Líderes en La Rioja Alta

145.881 visitas en Agosto. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Renting para particulares, una tendencia en auge
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Renting para particulares, una tendencia en auge

Hasta hace pocos años, los alquileres a largo plazo de automóviles eran una práctica casi exclusiva para empresas y autónomos
Foto: Pixabay

El renting de vehículos es una modalidad de utilización de vehículos que poco a poco va ocupando una posición de relevancia en el mercado automovilístico. Hasta hace pocos años, los alquileres a largo plazo de automóviles eran una práctica casi exclusiva para empresas y autónomos.

Sin embargo, desde hace un tiempo la modalidad se ve con buenos ojos por parte de los particulares, que lo consideran una fórmula muy interesante por las ventajas que conlleva. El renting es, de manera resumida, el uso y aprovechamiento de un vehículo por un tiempo elevado pero bajo un contrato de alquiler.

El arrendador, que es el propietario del vehículo, recibe por parte del arrendatario una cuota fija mensual por un tiempo determinado. En la cuota están incluidos gastos asociados al mantenimiento y el propio uso del vehículo, como el seguro, la posibilidad de usar un coche de sustitución, los cambios de neumáticos, la asistencia en carretera o la reparación de averías.

Publicidad
Banner Cruz Roja

Esta modalidad supone un ahorro económico importante para los usuarios, especialmente para aquellos que requieren de una flota de transportes, pues el mismo contrato de renting permite la sustitución de los vehículos por otros modelos más evolucionados en cuanto termine el contrato.

¿Qué lleva a los particulares a interesarse por el renting de vehículos?

Publicidad

La modalidad ya no solo es atractiva para grandes empresas y pymes, pues muchos particulares están introduciendo cambios en el consumo y la industria automovilística. Muchos jóvenes, por ejemplo, apuestan por esta vía porque es el modo de evitar tener un bien en propiedad, con las ataduras que ello conlleva.

Al final, las cuotas mensuales a pagar por esta tipología de aprovechamiento de un vehículo son muy similares a la compra en propiedad, y el usuario se asegura tener siempre un coche actual, en buen estado y, algo que es importante, que se ajusta a las normativas que están imponiendo las ciudades en cuanto a restricción de movilidad.

En una época de transición en el sector de los transportes, adquirir un coche en propiedad que esté propulsado por combustibles fósiles puede suponer tener limitaciones para entrar en la ciudad en pocos años, o bien ser penalizado por ello para cumplir con el principio de que quien contamina paga.

¿Cómo ha evolucionado el renting de vehículos en los últimos años?

Los datos de la AER, Asociación Española de Renting de Vehículos, son claros. Hasta el mes de agosto y desde inicios de año, el total de matriculaciones en toda España que han registrado las compañías de renting alcanza prácticamente las 177.000 unidades, lo que supone un crecimiento del 37% frente al mismo periodo de 2020.

Los datos respecto a 2019 sí son negativos, pero ahí entra en juego la situación económica derivada del Covid 19. Otro dato interesante es cuánto peso específico tiene esta modalidad en el total de matriculaciones, que es en la actualidad del 25%. Esto significa que uno de cada cuatro coches que se matriculan en España son a través de contratos de renting.

El cambio en los hábitos de movilidad de buena parte de consumidores, en este caso conductores, ha propiciado cambios en las empresas de renting, que han ido introduciendo vehículos más adaptados a estos clientes.

Así, los sectores de los turismos y los todoterrenos han crecido más que los vehículos comerciales, aunque menos que los derivados, furgonetas y pick up. Una consecuencia de este interés por el renting para particulares es que aparecen ya entre los vehículos más demandados coches que son compactos, de bajo consumo y fáciles de aparcar, como el Peugeot 2008.

¿Cuáles son las ventajas asociadas a este contrato de alquiler a largo plazo?

Los contratos de renting para particulares son de larga duración, pero no tan elevada como en el caso de particulares y autónomos. Así, muchos particulares pueden alquilar un vehículo por un plazo que va desde los ocho a los doce meses.

En ese tiempo, todos los gastos vinculados al vehículo estarán cubiertos por una única cuota, teniendo siempre a disposición un coche que está adaptado a las normativas de circulación y que, una vez finalice el contrato de renting, puede ser sustituido por otro vehículo más avanzando tecnológicamente. Y todo ello sin tener que adquirir el coche en propiedad.

Publicidad
Banner CSIF

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Publicidad
Banner Garnacha de Rioja 2021

Comentarios