Líderes en La Rioja Alta

122.727 visitas en Enero. Certificado por OJD.

Estás leyendo: La otra Jira

La otra Jira

Pese a que el día había salido nublado, y aun por la mañana había caído algún pequeño chubasco, la temperatura sería muy agradable y por la tarde, más despejado, se celebraría una JIRA a Fuente del Moro
Imagen de una Jira de 2018.

El 1 de mayo de 1916 la Fiesta del trabajo se celebraría con gran animación y completo orden, cumpliéndose muy satisfactoriamente el programa anunciado en todos sus aspectos.

La población comenzaría a levantarse y alborozarse, ya de madrugada, al desperezarse escuchando la diana que, recorriendo las calles más céntricas de la Ciudad, interpretaba la Banda Municipal. A las diez horas, las Sociedades obreras, con sus banderas y estandartes, acompañadas por la música y un abundante lanzamiento de cohetes, realizarían una ordenada y vistosa manifestación que, saliendo del Centro Obrero, recorrería el itinerario señalado para finalizar en la plazuela del Teatro Bretón. Coliseo que presentaría una total ocupación de sus localidades y al que los privilegiados habían accedido tras presentar la correspondiente entrada invitación que les daría derecho a asistir al anunciado mitin de propaganda societaria y para solicitar a los Poderes públicos la concesión de leyes protectoras del trabajo.

Durante el acto harían uso de la palabra el obrero harense José López, que se expresaría con más que digna elocuencia, y los propagandistas bilbaínos Bediaga y Álvarez, siendo los tres muy aplaudidos. Poco después de esta pacífica concentración se deliberaría, cívicamente, sobre cuestiones laborales y aprobadas las conclusiones sobre los temas propuestos, que serían las generalmente recomendadas para la movilización de fuerzas en aquellas fechas, serían entregadas de inmediato al Alcalde Emilio Pisón.

Publicidad
Banner Día de La Rioja

Pese a que el día había salido nublado, y aun por la mañana había caído algún pequeño chubasco, la temperatura sería muy agradable y por la tarde, más despejado, se celebraría una JIRA a Fuente del Moro.

La otra Jira 1
Jira de septiembre de 1910. Foto cedida por Carmen Calleja.

Excursión que comenzaría a las tres cuarenta y cinco de la tarde, hora en que la Banda de música saldría de la Plaza de la Paz interpretando un pasodoble, que sería la señal para que la gente, de todas las clases y edades, con ganas de divertirse, se dirigiera a la pradera, donde la animación sería extraordinaria. Allí se merendaría y bailaría sin apenas descanso, sobresaliendo la alegría general de los asistentes.

Publicidad

Antes del anochecer, como era de obligado cumplimiento, se organizaría la comitiva de regreso hacia la población con la consabida retreta. Festejo con el que las Sociedades obreras pondrían término a las celebraciones que se organizarían para este Primero de mayo.

Aunque como broche al día, por la noche un grupo de obreros pondría en escena en el Teatro Bretón, el drama de asunto social titulado La ola gigante, de José Fola Egurbide.

Durante el día se vendería el periódico titulado El 1º de Mayo confeccionado únicamente por obreros harenses dirigidos por José López, siendo leído con interés al reflejar las espontaneas aspiraciones de la Ciudad.

Publicidad
Banner igualdad cabecera

Hazte embajador de Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios