“Se han escapado tres puntos, los teníamos donde queríamos”

El Haro Deportivo cayó ante el Salamanca de la manera más cruel. Tras un remate al palo de Urrecho, los salmantinos aprovecharon una pifia para anotar el definitivo 1-2
Aitor Calle da instrucciones a sus jugadores ante el Salamanca.

Nadie dijo que esto iba a ser fácil, y un claro ejemplo ha sido la derrota en el último suspiro del Haro ante el Salamanca. “Un palo duro”, como reconocía Aitor Calle en sala de prensa. Sobre todo por cómo ha sucedido todo. Del posible 2-1, con un espectacular remate de Urrecho que se estrelló en el palo, a un 1-2 en un pispás. Un guantazo, un auténtico jarro de agua fría que ha dejado al Haro Deportivo con un palmo de narices.

“El fútbol tiene estas cosas y a veces los pequeños detalles marcan la diferencia. Tenemos nuestras fortalezas, pero también nuestras debilidades”, reconocía Calle. Los fallos se pagan en esta categoría con goles, y el Salamanca CF UDS, cuando quizás ya estaba cómodo con el empate, se encontró con un regalo de Lecea y no lo desaprovechó. Díaz se montó en una moto y fusiló a Sobrón en el primer palo.

“El partido nos sonrió a nosotros”, reconocía el técnico del Salamanca

Rafa Dueñas, técnico del Salamanca, hablaba de contundencia, y Calle coincidía: “No acertamos con las que hemos tenido y ellos sí, creo que se han escapado tres puntos porque los teníamos donde queríamos”. Los pequeños detalles marcan el devenir de estos partidos en los que las fuerzas se igualan sobre el césped, y un pequeño detalle, trascendental, ha terminado por sonreír al Salamanca, cuyo entrenador reconocía en sala de prensa haber tenido enfrente a “un muy buen rival”.

"Se han escapado tres puntos, los teníamos donde queríamos" 1

“Es un equipo con mucho orden, que sabe a lo que juega y que no te regala nada”, destacaba Dueñas, obviando el claro regalo de este domigo, pero también reconocía que “el partido nos sonrió a nosotros, pero podría haber sonreído a cualquiera”.

En un duelo parejo, finalmente la contundencia del Salamanca rompió la igualdad. “A ver si por fin aprendemos de estas cosas, duele la derrota por que son cosas mejorables”, explicaba Calle, que ansía ya un triunfo como el comer. “Son ya cinco jornadas sn ganar y hay que buscar esa victoria cuanto antes”.

Comentarios