“Promesas incumplidas”. Firmada por los delegados de personal y delegados sindicales, la Policía Local de Haro ha entregado a los medios una nota de prensa con la que quieren denunciar “la insostenible situación y la falta de medios técnicos y humanos” que vienen sufriendo los agentes desde la entrada en el Ayuntamiento de la Corporación Actual.

Son casi cuatro páginas completas en las que los agentes exponen la situación a la que se les ha conducido “tras una serie de negociaciones y promesas incumplidas en materia de personal y de medios técnicos”.

Plantilla actual de 20 efectivos, “cifra muy alejada de los mínimos dictaminados por el jefe del cuerpo”

De hecho, denuncian que esta situación se sufre “más concretamente” desde que encabezan su representación como concejales de Policía o bien como portavoces del equipo de gobierno en las Juntas de Personal, Leopoldo García, Natalia Sóbrón y José María Sáez Morón.

Entre esas “promesas incumplidas” está en lo referente a la plantilla de agentes. En su día, el jefe del cuerpo “dictaminó como necesarios con carácter de mínimos tres oficiales, 24 agentes y un policía administrativo, cifra muy alejada de la plantilla efectiva actual que se concreta en 20 efectivos, de los que se encuentran dos agentes de incapacidad temporal de larga duración”.

A pesar de ello, la Policía Local dice que “lleva prácticamente desde el comienzo de la legislatura cubriendo los servicios mediante la prestación continuada de horas extraordinarias, tal y como se habían comprometido”.

En la nota, los agentes también denuncian la falta de medios: “Cuando se hizo cargo esta corporación del Gobierno del Ayuntamiento de Haro, había disponibles dos automóviles de patrulla (un Toyota de gasolina y un Renault eléctrico), una furgoneta cedida por Tráfico, una motocicleta y un ciclomotor. Casi cinco años después, debido a la total dejadez de este equipo de gobierno, no ha sido contratado uno nuevo en tiempo y forma, a pesar de saber desde el año pasado de dicho vencimiento”.

La nota completa

NOTA DE PRENSA DE LA POLICIA LOCAL DE HARO

D. José Luis García Fonseca, D. Michael Carlos Medina Sinjal, D. Gonzalo Palacios Ocón y D. Guillermo Gómez Ruesgas, en calidad de Delegados de Personal y Delegados Sindicales, participes por lo tanto de la Mesa General de Negociación de la Junta de Personal del Ayuntamiento de Haro, ponen en conocimiento y a la vez denuncian la insostenible situación y la falta de medios técnicos y humanos que viene sufriendo esta Policía Local desde la entrada en el Ayuntamiento de la Corporación actual, y más concretamente desde que encabezan su representación como Concejales de la Sección de Policía, o bien como portavoces del equipo de gobierno en las Juntas de Personal, D.Leopoldo García, Dª. Natalia Sobrón y D. Jose María Morón.

Empezaremos exponiendo la situación a la que nos han conducido tras una serie de negociaciones y promesas incumplidas en materia de personal y de medios técnicos, por lo que iremos enunciando y explicando dichos incumplimientos:

1- De forma continuada y basando sus argumentos en una serie de disculpas que parecen afectar exclusivamente a esta ciudad, pues el resto de municipios con plantilla de Policía Local sí que lo hacen en tiempo y forma, la Corporación ha hecho caso omiso ante las reiteradas solicitudes de estos Delegados, así como de la Consejería competente en materia de interior, en cuanto a la inclusión de las necesidades de personal en las diferentes ofertas de empleo para la categoría de Policía Local que se han sucedido en años anteriores, incluso ante la posibilidad de cubrir de forma inmediata las plazas vacantes con funcionarios interinos.
Todo esto se ha llevado a efecto incluso desoyendo los informes técnicos emitidos por el Jefe de este cuerpo, quien requerido por la Corporación para que se pronunciase acerca de las necesidades efectivas de agentes, dictaminó como necesarios con carácter de mínimos 3 oficiales, 24 agentes y 1 Policía Administrativo, cifra muy alejada de la plantilla efectiva actual, que se concreta en 20 efectivos, de los que se encuentran 2 agentes de incapacidad temporal de larga duración.

La plantilla de esta Policía lleva prácticamente desde el comienzo de la legislatura cubriendo los servicios mediante la prestación continuada de horas extraordinarias, tal y como se habían comprometido.

Si bien en principio como muestra de buena fe para llevar a cabo las negociaciones con la corporación, tal como se expresa en el actual Convenio, los agentes se comprometieron a acudir de forma ininterrumpida para cubrir las necesidades del servicio, esta situación ha pasado de ser algo coyuntural a devenir en algo estructural, por lo que esta plantilla al completo solicita una vez más la incorporación de los agentes que sean necesarios para cubrir dichas necesidades.

De esta manera, no tendría que acudir ningún agente a prestar servicio extraordinario que no fuera por causa mayor o urgente necesidad, y por otro lado, el Ayuntamiento no tendría que desembolsar innecesariamente horas extras, sino que el servicio se vería cubierto de forma efectiva por personal de nuevo ingreso, fomentándose así la oferta de empleo público tal y como se comprometió esta Corporación mediante la firma del Convenio vigente.

Somos conscientes de que es imposible predecir cuales son las necesidades de servicio concretas para un momento determinado, como pueden darse en condiciones de urgente necesidad, calamidad, fuerza mayor, etc, sin embargo no nos referimos a tales situaciones, sino al servicio ordinario, el cual se ve reducido de una forma alarmante por las jubilaciones o las incapacidades que se han ido sucediendo durante toda la legislatura, y el cual no se ha repuesto ni en tiempo ni en forma de manera correcta.

Esta situación es más sangrante si cabe, si tenemos en cuenta la competencia irrenunciable en materia de justicia que tiene asumida esta Policía Local, en virtud de la cual se le asigna la custodia de detenidos de todo el partido judicial que le corresponde, es decir, todos los detenidos que hubieren en cualquier punto de La Rioja Alta partiendo desde Cenicero, son custodiados en las dependencias de Haro, lo que supone la necesidad prácticamente continuada de un agente en las dependencias policiales.

Las continuas explicaciones que la Corporación aporta ante la imposibilidad de incorporar nuevos agentes, son de nuevo excusas, pues existen vacantes desde hace más de un quinquenio dos plazas de Oficial de Policía que deben cubrirse internamente, las cuales generarían inmediatamente dos plazas de Policía de nuevo ingreso, sin embargo, y una vez más incumpliendo su propio Convenio, queda patente la total falta de voluntad de la Corporación para solucionar esta situación.

Las dos plazas de Oficial de Policía refereidas, están iniciadas en un proceso de concurso – oposición desde el año 2015, convocatoria que se encuentra paralizada por decisión unilateral de esta Corporación. Este proceso de concurso – oposición se inició y se finalizó, con el resultado final de un Agente aprobado legalmente y éste ejerciendo de Oficial de Policía durante año y medio.

Pero posteriormente la Corporación degrada a este Agente de su puesto de Oficial de Policía, a pesar de comprometerse en repetidas ocasiones de lo contrario, por tener que cumplir una sentencia judicial a consecuencia de un error de la Corporación en el inicio del procedimiento. Dicha sentencia obliga a la Corporación a reiniciar el procedimiento desde la lista de admitidos, pero así llevamos más de dos años esperando a que decidan continuar con la convocatoria de dos plazas de Oficial de Policía.

Este Ayuntamiento se niega rotundamente, tanto a seguir con la convocatoria, como a sentarse a hablar con el agente degradado para encontar una solución a su desafortunada situación.

2- Como venimos diciendo, con la entrada de esta Corporación, la Policía se comprometió a cubrir todos los servicios que fueran necesarios, con la contraprestación de una solución al bloqueo que se venía sufriendo en años anteriores por la falta de negociación de un Convenio, así como la realización de una Valoración de Puestos de Trabajo acorde a las funciones actuales que se estaban desempeñando.
A pesar de que se han realizado ambas pretensiones sindicales, y toda vez que los agentes han cumplido su parte del acuerdo cubriendo las necesidades del servicio, ni la forma, ni el contenido, ni los acuerdos alcanzados se han visto cumplidos por parte de los políticos, en tanto que el Convenio se está viendo constantemente incumplido de forma importante, mientras que la Valoración de Puestos de Trabajo, la cual se pretendía negociar en escasos meses, concluyó tres años después, siendo esta también deliberadamente incumplida en muchos términos.

Todo esto no es algo que se alegue sin causa justificada, sino que puede acreditarse documentalmente e incluso probarse en juicio si llegara el momento, pero vamos por partes:

Por un lado, y una vez que hemos comentado las carencias en materia de personal, nos encontramos con los continuos incumplimientos de Convenio en materia de medios técnicos. De esta manera podemos acreditar la falta de vestuario, equipación y correaje de un Policía Local de carrera que se incorporó en el año 2015 (por cierto último año en el que se incorporaron agentes de carrera a este cuerpo), el cual ha reiterado en repetidas solicitudes que se le dote del material necesario sin conseguirlo.

Además no se ha entregado la parte del vestuario y correaje de sustitución del resto de la plantilla correspondiente a los ejercicios 2016, ni la del 2017 y tampoco la del 2018, en los términos que una vez más se recogen en el Convenio firmado por la misma Corporación.

Cabe señalar que durante las negociaciones del vigente Convenio, y siendo conscientes los agentes de la falta de utilidad de algunas prendas que se recogían en el anterior acuerdo, estos suprimieron gran variedad de prendas que no estimaban como imprescindibles, si bien sí necesarias, con la intención de ayudar a reducir los gastos empleados en la uniformidad.

Tampoco podemos dejar de lado la contingencia añadida de que el año 2020 es la fecha límite para que todos los cuerpos de Policía Local de La Rioja se doten de una nueva uniformidad homologada, obligatoria y unificada, según se recoje en diversa normativa de nuestra comunidad, circunstancia advertida a la Corporación en multitud de ocasiones por parte de los sindicatos para que fuera dotando a los Policias de forma progresiva durante los ejercicios pasados y que no supusiera un gran desembolso en un ejercicio concreto, obteniendo una vez más la callada por respuesta por parte de dicha Corporación.

Hasta ahora hemos venido advirtiendo continuos incumplimientos del Convenio, ahora nos vamos a centrar en la Valoración de Puestos de Trabajo. Hace ya unos años se llegó al acuerdo entre los sindicatos y la Corporación para realizar una Valoración de los puestos de trabajo que son desempeñados por los empleados públicos de todo el Ayuntamiento.

Para ello se contrataron los sevicios de una auditoría externa que garantizara una valoración neutral de cada puesto, consiguiendo así una valoración real de las tareas que deben desempeñarse efectivamente por cada funcionario.

En dicha auditoría, estudiada, negociada y firmada por un técnico ajeno a la Corporación y a los empleados, se recogen diversas llamadas a la Corporación a la incorporación de forma voluntaria, y antes de la aprobación plenaria, de determinadas tareas que no se han recogido en dicha valoración por diferentes motivos, como por ejemplo la compensación en el caso de que los agentes usaren ciclomotores o motocicletas, o el reconocimiento de unos grados de nivel para puestos que actualmente vienen desempeñando los agentes por falta de personal y que no les son reconocidos.

La consultora va más allá y abre la posibilidad a la Corporación de la inclusión de una evaluación del desempeño, en concreto, le aconseja para una correcta retribución de los empleados públicos la implantación de un Complemento de Productividad, en virtud del cual se vean compensadas de manera objetiva determinadas actitudes o rendimientos extraordinarios de algunos de estos empleados. A pesar de ser esta solución algo potestativo de la Corporación, nuevamente se desentiende de su aplicabilidad y hace omisión en cuanto a la posibilidad de su implantación en la plantilla del Excmo. Ayuntamiento de Haro.

En el caso de la consideración por el desempeño de las motocicletas, la empresa auditora señaló la voluntariedad de la Corporación acerca de su inclusión en la valoración, alegando que en opinión de la consultora, es una característica que se debiera tener en cuenta por ser una consideración relevante y excluida de la valoración realizada.

Pues bien, para sorpresa de esta plantilla y con la extraordinaria sabiduría con la que ha sido dotada esta Corporación, y siempre para no tener que considerar esta tarea a los Policías Locales, decidieron salomónicamente que iban a suprimir las motocicletas, ahorrando así un dinero a costa de lesionar la prestación de un servicio de gran utilidad a la hora de asistir con inmediatez a posibles requerimientos de los ciudadanos.

En lo relativo a la prestación de puestos de nivel superior por parte de los agentes, teniendo en cuenta que se viene realizando por falta de personal y por la desidia que presenta esta Corporación ante este hecho, esta plantilla reivindica una vez más que se les reconozcan las tareas que son desempeñadas de forma efectiva durante la prestación de sus servicios.

Estas tareas, tal y como se recoge en otro informe efectuado por el Jefe de la Policía Local, se desempeñan en todos los servicios y turnos, de forma continuada y además por todos los agentes de esta plantilla, por lo que no conseguimos entender las negativas ante este hecho, pues una vez más, esta Corporación no cubre el puesto vacante pero a su vez pretende que las tareas propias de dicho puesto sean llevadas a cabo por puestos de menor nivel reconocido.

La Corporación tiene la intención de resolver todas las alegaciones presentadas por los trabajadores del Ayuntamineto de Haro referentes a la revisión de los puestos de trabajo, directamente en Pleno, sin exponer nada frente a los representantes de los trabajadores como habian acordado, manteniéndose una vez más en sus decisiones caracterizadas por su “ocultismo”.

3- En estrecha relación con el tema de las motocicletas se encuentran los turismos patrulla.

Cuando se hizo cargo esta Corporación del Gobierno del Ayuntamiento de Haro, había disponibles dos automóviles para patrullar (un Toyota de gasolina y un Renault eléctrico), una furgoneta cedida por la Jefatura Provincial de Tráfico para la realización de pruebas de detección alcohólica, una motocicleta y un ciclomotor.

Casi cinco años después, debido a la total dejadez de este equipo de gobierno, no ha sido contratado uno nuevo en tiempo y forma, a pesar de saber desde el año pasado de dicho vencimiento.

El poste de carga para los vehiculos electricos ya ha sido retirado por la empresa suministradora por haberse caducado el tiempo de contratación, al igual que ha ocurrido con el vehiculo eléctrico.

Para subsanar estos errores cometidos por dejadez, se han visto en la obligación de alquilar un vehículo policial hasta la nueva contratación, generando un gasto totalmente innecesario. Dicho vehículo no se encontraba asegurado más que a terceros, encontrándose así los acompañantes carentes de seguro alguno.

Con el segundo vehículo policial de gasolina, ha ocurrido algo similar por la pésima gestión. Han tenido que prorrogar unos meses el contrato de renting por la falta de previsión. Lo cual conlleva tener un vehículo en una condiciones técnicas y mecánicas bastante mermadas, que con la previsión necesaria, tendríamos un vehículo nuevo a estrenar generando el mismo gasto. Y así evitariamos tener que arrancar el coche a empujón, como esta ocurriendo por las deficiencias en su batería… ¡lamentable!

Todo esto bajo el lema de Leopoldo García: “Ésta Corporación apuesta por una flota de vehículos turismos”, simplemente para argumentar la supresión de las motocicletas como vehiculos policiales.

En resumen, lo que observamos es que ésta Corporación tiene la total intención de alargar los plazos y no subsanar las carencias actuales que van surgiendo, ni las que hayan podido ser solucionadas con un mínimo de previsión, con el claro objetivo de dejar pasar el tiempo que les resta de legislatura y así relevar todos sus problemas a la siguiente Corporación.

Podemos afirmar a estas alturas de la legislatura, que todas las promesas que plantearon a los trabajadores del Ayuntamineto de Haro, siempre fueron “HUMO”. Sostienen las negociaciones a base de mentiras y engaños. Se aprovecharon de la ilusión que generó un nuevo gobierno y de la buena fe de los trabajadores por crear una simbiosis eficiente entre ambas partes. Pero el resultado final ha sido una decepcionante “GRAN MENTIRA”.

(LOS DELEGADOS).

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.