Líderes en La Rioja Alta

104.316 visitas en Septiembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Un poco de historia sobre fondas y hoteles de Haro (II)

Un poco de historia sobre fondas y hoteles de Haro (II)

El domingo día 3 de septiembre se abriría el “Gran Hotel Adela” en un inmueble del siglo XIX ubicado en uno de los rincones más céntricos de la ciudad
Calle de la Vega. Gran Hotel Adela | Foto cedida por Benigno Ganzarain Otegui

Domingo Villarejo García era natural de Cenicero y fallecería en Haro, en su fonda, el 17 de enero de 1914, a la edad de 66 años. Casado con Adela Chavarri, quien daría nombre al establecimiento, nacida en la misma localidad, desconociendo la fecha de su óbito al no figurar en el Archivo parroquial harense, tal vez por haber mudado su residencia, hacía 1934.

Se puede asegurar que el negocio de “La Adela” gozaba de buena salud, ya que el miércoles 30 de agosto de 1916, mediante un anuncio en el diario La Rioja, los dueños de esta antigua y acreditada fonda, Adela Chavarri y su único hijo Pablo Villarejo, persona muy vinculada en la organización de espectáculos para el Teatro Bretón y la Plaza de Toros “El Coso”, comunicarían:

“En vista del constante favor que su cada día más numerosa clientela les dispensa, inaugurarán, el próximo día 3 de septiembre, un magnífico y nuevo hotel, montado con todo el confort moderno.
Gran comedor restaurant, hermoso jardín comedor, cuarto de baño, todas las habitaciones exteriores, todo nuevo. Coches y mozos a todos los trenes en ambas estaciones y cochera para automóviles.
Vega 35, frente al Teatro Bretón y Correos. Teléfono 29. Haro.
ON PARLE FRANCAIS”.

Publicidad
Banner Zamalloa

Y así fue, el domingo día 3 de septiembre se abriría el “Gran Hotel Adela” en un inmueble del siglo XIX ubicado en uno de los rincones más céntricos de la ciudad, asegurando los comentarios de la época que el edificio era muy hermoso, con tres fachadas y jardín, con entrada por la calle de la Vega.

Su interior acogía veinte amplias habitaciones, con vistas exteriores, y un comedor de grandes dimensiones en la planta baja colindante a un bonito jardín. Todo se encontraba decorado con una elegancia que resaltaba agradablemente merced a un alumbrado espléndido y su entrada daba la impresión del comienzo de una estancia confortable, higiénica y cómoda. Cuestión, esta de los hospedajes, de suma importancia que decía mucho del grado de modernidad de la población que los creaba, ya que la transformación de los antiguos hospedajes iba íntimamente ligada con el progreso y la actividad mercantil e industrial.

Publicidad

La noche de su inauguración se serviría alrededor de cien cubiertos. Cantidad que superaría la capacidad del gran comedor, por lo que hubo que colocarse numerosas mesas en la primera planta. Cena, que, según comentarían los asistentes había sido de calidad, haciendo elogios del cocinero que para la ocasión se había desplazado desde San Sebastián.

‘Gran Hotel Adela’

Durante la cena, la Banda Municipal, acomodada en el jardín, que se encontraba profusamente iluminado con numerosas bombillas eléctricas, ofrecería música ambiental y finalizado el festín interpretaría, hasta pasadas las doce de la noche bonitos bailables. Hecho que atraería gran cantidad de público a la bien pavimentada calle de la Vega, en la que se habían instalado puestos de refrescos y churrerías, dándole un aspecto de verbena.

Un poco de historia sobre fondas y hoteles de Haro (II) 1
Calle de la Vega. Gran Hotel Adela | Foto cedida por Benigno Ganzarain Otegui

¿Pero quién era el dueño del edificio donde el año 1916 se instalaría el “Gran Hotel Adela” en la calle de la Vega número 35, hoy 31?

Consultando el Registro de la Propiedad de Haro en la primera anotación, año 1883, aparece como dueña Juana Corres Junguitu. Pasados los años y tras varias transmisiones, en 1901 pertenecía al doctor en medicina Antonio Ruiz Lapasapuente que vendería la propiedad, el 6 de marzo de 1902, a Ángel María Gómez de Arteche Dueñas, quien fuera fundador en 1886 de la hoy Bodega de Gómez Cruzado, que lo dejaría en herencia a su hija María de los Ángeles Gómez de Arteche Ribota, según consta en escritura otorgada el 25 de marzo de 1913 ante el Notario de Haro Ignacio Ansuategui Arteta.

El 30 de junio de 1916 Jaime Ugalde, como representante de los Hijos de Ángel María Gómez de Arteche, fallecido el 13 de diciembre de 1912, presentaría una instancia en el Ayuntamiento solicitando licencia para realizar reformas en el edificio número 35 de la calle de la Vega, consistentes en abrir una ventana, pintar balcones y miradores, así como el derribo de la tapia que la circundaba sustituyéndola por barrotes de hierro. Petición que sería aprobada el día 2 de agosto, escasamente un mes antes de la apertura del hotel. Sin embargo en el Registro de la Propiedad de Haro no aparece ninguna anotación de arriendo a la señora viuda de Villarejo e hijo, para su explotación.

Publicidad
Banner Domus Navidad y San Valentin

Colabora con Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios