Líderes en La Rioja Alta

120.407 visitas en Julio. Certificado por OJD.

Estás leyendo: “Ojalá la cultura sea el impulso que nos lleve a superar esto”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“Ojalá la cultura sea el impulso que nos lleve a superar esto”

En la semana del Día del Libro, tres escritores de Haro reflexionan sobre la situación actual a través de sus textos e historias
Ernesto Tubía anima desde su casa en Logroño con un elocuente #Venceremos pintado en la palma de su mano.

En la semana del Día del Libro, tres escritores de Haro reflexionan e intentan escribir sobre la situación que está afectando a toda la sociedad. Proponen además a los lectores acceder a un espacio libre de virus, mucho más limpio y seguro como es la aventura que ofrece una lectura. Otra vía de escape, sin duda, y ellos, a través de la escritura, también buscan de alguna manera un poco de alivio. Porque cuando uno escribe, y lo hace desde el corazón, suele quitarse de encima muchos pesos.

“Hay veces que no basta el tiempo/ no son suficientes las horas», relee desde su casa Isabel Olmos. Nos cuenta que “así arrancaba un poema que comencé a escribir hace casi un mes y que, a día de hoy, sigue inconcluso. Me falta concentración, ánimo para dedicarme a una tarea que siempre ha sido para mí un verdadero bálsamo, un regalo al que me entrego con fruición desde muy pequeña; pero esta realidad tan nefasta me ha dejado seca, ando desasosegada y, de momento, soy incapaz de escribir una línea”, reconoce la poetisa jarrera, que ha sido retratada para este artículo a contraluz, frente al mar.

“Nos quedan los libros”

Isabel Olmos

Por suerte, como destaca, “nos quedan los libros: los digitales, las novedades compradas antes del confinamiento -siempre es un placer visitar las librerías-, los autores que amo y que puedo releer con la seguridad de que llego a un puerto seguro, como me pasa siempre que vuelvo a la añorada Carmen Martín Gaite, quien confesara en más de una ocasión que la palabra, la palabra escrita o dicha, le había salvado de todos los trances amargos”.

"Ojalá la cultura sea el impulso que nos lleve a superar esto" 1
Isabel Olmos.

Continúa Isabel: “Esta situación pasará, ojalá sea más pronto que tarde, y quizá, lo deseo de corazón, nos haga mejores; mientras nos queda la palabra -dicha y escrita-, los libros como fieles amigos que nos acompañan y consuelan en los momentos difíciles, en los trances amargos. No basta el tiempo», se titula a sí misma, anticipándose al momento en el que volverá a retomar su poema.

“Resulta complicado escribir algo sobre una situación que trasciende de la experiencia personal”

Ernesto Tubía

Desde otro refugio, otro escritor jarrero reflexiona escribiendo sobre todo ello: “Resulta complicado escribir algo sobre una situación que trasciende de la experiencia personal, que va mucho más allá de lo que uno siente como individuo, extrapolándose a nivel colectivo, el de una sociedad que se ha desmenuzado por su parte más frágil, la de la memoria”. Se trata de Ernesto Tubía, que comarte esta reflexión con su compañera de letras, Isabel. “Pues eso es precisamente lo que nos está robando principalmente este Covid, a nuestros mayores”, lamenta el novelista, que creció como contador de historias junto a sus abuelos, impregnándose de ellas mientras los ayudaba en el kiosco de prensa familiar.

Y continúa Ernesto: “Supongo que llegará un momento en que podamos escribir sobre esto sin que lágrimas de plomo nos abarquillen los párpados por encima de una mascarilla, con la que tratamos de protegernos del virus, pero también de todo lo que ha suscitado la pandemia. Hay otros virus, como el rencor exacerbado por todo aquel que no piensa como nosotros, por todo lo extraño, por cualquier elemento que perturbe nuestro ‘status quo’ actual”.

El novelista jarrero también tiene un deseo: “Ojalá la cultura sea el impulso -con el obvio permiso de la gran sanidad nacional- que nos lleve a superar esto. Y no solo me refiero a la pandemia. Leamos, escuchemos música, deleitémonos con grandes obras pictóricas y teatrales”. “La cultura nos une, y ahora mismo necesitamos la empatía como si fuera un medicamento más; uno que nos sane del egoísmo”, propone en voz alta.

“Érase una vez un mundo donde todos los relojes habían detenido su trajín”

Beatriz Ugalde

Otra escritora amante de los cuentos, las historias y las aventuras es Beatriz Ugalde. Escribe ‘Del otro lado del espejo’ como siempre han comenzado los cuentos: “Érase una vez un mundo donde todos los relojes habían detenido su trajín. Abrazos, besos y caricias se arremolinaban en los rincones polvorientos de los desvanes, aguardando el soplido que los vuelva humanos. Las calles desiertas preparaban su asepsia al amanecer desprovistas de la algarabía del mercado de sonrisas, de los puestos ambulantes de confidencias al abrigo de un café y con los parques inmaculados, sin huella alguna de travesuras infantiles. Pero todo no era silencio; la primavera se desperezaba entre pétalos de colores, parloteos alocados de los pájaros y un sol poderoso tamizado entre las cortinas que aíslan del miedo. Buscaban la magia en los lugares equivocados. Un día, alguien probó a abrir un libro y así, ese pequeño gesto fue contagiándose con inusitada celeridad dejando un rastro de polvo de hada, romances a la luz de la luna, caballeros de triste figura con armaduras de ilusión y caperuzas rojas en el bosque de los sueños. ¡Tic-tac, tic-tac! El as de corazones llega del otro lado del espejo para ganar la partida”.

"Ojalá la cultura sea el impulso que nos lleve a superar esto" 2
Beatriz Ugalde, con su novela ‘Los viajes del capitán Índigo’.

Los escritores como Isabel, Ernesto o Bestriz sueñan que sus historias se acabarán haciendo realidad algún día, convirtiéndose en libro, que sus lectores leerán con avidez y que transmitirá todos los sentimientos que ellos mismos han vivido al escribir cada palabra. En definitiva, la cultura como refugio en medio del caos.

Comentarios