Líderes en La Rioja Alta

145.881 visitas en Agosto. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Las obras de restauración del Puente Mantible arrancarán este verano
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las obras de restauración del Puente Mantible arrancarán este verano

Las obras se pondrán en marcha a lo largo del próximo verano y tendrán un plazo de ejecución de 10 meses frente a los seis del proyecto inicial
Puente Mantible
Puente Mantible | Foto: Twitter Patrimonio Riojano @Patrimoniorioja

El concejal de Patrimonio y Centro Histórico, Adrián Calonge, y el edil Rubén Antoñanzas han informado esta mañana sobre la nueva redacción del proyecto de la consolidación y restauración de los restos logroñeses de Puente Mantible, que incluye la reconstrucción del arco que colapsó el pasado 24 de enero.

Tras la realización de un estudio por parte de los técnicos municipales, se ha realizado una asistencia técnica centrada en la valoración con criterios arqueológicos de la bóveda caída, el estado de los arranques del arco y de las dos pilas para poder realizar las modificaciones pertinentes en el proyecto inicial llevar a cabo la restauración del estribo y de la pila 2 así como la reconstrucción por anastilosis del arco.

Trabajo de observación y seguimiento

“De este modo, más allá de las labores de consolidación, rehabilitación y restauración marcadas inicialmente para el Puente Mantible, ahora se suma la variante de reconstruir el arco, lo que conlleva reformular el proyecto para poder quitar del mismo las acciones necesarias para su mantenimiento e incluir su reconstrucción”, ha señalado el concejal de Patrimonio y Centro Histórico, Adrián Calonge.

Publicidad
Banner Dispar Móviles

Aunque el derrumbamiento se produjo por el movimiento de la pila 2, bien por el deslizamiento de su base o por un giro de la misma, el estudio realizado no descarta que el arco haya colapsado por la caída masiva de dovelas o de fragmentos completos de la bóveda.

En este sentido, se ha realizado “un arduo trabajo de observación y seguimiento” del estado de esa pila 2, tanto en su cimentación como en la parte que aún queda en pie. “Una labor que ha desvelado que ha habido un desprendimiento de las grandes lajas de piedra que constituyen la cimentación del arco y que ha ocasionado su pérdida; y que ha permitido comprobar la existencia de cinco grandes grietas de las cuales tres están abiertas, aunque una parcialmente sellada por el asentamiento de la pila liberada del peso del arco y otra con desplazamiento de plano”, ha destacado el edil Rubén Antoñanzas.

Publicidad

En función de diferentes factores –técnicos, meteorológicos o el imprevisible comportamiento del río Ebro–, se estima que la ejecución de la obra tenga una duración estimada de diez meses, frente a los seis marcados antes del colapso del arco.

“Asimismo, todo el procedimiento se llevará a cabo con la debida supervisión arqueológica, se acometerán accesos provisionales seguros tanto al lecho inundable como a las estructuras de obra y se realizará un seguimiento a largo plazo mediante la aplicación de testigos e hitos para controlar mediante el uso de las nuevas tecnologías la evolución de esta intervención a lo largo de los años y poder tener una mayor facilidad en su mantenimiento y conservación”, ha añadido el concejal Rubén Antoñanzas.

La intervención, que antes del colapso del arco tenía un importe máximo de licitación de 703.460,80 euros, se incrementará en 68.753,50 euros, cuantía total con la que no solo se va a reconstruir el arco caído, sino que acometerá la totalidad del proyecto de rehabilitación y su difusión.

Consolidación de la pila y una nueva prueba subacuática

Aunque la reconstrucción del arco que colapsó el pasado invierno supone la principal modificación con respecto al proyecto inicial, el primer cambio reseñable son las diferentes actuaciones necesarias para consolidar la pila 2 del Puente Mantible, más perjudicada que antes del derrumbe.

“Por ello, y para asegurarse del estado real de la base sumergida de la pila y de la oquedad descubierta en agosto de 2019, será necesario realizar una nueva prueba subacuática”, ha señalado el concejal de Patrimonio y Centro Histórico, Adrián Calonge.

A continuación, se rellenará la cavidad con material hidrofugante para poder evacuar el agua usando métodos a presión, procedimiento también se llevará a cabo en las nuevas oquedades o fisuras que se puedan detectar.

Finalmente, para asegurar la base de la pila se reforzará la cimentación mediante cables tensores o barras de acero que hilvanen los estratos que hay bajo la pila y la anclen, lo que permitirá que la pila, las lajas de piedra, los estratos de arenas y los diferentes conglomerados permanezcan sujetos.

Reconstrucción de la bóveda

El proceso de restauración completo de la bóveda o arco se realizará en dos fases siguiendo el proceso de anastilosis, es decir, creando un puzle con la piedra original en una posición similar a la de la fábrica de su momento de construcción, nuevos elementos pétreos de naturaleza similar y morteros de unión hidrofugantes para facilitar su conservación.

En la primera fase se recuperarán las piezas caídas, se sanearán, se limpiarán y, en caso necesario, se restaurarán aquellas estén en peor estado de conservación.

En la segunda fase se reconstruirá el arco sobre una cimbra con las piezas originales y las nuevas en aquellos lugares donde sea necesario. La construcción de la estructura en altura se llevará a cabo antes de las lluvias otoñales y cuando la pila 2 esté asegurada.

Una vez el arco quede levantado a su posición original, se procederá a su unión con los arranques que se mantienen en pie mediante el relleno en capas de los mampuestos y su cubrimiento con piezas de piedra.

Otras actuaciones

En cuanto a la conservación de los paramentos, se llevará a cabo una limpieza manual de la piedra y del mortero para retirar la suciedad, los elementos erosivos y la propia vegetación. Para ello se emplearán cepillos de cerdas naturales, agua atomizada, nebulizada o a presión en función del estado de la piedra, el rejuntado con mortero de cal o los propios sillares.

Los huecos y grietas detectados en la obra serán rellenados con compuestos hidrófugos o de cal, así como dotados de elementos tensores que propicien el encofrado de estos elementos. Dependiendo de la evolución de los trabajos, no se descarta el empleo de otras metodologías como el cosido o el grapado.

Finalmente, las juntas de la pila 2, el nuevo arco y el estribo de la margen derecha quedarán debidamente impermeabilizados mediante el uso de membranas de diferentes materiales o de materiales hidrofugantes.

Publicidad
Banner Castro Mecánica

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios