Belcher intenta el poderoso bloqueo del Minis de Arluy | Foto: Donézar Fotógrafos

El Minis de Arluy VB Logroño volvió a demostrar una vez más por qué es el líder de la Liga Iberdrola, a pesar de la aceptable imagen del OSACC Haro que fue de menos a más durante un choque que se llevó el conjunto de Juan Diego García a medio gas por 0-3.

El líder del campeonato pasó por El Ferial con solvencia, sin apenas dar la sensación de que tenía que forzar la máquina para salirse con la suya. Sólo en el tercer set, y en un tramo del segundo, fue exigido por un OSACC Haro que no estuvo cómodo en el arranque del derbi riojano. Las bajas lastraban a los dos equipos, con Barceló, Cengotitabengoa, Portero y Helia en el dique seco, pero el Minis de Arluy demostró que con poquito hacía mucho.

Errores de los dos equipos en el inicio del derbi

En este contexto se fueron confirmando las sospechas, a la vista del éxito que tenían, desde el otro lado, las avanzadas de Gritzbach en el eje de la red, de Sánchez y Pejkovic, sin que nada alterase el ritmo de lo previsible. Eso sí, el marcador se movía de forma pausada, pero siempre a favor de las de Juan Diego García que dominaban todas las facetas de juego. El OSACC Haro sólo conseguía moverse a contracorriente.

Inicio del encuentro en El Ferial | Foto: Donézar Fotógrafos

Es cierto que a medio camino del primer asalto, al Minis de Arluy pareció venirle bien esa tendencia a la victoria, acumulando errores sin explicación razonable. También que a las azules les afloró de repente un golpe de coraje que pareció reanimar su marcha después de haber cargado durante buena parte del set con una mochila de ocho puntos (15-23) que acabaron siendo definitivos.

El líder de la Liga Iberdrola metió la cuarta, estabilizó su juego y apuntaló la quinta marcha, y la lógica acabó imponiéndose para confirmar el 19-25 que puso fin a la poca incertidumbre que tuvo el asalto.

Algo mejoró el OSACC Haro en el arranque del segundo set buscando el block-out en la red, pero enfrente estaba un equipo que se mostraba tremendamente regular en la gestión de su saque, bloqueo y ataque. A las azules les costaba Dios y ayuda hacer un punto y con conseguían superar el bloqueo tan alto del conjunto logroñés.

Reacción del OSACC Haro en el tercer set

La escuadra de la capital mantuvo el ritmo para rentabilizar la compacta imagen que ofrecían ante un equipo que pisaba mínimamente el acelerador para forzar un tiempo muerto (4-9) que precedió a la exhibición de Pejkovic (5-13) y a la rentabilidad que el líder obtenía a ese juego deslavazado, sin orden ni concierto, ante un rival que perdía fuelle, a pesar del empeño de Bulgarella y Belcher, con el respaldo de una combativa Etxebarria en ataque y sacrificada en defensa.

Alberto Avellaneda celebra un punto de sus pupilas | Foto: Donézar Fotógrafos

Savard llegó en ataque desde la posición de zaguero para adelantar el desenlace (12-20) y, a pesar del error de Rangel en el saque, no hubo más sorpresas sobre la cancha del municipal jarrero. Una finta de Evans certificó el cierre de un parcial que convertía cualquier posibilidad de sorpresa en un mito (14-25).

Que se necesitaban dos marchas más para destrozar la defensa del Minis de Arluy en la red, y que ese titánico esfuerzo no garantizaba más allá de un punto aislado, pareció quedar definitivamente claro en el tercer asalto, en el que Sara Esteban anotó el primer punto, que pareció ser circunstancial, pero no hizo sino abrir las puertas a un set de máxima exigencia. Porque el OSACC Haro dio su mejor versión y exigió mucho a un Minis de Arluy que tuvo que ponerlo todo para llevarse la victoria final.

Un OSACC Haro, de menos a más

Lo que parecía un espejismo (1-3) dio paso a una entrega extra de oxígeno tras un saque erróneo de Pejkovic, dos recuperaciones milagrosas de Bulgarella que se quedaron en nada pero motivaron a la argentina que a las bravas recortó el parche (5-8), y un remate de Belcher que, con Vera al saque, restablecía la igualdad en el luminoso (9-9).

Eso sí, la precisión en los bloqueos otorgaban confianza al equipo jarrero que, tras la suma de un punto vital de Etxebarria y los errores por precipitación de las visitantes permitían que Avellaneda sacase rendimiento a un juego que, con carencias de peso, resultaba previsible pero que aguantaba el tirón de las líderes (16-16), reanimando a las jarreras que ofrecieron en el último punto una imagen más que aceptable, a pesar de las circunstancias.

Un bloqueo de Alba Sánchez con ‘block-out’ permitió a las logroñesas obtener una mínima ventaja que nunca fue definitiva por el empeño del OSACC Haro en explorar todas las posibilidades, aunque fuese a costa de un sacrificio físico que permitió mantener el pulso, con una defensa impecable de Etxebarria en la red (22-22) que, en ningún caso, consiguió cerrar la herida ante un rival mucho más sólido y firme que se escapó en los últimos instantes del set y del partido (23-25).

Galería de imágenes | Donézar Fotógrafos

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.