Líderes en La Rioja Alta

129.048 visitas en Enero. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Ceniceros vs Gamarra. El futuro del PP de La Rioja visto por sus afiliados (I)
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Ceniceros vs Gamarra. El futuro del PP de La Rioja visto por sus afiliados (I)

Antes del congreso del partido del próximo sábado, HARO DIGITAL conversa con varios afiliados que ya tienen decidido su voto. En esta primera entrega, Jorge Loyo, alcalde de Anguciana, y Jesús Villaverde, excalcalde de Zarratón, dan su opinión al respecto.

El próximo sábado el Partido Popular de La Rioja vivirá su congreso más dividido en 27 años. Se desarrollará bajo el lema ‘La Rioja, ¡adelante!’ a partir de las 9:00 horas en Riojaforum. En total serán casi 2.600 afiliados los que voten para elegir al nuevo presidente de la formación en La Rioja.

Cada militante, a través del voto secreto, apostará por Cuca Gamarra o José Ignacio Ceniceros como nuevo presidente del Partido Popular de La Rioja. Durante estos días previos, en HARO DIGITAL, hablaremos con varios afiliados de uno y otro bando que nos ofrecerán su visión de este congreso y cómo ven el futuro del partido.

Ceniceros vs Gamarra. El futuro del PP de La Rioja visto por sus afiliados (I) 1Jorge Loyo, alcalde de Anguciana

¿Por qué va a dar su apoyo a José Ignacio Ceniceros?

Porque en su día José Ignacio dio un paso adelante por el bien del partido y por la gobernabilidad de La Rioja. Fue un hombre de consenso que asumió la responsabilidad de gobernar en minoría, con mucho diálogo con todos los partidos y creo que se merece el apoyo de todos los integrantes del partido.

Es la primera vez en mucho tiempo que se celebra un congreso del partido tan dividido. ¿Pueden estas diferencias suponer una quiebra difícil de reparar en el futuro?

Como dices es la primera vez, así que sólo el tiempo lo dirá. Personalmente creo que José Ignacio se encargará de que esto no suceda ya que es una persona cercana, de pueblo y con mucha experiencia política que en estos tiempos es lo que hace falta.

¿Cree que puede pesar el resultado final de este congreso a las agrupaciones locales por apoyar a una u otra candidatura a efectos de presupuestos y ayudas para sus municipios?

No, claro que no, la gente que está en el Gobierno es gente joven y muy preparada políticamente que sabe separar una cosa de otra. Aquí los 174 municipios somos iguales.

Confío en que los afiliados de mi partido den su apoyo mayoritario a nuestro presidente. Son tiempos de responsabilidad política

¿Afectaría de algún modo la elección de Cuca Gamarra como presidenta del PP de La Rioja cuando aún a Ceniceros le quedan dos años de mandato?

Eso no debería pasar. Yo aposté y solicité una candidatura única y de consenso. Sé que José Ignacio sigue trabajando en ello y confío en que los afiliados de mi partido den su apoyo mayoritario a nuestro presidente. Son tiempos de responsabilidad política.

¿Qué primer consejo le daría a Ceniceros si se convierte en el próximo presidente del PP de La Rioja?

Que siga abriendo el partido a la gente, que la gente es la que forma este partido. Como dice José Ignacio: "Muchas mentes, muchas manos y muchos corazones". Creo que esa frase define la idea de partido que quiere y eso es lo que nos gusta a los aficionados y simpatizantes

Y si no es elegido, ¿cuál cree que será su futuro dentro del partido?

Creo que eso no va a pasar. José Ignacio es un señor, sólo cabe recordar que el era el alcalde de su pueblo, que como él dice era el cargo que con más orgullo aceptó, porque es un tío de pueblo, como muchos alcaldes que estamos en esto. Después de ser muchos años presidente del Parlamento de La Rioja, aceptó el reto de irse a su pueblo con sus vecinos y tras la llamada del partido dio un paso adelante cuando muchos se escondieron. Eso ya merece un respeto y apoyo.

Tal y como ha sido tradición estos años, ¿el presidente del PP en La Rioja tiene que ser el presidente del Gobierno riojano?

Así ha sido y asi debe de ser. En los tiempos que corren la coordinación debe ser milimétrica, el esfuerzo debe ser máximo y la exigencia de trabajo para los equipos tiene que ser total. No se entiende un gobierno fuerte sin un partido fuerte. Las elecciones se ganan en la calle con la gente, escuchando y entendiendo los problemas de los vecinos. En La Rioja hay que conocer muchos pueblos, mucha gente, muchos problemas y eso debe estar muy coordinado, y en el tiempo que lleva José Ignacio de presidente, ha parado el reloj cuando visita cualquier pueblo, asociación o empresa de esta comunidad y sabe escuchar al vecino y al afiliado.

Ceniceros vs Gamarra. El futuro del PP de La Rioja visto por sus afiliados (I) 2Jesús Villaverde, concejal del Grupo Municipal Popular en Zarratón. Fue alcalde de la localidad riojalteña durante 24 años y durante otros 20 años secretario general de la Federación Riojana de Municipios.

¿Por qué va a dar su apoyo a Cuca Gamarra?

Por dos razones fundamentales: por su experiencia como política, constatada a lo largo de tantos años de militancia activa; ocupa un lugar en la dirección nacional del partido, ha sido ganadora en varias elecciones, es conocedora del mundo municipalista desde la alcaldía de Logroño, actualmente y a través de ella, ostenta la Vicepresidencia de la Federación Nacional de Municipios y Provincias (FEMP), lo que acredita su capacidad de gestión ya que tiene que compartir la dirección de dicha institución con su presidente, el alcalde socialista de Vigo.

La segunda razón es su juventud. Está en el tramo de edad más adecuado y en el que más dinamismo y capacidad se puede desarrollar para satisfacer las exigencias demandadas por las labores de Presidencia. Su interés por renovar el partido responde a su talante y estilo generacional. Finalmente hay otras razones complementarias constatadas por los apoyos del 'aparato' tanto a nivel nacional como autonómico, que en tiempos de políticas inestables no son nada desdeñables.

Tendremos que administrar las desavenencias que se han producido legítimamente, dándolas una salida airosa y de altura.

Es la primera vez en mucho tiempo que se celebra un congreso del partido tan dividido ¿Pueden estas diferencias suponer una quiebra difícil de reparar en el futuro?

En el XVIII Congreso Nacional del Partido Popular que acabamos de celebrar en Madrid, apostamos por renovar las estructuras del mismo en todos sus niveles y estadios. Esta propuesta, unida a la posibilidad de realizar las elecciones de forma asamblearia de listas abiertas, supone un avance definitivo en la democracia interna del partido, pero por contra se constata la falta de costumbre o de cultura para este tipo de elección. En la mayoría de las autonomías, el partido lo ha resuelto satisfactoriamente dándose un plazo de acomodo. En La Rioja parece que se nos ha atragantado.

Somos conscientes que a partir del 'Día 2', y al margen de quien gane, habrá que acometer la dura tarea de restaurar el esqueleto del partido. Tendremos que administrar las desavenencias que se han producido legítimamente, dándolas una salida airosa y de altura. Tendremos que 'aprender a olvidar' por pura necesidad, como medicina preventiva de males mayores si queremos optar a ganar las elecciones de 2019. La generosidad deberá ser el concepto que acuñemos el día después. Si algún afiliado no puede asumir este papel, deberá desalojar la zona de acción política para no interferir negativamente.

¿Cree que puede pesar el resultado final de este congreso a las agrupaciones locales por apoyar a una u otra candidatura a efectos de presupuestos y ayudas para sus municipios?  

Definitivamente no por simple principio de lógica matemática. El Ejecutivo gobierna con el beneplácito del partido de  Ciudadanos. Este socio tiene muy claro que su contribución política obliga a distribuir el presupuesto por todo el territorio de La Rioja de forma equilibrada, más allá de las promesas de papel que actualmente se venden, con o sin su consentimiento. Es consciente que si no ejerce dicha tutela de forma transparente y sutil, se expone al efecto 'boomerang' en las elecciones de 2019,  y eso no se lo puede permitir porque se juega su permanencia.

¿Afectaría de algún modo la elección de Gamarra como presidenta del PP de La Rioja cuando aún a Ceniceros le quedan dos años de mandato?

Esta pregunta apunta directamente al concepto de bicefalia.  Dicha definición la asociamos de forma involuntaria y por memoria genética a monstruos malévolos y dragones con dos cabezas que se comen a los niños malos.  La democracia en esta época de transición nos ha enseñado que la "Gobernanza" no está asociada a mandatos, gustos, directorios, influencias, y tendencias que distraen más que ayudan. El ciudadano de a pie distingue y valora al político que la practica. La buena gobernanza, valga la redundancia, se ejerce al margen del entorno político ya sea temporal o indefinido.

¿Qué primer consejo le daría a Cuca Gamarra si se convierte en la próxima presidenta del PP de La Rioja?

La sencillez, la honestidad y la buena voluntad son compañeros inseparables del buen gobernante. Todo lo demás viene y se consigue por añadidura. Me consta que Cuca Gamarra lo tiene muy presente y lo está demostrando en la forma de plantear y llevar a cabo la campaña.

Ceniceros vs Gamarra. El futuro del PP de La Rioja visto por sus afiliados (I) 3Y si no es elegida.  ¿Cual cree que será su futuro dentro del partido?  

Estoy absolutamente convencido de que Cuca no necesita obligatoriamente a nadie para conseguir lo que se proponga en política. Sí que es cierto que el entorno facilita o dificulta la acción socio-política,  pero tiene el arrojo y tesón de los políticos bregados, que confían en sus fuerzas porque se ponen metas sociales asequibles que les retroalimentan. De una manera o de otra tenemos Cuca para rato. Que la disfrutemos. Para eso estamos.

Tal y como ha sido tradición estos años. ¿El presidente del PP en la Rioja tiene que ser el presidente del Gobierno riojano?

Es  razonable que resulte más fácil gestionar con una sola cabeza cualquier acción de la vida cotidiana, como pueda ser llenar, en el día a día, la cesta de la compra. Por extensión y sin ánimo de desmitificar, también resulta razonable para gobernar. Pero no parece descabellado, si por circunstancias sobrevenidas e impuestas y ajenas al propio mandato, que el Gobierno tenga que contar con fuertes apoyos complementarios;  lógicamente los más favorables son los que ostentan la misma ideología, osea, el Partido con todos sus equipos que lejos de estorbar, son productivos y no generan gasto en las arcas públicas.

Desde el punto de vista de gobernanza es una situación coyuntural nueva que no tiene por qué ser negativa. Incluso sería deseable para preservar la acción del gobierno de interferencias ajenas al mismo. Este modelo debería analizarlo pausadamente el Ejecutivo para evitar que otros partidos se empoderen a cuenta. Los partidos políticos históricos, desde sus primeros argumentos fundacionales, asumen este hecho. Parece que no les va mal. Por algo será.

También te puede interesar...

Comentarios

Comentarios