Jarro de agua fría para el Haro ante el Salamanca en el añadido

Adelantó Monterde al Haro en el inicio del segundo tiempo. Empató Ubis y tras un disparo de Urrecho al palo, el Salamanca sentenció en la prolongación por mediación de Díaz (1-2)
Intento de remate de Joseba en el primer tiempo.

Jarro de agua fría. Está claro que el partido constituía una prueba de fuego para unos y otros, y eso lo dejó cristalino el pistoletazo de salida. Salmantinos y jarreros se enzarzaron en un cruce frenético, con arrancadas y contras sin concesiones que terminaban en las inmediaciones del área rival, salvo en contadas ocasiones en las que las defensas se vieron desbordadas, en minúsculas.

En realidad, fue el Haro el que mejor balance ofensivo alcanzó por irrupción de Kevin Calle, que se anticipó a todos para pillar a contrapie al Salamanca para servir con puntería sobre el umbral del área pequeña charra, donde apareció en escorzo Joseba García para adormecer la bola desde lo alto y buscar, sin encontrar, ángulo de disparo, taponado también por un defensa rival.

Partido muy igualado

Todo lo demás fue, en los primeros 20 minutos, un ‘tour de force’ en el que las medulares de ambos equipos parecían obligadas a servir en profundidad para que defensas y atacantes chocasen como se hace ante los muros. Periodo de dominio alterno en el que Chiapas se permitió el lujo de trazar un eslalon cargado de fuerza y equilibrio, de derecha a izquierda, para morir en la orilla, después del despliegue físico.

Pura evidencia de lo que sucedía, en realidad. Porque el Salamanca y el Haro se citaban en el cuadrilátero, poniendo a prueba su capacidad de aguante en un auténtico maratón. Esfuerzo puro y duro.

En la portería visitante, Dani Sotrés se bastaba para aplacar la lluvia de centros que llegaban desde las posiciones barreras. Sergio y Giovanni trataban de ajustar movimientos.

Álex trataba de revertir el equilibrio maniobrando por la derecha, y subía y buscaba un resquicio para superar a Fermín de cabeza y en un saque de esquina, después de una tarjeta de Romero Freixas a Joseba García que carecía de sentido. Pero el duelo parecía totalmente bloqueado y solo permitía ver dos apuntes sin más trascendencia que la estrictamente formal.

Jarro de agua fría para el Haro ante el Salamanca en el añadido 1
Bueno cae tras una lucha por un balón.

El equipo charro, hoy de grana, demostraba estilo y rapidez en los movimientos, pero encontraba dificultades para frenar a Mikel Bueno en sus movimientos ofensivos y defensivos, y para poner coto a las arrancadas de Calle, muy incisivo en el primer asalto de un encuentro que iba a tener un desenlace cruel para los blanquinegros.

Fin de la primera mitad. Y empate a todo. No había margen para romper la igualdad ni a los puntos.

Monterde adelanta al Haro en el arranque del segundo tiempo

Pero ese escenario de máxima exigencia y tensión, también de perfecto equilibrio, saltó por los aires, no obstante, a las primera de cambio.
Apenas se reanudó el juego, el Haro trenzó su mejor salida y esta acabó con una diagonal trazada con tiralíneas para Mikel Bueno que dejó solo a Esteve en el segundo palo. El medio punta, que se movía por allí esperando a la que saltaba, tiro de diestra y llevó el balón al segundo palo para asestar todo un manotazo. Dani Sotrés no pudo hacer absolutamente nada, totalmente vendido.

De esta manera, el duelo experimentaba un giro, más que teatral, traumático.

Con todo el segundo tiempo por delante, pareció evidente que el Salamanca adelantaba posiciones y renunciaba al ejercicio de posesión en el centro del campo para proyectarse en profundidad, a toda velocidad.

Pero esa apuesta, demasiada arriesgada con tanto tiempo por delante, permitía al Haro posicionar a sus peones sobre el círculo central y cortar los pases que buscaban la espalda de la defensa para salir a la contra sin lograr nada.

En una jugada aislada, tras un saque de banda, en el que faltó la presión posterior del Haro, llegó un balón suelto al segundo palo y allí metió la caña Ubis para equilibrar el luminoso.

Remate al palo de Urrecho y gol del Salamanca en el añadido

Y el guión del encuentro volvió a la primera página del libro. Y con un cruce de golpes más impulsivo que meditado. La prueba palpable de que había mucho en juego. Pero ninguno condujo inicialmente a nada concreto hasta que aparecía en el lateral derecho del área salmantina Mario Urrecho para empalar un balón de bella factura que se estrelló en el poste izquierdo de la meta visitante, sin que nadie acertase a rebañar el rechace.

De lo que pudo ser el 2-1 se pasó al 1-2 de un puñetazo. Porque Lecea, en la siguiente jugada, se dejó el balón en el lateral, que aprovechó Hugo Díaz para realizar un sprint de cara a puerta imparable. En vertical buscó la portería de Sobrón y lanzó un zambombazo que reventó la defensa del portero blanquinegro para poner el 1-2 definitivo. Final más que cruel de un partido que acabó sonriendo finalmente a los visitantes.

Jarro de agua fría para el Haro ante el Salamanca en el añadido 2
Sotres atrapa un balón ante la mirada de Bueno.

HARO DEPORTIVO: Fermin; Kevin Callle, Pirri, Lecea, Javi Duró; Joseba García (Mario Urrecho, m. 54), Esteve (Ibra, m. 83), Facu Ballardo, Armando, Ivan Arana (Aimar, m. 57); y Mikel Bueno. Sin jugar: Josua, Elías, Ibáñez y Medrano.
SALAMANCA CF UDS: Sotres, Zurita, Carpio, Chiapas, Crespo, Álex (56′ Ángel), Amaro, Torres (87′ Monaraez), Sergio, Ubis y Giovanni (56′ Díaz). Sin jugar: Estevez, Jiménez, Mella y Altube.
Goles: 1-0. M. 46: Esteve. 1-1. M. 72: Ubis. 1-2 M. 90+ Díaz
El colegiado Gonzalo Romero Freixas mostró amarillas a los locales Joseba e Ibra y a los visitantes Chiapas y Ubis. Unos 1.200 espectadores en El Mazo.

Comentarios