Líderes en La Rioja Alta

192.589 visitas en Junio. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Pagos urbanos (VII): los términos al sur de Haro y sus hitos más importantes

Pagos urbanos (VII): los términos al sur de Haro y sus hitos más importantes

No sería hasta mayo del año 1943 cuando la pelota haría, nuevamente, acto de presencia al celebrarse un festival a beneficio de la cofradía de la Vera Cruz
Edificio que ocupa actualmente el espacio del Carrasco | Foto: Carlos Mena

Tras el estallido de la Guerra Civil las actividades del Carrasco se verían suprimidas, en un principio, pasando a ser el cuartel general de los requetés jarreros. Así, durante la celebración del día de la Virgen de la Vega de 1936, las milicias carlistas que acudirían al desfile realizado por diferentes secciones de Falange y Tradicionalistas en honor de la Patrona, tanto de Haro como de los alrededores, se concentraría en su recinto, y, posteriormente albergaría una cantina que serviría para ofrecer comidas a los miembros de ambas organizaciones.

En octubre de 1936, el día 25, se celebraría una función de pelota a beneficio de los requetés, que como nos cuenta la crónica del periódico La Rioja no contaría con una gran asistencia pese al atractivo cartel. En enero de 1938, será utilizado como velatorio de un combatiente del tercio Nuestra Señora de Valvanera fallecido en el frente de Guadalajara, cuyo cadáver, tras la misa funeral celebrada dos horas antes, partiría hacia su última morada.

A finales del año 1937 la empresa zaragozana de Hermógenes Herrero realizaría la reposición del mobiliario, reinstalando 800 butacas y las sillas supletorias. Y en 1938 se remodelaría la caseta que servía de taquilla, además de labores de mantenimiento e higienizado y se ejecutarían obras con vista a primar las actividades cinematográficas frente a las pelotísticas. Durante los primeros años de la década de los cuarenta no se celebraría festival alguno, ofreciéndose únicamente funciones simples o continuas de cine, única actividad del frontón junto a algún baile esporádico.

Publicidad
Banner Castro Electromecánica

No sería hasta mayo del año 1943 cuando la pelota haría, nuevamente, acto de presencia al celebrarse un festival a beneficio de la cofradía de la Vera Cruz. Y a finales de ese mes la empresa Echeverría tomaría la dirección del Frontón primando la celebración de festivales pelotísticos.

Tras una nueva remodelación se programaría el cartel para la reapertura, que tendría lugar durante la Feria de San Fernando con dos magníficos festivales a celebrar el 30 de mayo y el 1 de junio, día de la inauguración oficial, en los que intervendrían los principales pelotaris del momento, siendo muy positiva la aceptación y la asistencia del público.

Publicidad
Pagos urbanos (VII): los términos al sur de Haro y sus hitos más importantes 3
Anuncio de la inauguración en las Ferias de san Fernando, publicado en el Diario La Rioja.

Mediado el mes de julio de este año la explotación del Frontón pasaría a la empresa dirigida por Domingo Pozo y Cristino Andrés. La noticia en La Rioja nos informa, en su edición del día 23, del nuevo subarriendo del empresario Pozo, que manifestaría sus intenciones de mejorar las condiciones del mundo de la pelota en la ciudad. Para ello se rodearía de grandes conocedores de la realidad de este deporte en busca de ofrecer las mejores funciones y fomentando el cancheo. La empresa de Echevarría realizaría sus últimas veladas, tras haber ofrecido numerosos partidos durante este mes de julio, celebrando dos funciones. La última, según recoge la crónica del diario La Rioja, sería un desafío del pelotari logroñés Lechuga contra los locales Valverde y Bailarín, venciendo estos últimos tras un gran partido. En el mismo artículo se recogía la gratitud hacia Echevarría al ser persona que había realizado la remodelación del Carrasco para el juego de pelota. Reconfiguración catalogada como “importantísimas” (sic.) en La Rioja.

La gestión de Pozo y Andrés comenzaría con la programación de un partido de parejas, para el primer día de agosto, con un partido que disputarían los pelotaris logroñeses Corono y Gato Rojo I versus San Miguel y Bojas. Partido que gozaría de una inusitada expectación que daría una gran proyección a este nuevo proyecto empresarial.

Durante el año 1944 se jugaría el Campeonato de Aficionados de la zona de la Rioja Alta, junto a otros partidos de carácter local, realizándose críticas a la empresa arrendataria por la escasa calidad de los festivales. La contestación sería la supeditación que sufrían a las grandes empresas vascas que configuraban los participantes en todos los partidos, condicionando el margen de programación de los empresarios locales.

En mayo de 1945 haría su debut un nuevo deporte hasta entonces desconocido por la mayor parte del público jarrero, jugándose, el domingo día 6, el primer partido de baloncesto. Tal honor correspondería al equipo femenino formado por militantes de “Camaradas afiliadas de la Sección Femenina local” y el equipo de la empresa Jiménez de Logroño, ambos de reciente fundación, venciendo las locales por un marcador de 16 a 3. A continuación, se jugaría un partido masculino entre un equipo local formado por miembros de la Obra Sindical de Educación y Descanso, y un combinado logroñés de la Central Nacional Sindicalista, venciendo los visitantes por un tanteador de 10 a 32. La experiencia resultaría agradable, resaltando el corresponsal del diario La Rioja que había surgido una gran afición por esta nueva expresión deportiva.

Como ya hemos comentado, la dictadura de las grandes empresas de pelota hacía muy inconstante la calidad de los diferentes eventos, alternándose eliminatorias del manomanista con los torneos locales amateurs. Además, tal como señala Fernando de la Fuente, las crónicas recogen la poca idoneidad del calendario de los partidos, yuxtaponiéndose muchas veces con las fechas de más trabajo en el mundo agrario.

Durante casi nueve años el recinto ejercería prácticamente como cine desdibujándose los festivales de pelota. Incluso, e irónicamente, Luis Bombín presentaría, en marzo de 1954, un proyecto para trasformar el frontón exclusivamente en una sala de proyección de películas, con salones y bar. Recordemos que este frontón lo construyeron sus tíos para que él pudiera practicar pelota, y el mismo Bombín estuvo siempre involucrado en el mundo de las federaciones de pelota.

Pero todo cambiaría en mayo de 1957 cuando la propiedad cambia de dueños, siendo los nuevos propietarios los socios Rafael Estefanía Almarza, Isaac Muga Martínez, Félix Gimeno Sáez y Juan Lapresa Gorbea. En una entrevista publicada el 24 de dicho mes, su proyecto lo definiría como recinto dedicado exclusivamente al juego de pelota y de cancheo. Existe un acuerdo con Empresas Unidas que parece ser bastante solvente, debutando esta entidad, de forma no oficial, el 30 de mayo, durante la feria de San Fernando. Los partidos incluyen a figuras de primera línea, pero sin los grandes del momento. El público respondería, al igual que los pelotaris, con gran entusiasmo pese a algún problema con la cancha. Asimismo, el frontón volvería a dar cabida a ciertos bailes muy específicos como la Verbena del día de San Pedro, comidas populares o la celebración del Patrón del comercio, el 4 de octubre. Una animada jornada que finalizaría con un banquete donde se elegiría a las “Señoritas del Comercio 1957”, títulos que recaerían en Carmen Páez, Liri Alcalde y Pili del Val.

Pagos urbanos (VII): los términos al sur de Haro y sus hitos más importantes 4
Foto de las “Señoritas del Comercio 1957”. De izquierda a derecha, Pilar del Val, Carmen Páez y Liri Alcalde.

Durante las fiestas de junio y setiembre se organizarían interesantes festivales, al igual que los invernales. La valoración a finales del año 1957 y principios del 58 sería muy positiva mostrando una clara reactivación de la pelota riojalteña. Durante 1959 se celebrarían los campeonatos interprovinciales, conocido como Torneo de Federaciones, como La Rioja versus Vizcaya o La Rioja versus Cataluña. Y a partir de abril podemos ver un anuncio en los clasificados del diario La Rioja, en el que se informaba de la venta del equipo de proyección cinematográfica, en una clara apuesta por la pelota.

Finalizando el mes de septiembre de 1961 se celebraría una cena popular en honor del novillero Niño de Haro, que no había visitado la ciudad desde hacía unos años, ya que se había afincado en Uruguay. Y el 30 de julio de 1962 se festejaría a Santa Marta con una alegre verbena.

El futuro que parecía bastante halagüeño a finales de los cincuenta, se vería truncado al ir apareciendo hechos preocupantes por la falta de renovación generacional que revertiría en un menor cancheo y número de pelotaris amateurs. Poco a poco la actividad se ralentiza y ya en el año 1962 la sociedad de Rafael Estefanía presenta un proyecto para el derribo del frontón y la construcción viviendas en el solar resultante. El asunto sería tratado durante la celebración de un Pleno del Consistorio en un intento de salvar al vetusto inmueble, planteando que fuese adquirido por el Ayuntamiento. Pero el Consistorio no aceptaría la oferta de venta accediendo al proyecto de construcción de viviendas. Una postrera intentona por parte de una parte de los ediles, apoyados por la voz popular, incidiría en salvar el frontón sin resultados positivos. Además, el abandono del edificio había minado la estructura. Ante este fracaso, finalmente el Carrasco sería adquirido por Emilio Nogués para la construcción de un taller para ampliar los que ya poseía en la Avenida de la Rioja.

Antes de su demolición, como acto nostálgico o canto del cisne, se obtendría permiso para la celebración de dos festivales, los días 10 y 11 de septiembre de 1963, donde jarreros y forasteros se pudieron despedir del Carrasco casi 39 años después de su construcción.

Pagos urbanos (VII): los términos al sur de Haro y sus hitos más importantes 5
Protagonistas del último partido del Carrasco, el 11/10/1963. Foto de Donezar, fuente: www. larioja.com.
Pagos urbanos (VII): los términos al sur de Haro y sus hitos más importantes 6
Talleres Nogués, donde podemos apreciar la estructura del frontón pese a las reformas | Foto: Luis Brox

Como punto final, el taller se trasladaría a una nueva ubicación, con lo que sería puesto en venta en el año 1982. En 1983 se procedería a su derribo y a la construcción de viviendas y locales comerciales, denominándose el edificio como “Frontón Carrasco”.

Pagos urbanos (VII): los términos al sur de Haro y sus hitos más importantes 7
Viviendas que ocupan el espacio donde se ubicaba la fábrica de chorizos Carrasco | Foto: Carlos Mena
Publicidad
Banner Contenedor marron

Colabora con Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios