Líderes en La Rioja Alta

110.008 visitas en Junio. Certificado por OJD.

Estás leyendo: De vuelta a La Vieja Bodega
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

De vuelta a La Vieja Bodega

El restaurante ubicado en Casalarreina, uno de los referentes de la gastronomía riojana, reabre sus puertas el próximo 25 de marzo con "ilusión y optimismo"
La Vieja Bodega
Exteriores del restaurante La Vieja Bodega en Casalarreina | Foto: José Ángel Gallo

La Vieja Bodega está de vuelta, y lo hace con la misma “ilusión y optimismo” que refleja su gerente Ángel Pérez Aguilar (Haro, 1961) cuando charlas con él. Suelen decir que de todo lo malo se saca algo bueno, y parece que este dicho para Ángel se ha convertido, con el paso del tiempo, en ley de vida.

Hace más de dos décadas un incendio asoló por completo el caserón donde se ubica en Casalarreina el establecimiento hostelero y puso a prueba las primeras ilusiones con las que arrancó el sueño de Ángel. Con “mucho cariño y esfuerzo” acabó transformándose en lo que ahora es La Vieja Bodega, uno de los referentes de la gastronomía riojana.

Enseñanzas para tiempos de crisis

“Fue un golpe terrible que superamos con trabajo y tesón, sirvió para hacernos más fuertes y preparados para afrontar otros retos como la actual pandemia” explica Ángel.

Publicidad
Banner Dispar Móviles

Ahora, después de cinco meses cerrado, el establecimiento hostelero vuelve a la vida la próxima semana. El jueves 25 de marzo reabre sus puertas, primeramente en horario de comidas. “Los primeros días serán de puro trámite y entrenamiento, y esperamos que ya en abril estemos a pleno rendimiento”, señala Ángel, que defiende la idea de no haber salvado la Semana Santa. “Creo que la experiencia de la Navidad nos ha servido de lección para saber lo que no había que hacer. Hemos vivido un año duro y terrible, pero hay que seguir ejerciendo la paciencia con mayúsculas. No hay que olvidar que el problema sigue ahí”, reconoce.

Sobre el cruce declaraciones entre Francis Paniego y una parte de la hostelería riojana, Ángel confiesa que lo ha vivido “con distancia”. “Con el griterío no se arregla nada, y creo que cuando nos hemos sentado a negociar se han conseguido cosas. Pero también creo que hay gente que aún no se ha dado cuenta de que estamos en una pandemia, tendrían que ir a un hospital y verlo con sus propios ojos. Mi mujer es médico y lo tengo todo muy presente”, asume.

De vuelta a La Vieja Bodega 1

A pesar de todo, Ángel está de acuerdo en que “hay espacio para la queja”, pero “con educación y sin griterío”. En ese sentido, considera que “Francis lo ha hecho muy bien. Parece que cuando alguien cambia de parecer y reconoce su error se le considera un traidor. No lo entiendo. Soy más que un amigo de Francis, me considero como de su familia y estoy con él siempre”.

Su recorrido profesional en La Vieja Bodega le ha enseñado a Ángel que “las cosas gratis y fáciles” no ayudan en nada. “La experiencia del incendio nos ayudó en ese sentido. Nos quedamos con cuatro paredes y unas vigas quemedas, sin nada, a menos cero, y salimos de ahí con energía y tesón para conseguir lo que ahora es el restaurante. Mejoramos todo”, recuerda Ángel, orgulloso.

De vuelta a La Vieja Bodega 2

Cuando el restaurante comenzó a coger velocidad de crucero llegó la crisis financiera de 2008. “Sufrimos mucho hasta 2014, y en aquella acasión no hubo ayudas, ni ERTE ni nada. Se ayudó a los bancos, pero a los autónomos entre poco y nada. ¿De qué nos servía realizar mejoras en el comedor si la gente no venía”, rememora. “Hemos vivido más de una crisis y las hemos superado gracias al buen equipo del que siempre he estado rodeado, así que no queda otra que seguir esforzándonos porque estoy seguro de que saldremos de esta también”, asegura Ángel.

Aprovechar el potencial de la terraza

Si bien de cara al comensal no va a haber grandes novedades, este período de cierre le ha servido al equipo de La Vieja Bodega para implementar mejoras internas, en el almacén, cambiar el suelo de la cocina y “meter mucha caña” en el plano de la gestión.

De vuelta a La Vieja Bodega 3

Eso sí. Aprovechando la llegada del buen tiempo, Ángel quiere sacarle todo el potencial posible a la terraza. “Habrá mesas para comer fuera, estamos pensando en ofrecer menús de pícnic para determinados días o música en directo. Veremos a ver”, avanza.

Así las cosas, La Vieja Bodega reabrirá sus puertas el próximo 25 de marzo, primeramente en horario de comidas de martes a jueves. En Semana Santa, el establecimiento abrirá desde el martes 30 de marzo al lunes 5 de abril, incluido. Será en horario de comidas, aunque el viernes y sábado también ofrecerá cenas.

Al final el objetivo de La Vieja Bodega, como el de cualquier restaurante, es claro. Conseguir que los comensales dejen de lado, ante sus exquisiteces, la convulsa situación que vivimos desde hace más de un año. ¡Buen provecho!

Publicidad
Banner Castro Mecánica

También te puede interesar...

Comentarios

Comentarios