Vía libre a la instalación de nuevas torres eléctricas en los viñedos de Haro

Finalmente, la Junta de Gobierno Local concedió a principios de mes licencia de obras a Iberdrola para que proceda a la construcción de la línea 'Haro Norte'

Vía libre a la instalación de nuevas torres eléctricas en los viñedos de Haro. El Ayuntamiento de Haro, a través de un acuerdo en Junta de Gobierno Local, concedió licencia de obras a Iberdrola para que la empresa pueda comenzar la instalación de la línea mixta (aérea y subterránea) a 66 kV ‘Haro Norte’.

De esta manera, el proyecto que la empresa eléctrica comenzó hace 12 años se concretará definitivamente. El Consistorio jarrero ya rechazó esta licencia de obra hace tres años, en 2017. Entonces alegó la gran preocupación que acarreaba el impacto del proyecto de nuevas torres eléctricas en el paisaje del viñedo jarrero. El pasado 8 de junio, tras un recurso contencioso-administrativo que fue favorable para Iberdrola, la Junta de Gobierno Local aprobó dar luz verde a esta licencia de obras. Y es que el Consistorio jarrero decidió no presentar alegaciones entonces.

Construcción de 21 torretas sobre el viñedo de Haro

El proyecto de Iberdrola consiste en la construcción de una línea eléctrica de 3 kilómetros con 21 torretas eléctricas. Para llegar a este punto, el próximo 23 de junio en el Ayuntamiento de Haro se procederá al levantamiento de las actas previas a la ocupación de las fincas afectadas, algunas de ellas propiedad de bodegas del municipio jarrero.

Se espera que las obras tengan un plazo de unos dos meses. Podrían arrancar el próximo mes de julio y finalizar antes de la época de vendimia.

Paliar problemas de sobrecargas y caídas de tensión

El informe del arquitecto municipal explica que este proyecto tiene el objetivo de arreglar “las sobrecargas, caídas de tensión e imposibilidad de socorro adecuado”. “Mediante esta cosntrucción se suplirán las limitaciones descritas y se incrementará la potencia en la zona de la STR de Haro, además de mejorar la calidad del suministro”, señala también el informe.

A pesar de que el nuevo proyecto cuenta con modificaciones para minimizar el impacto ambiental, los afectados consideran que “no es suficiente”, y que el paisaje del viñedo de Haro se verá finalmente dañado.

Comentarios