero
Restaurante Terete

“Empezó como una casa de comidas, al principio una casita muy pequeña que con los años ha ido creciendo”. Así arranca un documental, realizado por el jarrero Mario Urquiaga, que cuenta la historia y los secretos del Restaurante Terete, uno de los establecimientos hosteleros más emblemáticos de Haro.

El testimonio inicial de Alberto Gutiérrez se une a los de su hermana Cristina Gutiérrez y su sobrino Jaime del Val, que forman parte de la quinta y sexta generación de Terete. La propia Cristina resume lo que signfica precisamente dedicarse en cuerpo y alma al negocio familiar: “Es una historia de trabajo, vivir por el negocio y por eso seguimos aquí, siendo 140 y muchos años de historia con la misma familia dedicada a este negocio”.

“La comida tradicional no va a pasar de moda”

Y a veces donde naces lo determina todo. “Todo esto empieza al nacer. Nací en una familia de hosteleros y todas mis actividades familiares han girado en torno al restaurante”, confiesa Jaime. “Toda mi vida la he pasado aquí”, cuenta Cristina. “Vieron que se me daba bien y cuando se jubiló mi abuela les dije que no buscaran a nadie, que yo me quedaba”.

Terete lanza un documental para poner en valor el amor por el negocio familiar 1
Foto: Restaurante Terete

La historia de Terete comienza en 1877 cuando Alberto Andrés Alonso se dedica a comercializar corderos asados acompañados de un buen vaso de vino. Inaugura entonces Casa Terete, horno de asar, restaurante, carnicería y tienda de vinos. Han pasado varias generaciones, y el restaurante ha ido adaptándose a los nuevos tiempos y también a las circunstancias. La pandemia también ha sido otro reto más. Durante el confinamiento, el restaurante ofreció a sus clientes un servicio por el que podías encargar tu cordero asado, recibirlo en casa o recogerlo en el propio establecimiento, una nueva forma de vender su producto estrella y que ha funcionado.

En el documental, Alberto explica también cómo es el trabajo para conseguir los mejores corderos: “Los recogemos semanalmente. Trabajamos con 28 ganaderos de toda La Rioja y también con alguno de Álava. Son pastores que han trabajado con nosotros tres y cuatro generaciones. El cordero de ahora es mejor que el de antes”, asegura, y destaca que no hay ningún secreto en el asado: “Paciencia, tiempo y buen producto”. Y un buen horno de leña, como los de antaño.

El cordero es su seña de identidad, pero también otros platos tradicionales como la menestra de verdura. Cristina aquí sí habla de secreto: “Usar producto local, de temporada y de buena calidad. Doy a mis clientes lo que yo me comería”. “La comida tradicional no va a pasar de moda”, asegura en otro momento del documental.

Pero otra de las claves para Cristina es la unión familiar que impera en el restaurante. “Somos un gran equipo, nos enseñamos unos a otros y al final pasamos más horas juntos que con nuestra propia familia. Es un modo de vida, es dedicación plena, y sacrificamos mucho”.

Y la alegría llega cuando el cliente sale satisfecho y habla bien del restaurante. Alberto se emociona al recordar comentarios que escucha sobre Terete cuando viaja fuera de La Rioja. Su sobrino Jaime lo destaca también: “Cuando la gente se va contenta y con ganas de volver, yo me enamoro un poco más de mi trabajo”.

El documental recorre los escenarios clave en la labor de Terete, desde los pastos donde recogen los corderos, pasando por la cocina, el comedor y la bodega, porque el restaurante cuida que sus platos vayan acompañados por buen vino, y ofrece a sus clientes caldos propios que reposan en sus calados ancestrales. Historia viva de Haro.

Comentarios