Líderes en La Rioja Alta

115.139 visitas en Septiembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Haro celebra otro San Pedro sin batalla
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Haro celebra otro San Pedro sin batalla

La parroquia de Santo Tomás ha acogido la tradicional misa en honor a San Pedro por segundo año consecutivo

Por culpa de la pandemia, Haro ha vuelto a quedarse sin Batalla del Vino ni Vueltas el Día de San Pedro. En la intimidad de la parroquia de Santo Tomás, con menos afluencia que en la festividad de San Felices, la ciudad jarrera ha celebrado la misa en honor a San Pedro en la jornada que cierra estas ‘no fiestas’ en las que sí que han tenido lugar otros actos festivos como la entrega del pañuelo de fiestas a los niños y niñas nacidos en 2020 y el reconocimiento a los Abuelos del Vino.

Por la noche, en la víspera de esta atípica jornada, jarreros y visitantes se vistieron de blanco y rojo como si de verdad este martes los Riscos de Bilibio fueran a llenarse del jolgorio propio de la Batalla del Vino, pero este año tampoco ha podido ser. Las calles de La Herradura estuvo animada, pero sin el desenfreno de otros San Pedros libres de pandemia y, a falta de verbena, grupos de jóvenes volvieron a ocupar la zona de El Ferial para beber y disfrutar hasta altas horas de la madrugada.

Vuelta a la realidad

Tras el amanecer, vuelta a la realidad. Otra jornada más de San Pedro sin batalla y sin vueltas ni diversión en la plaza de la Paz. La parroquia ha acogido de manera solemne, pero con muchos asistentes vestidos de batalla, una misa en honor a San Pedro en la que el padre Manuel Hernández ha comparado la divertida lucha con vino en los Riscos de Bilibio con la demostración de la fe a los demás. «Los riscos tienen algo especial. El subir hasta la ermita demuestra que las dificultades se superan mejor con alegría. Si en las campas batallamos con vino en la vida lo hacemos con la fe y fracasamos si no mostramos la fe a los demás. Hay que mojar de fe a todos», ha explicado.

Publicidad
Banner Zamalloa

Suele decirse que en Haro la vida es lo que transcurre entre batalla y batalla, y que la la víspera de San Pedro es como si fuera la Nochevieja que aguarda al inicio de un nuevo año. Si cogiéramos esta explicación punto por punto, Haro llevaría parada en el tiempo dos años, esperando que el disfrute de una nueva batalla de inicio a un nuevo año. Veremos si en 2022 es posible. Tengamos fe.

Más imágenes

Publicidad
Banner Castro Mecánica

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios