Los vinos de Rioja ganan la partida en Japón

La Rioja abre su mercado y se mantiene como exportadora principal en Japón

Los vinos Denominación de Origen Calificada Rioja han conquistado Japón gracias a la gran campaña de promoción internacional organizada por el Consejo Regulador y presentada a principios de noviembre en la ciudad de Tokio.

En la actualidad, 79 bodegas ya exportan sus productos a este país, pero el principal objetivo de la campaña es reforzar la imagen que tienen los vinos en el mercado asiático. Por supuesto, lograr potenciar las ventas de estas bodegas y poder sumar nuevas es otro objetivo fundamental en estas campañas, que pueden hacer crecer el volumen de negocio de las bodegas de la provincia.

Decanter Shanghai Fine Wine Encounter

Desde luego este no es el único país del continente asiático con potencial para el sector del vino de DO Rioja, y es que Shanghái ya conoce algunos de estos vinos gracias a la participación de seis bodegas en el Decanter Shanghai Fine Wine Encounter, celebrado en China. El gigante asiático es otro de los potenciales consumidores de vino cuyo mercado está en creciente expansión.

El consumo de vino en Japón se ha extendido de forma considerable en los últimos años. Además, según recientes estudios de USADA, los jóvenes japoneses prefieren beber vino en lugar de otras bebidas como el sake o el shochu, tradicionales en su cultura. Las zonas donde se consume una mayor cantidad de vino son las urbanas, especialmente en el área metropolitana de la capital.

Japón es uno de los países más destacados en cuanto a avances tecnológicos, como lo son los teléfonos móviles y sus aplicaciones. De hecho, hasta en juegos se atreve a innovar este país, como es el caso del póker japonés, un derivado del juego tradicional del que se puede disfrutar en multitud de aplicaciones: es tan sencillo como poner “póker gratis” y aparecen miles de opciones para todas las plataformas digitales.

No obsante, Japón sigue apostando por los productos tradicionales y conservando sus raíces a través de la producción de cerámica japonesa, cuya materia prima es el barro; potenciando su exclusiva industria textil como la fabricación del nishiki o promoviendo sus remedios naturales milenarios. Ahora, a la apuesta por estos productos artesanales propios se les suma uno foráneo, como lo es el vino Rioja.

En definitiva, el gran potencial de la Denominación de Origen Rioja y el crecimiento en la demanda vinícola en países asiáticos como Japón, explica la importancia de iniciativas como esta para dar visibilidad a nuestros vinos. Desde luego, todo apunta a que Japón es un nicho de mercado con un enorme potencial que será clave para el sector.

Comentarios