Líderes en La Rioja Alta

115.139 visitas en Septiembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: La nueva era Biden: un ambicioso plan para renovar las infraestructuras del país
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La nueva era Biden: un ambicioso plan para renovar las infraestructuras del país

Aunque claramente costoso, el plan tiene dos objetivos principales: la creación de empleo y la renovación del país
Pittsburgh
Ciudad de Pittsburgh, en EEUU | Foto: Pixabay

El nuevo presidente de los Estados Unidos llega pisando con fuerza. Todo empezó con el paquete de 1,9 billones de dólares en ayudas para tratar de paliar los estragos en las economías domésticas americanas; este paquete avivó los temores a una subida inflacionaria exacerbada que de momento no se ha llegado a producir. Ahora, el nuevo jefe de estado ha lanzado otra controvertida propuesta: una reforma estructural del país que costará nada más y nada menos que dos billones de dólares americanos.

La propuesta fue presentada este pasado miércoles en Pittsburgh, Pensilvania, donde hace tan sólo un par de años Joe Biden dio comienzo a su carrera presidencial. Aunque claramente costoso, el plan tiene dos objetivos principales: la creación de empleo y la renovación del país. En cuanto la creación de empleo, Biden ha comentado que millones de puestos de trabajo surgirán a raíz de este plan, ya que estas nuevas y mejoradas infraestructuras necesitarán de mucha mano de obra. En cuanto a la mejora de la infraestructura, el demócrata señalaba en su discurso la necesidad de una renovación a nivel estatal; sería la primera vez que el país es testigo de un plan de tal magnitud desde la Segunda Guerra Mundial. El plan también tiene como finalidad demostrar la superioridad americana frente a competencias tales como China, que le pisa los talones a nivel económico.

¿En qué consiste realmente el plan de renovación?

La propuesta planea la renovación de más de 30.000 km de carreteras y autopistas, así como el arreglo de miles de puentes. El plan también incluiría medidas que ayudarían al país a alejarse de los combustibles fósiles y acercarse más a sus objetivos medioambientales, un buen ejemplo de esto siendo la transición al transporte eléctrico de los autobuses escolares.

Publicidad
Banner Zamalloa

Además, necesidades básicas tales como el agua potable, la electricidad o incluso el acceso al internet de alta velocidad entran dentro de este paquete de renovación estructural. Estos recursos -algunos de ellos terriblemente básicos- ni siquiera están plenamente disponibles en todos los rincones del país.

¿Cómo se conseguirá la inversión?

Ahora el tema más complejo: ¿cómo planea Biden financiar un proyecto de tal escala? La respuesta es simple: aumentando el impuesto de sociedades del 21% actual al 28%. Esto por supuesto ha suscitado las críticas de los empresarios que se verán afectados por la subida. También el nuevo presidente quiere acabar con las lagunas fiscales que permiten a muchos de sus empresarios tributar en el exterior, por tanto pagando menos impuestos dentro del país. Biden ha tenido que reiterar que no tiene nada en contra de los millonarios, que sin duda se verán afectados por la subida de impuestos. También el nuevo plan ha generado críticas desde dentro del propio partido demócrata: algunos, los más afines a las medidas izquierdistas, tildan esta subida de impuestos de “insuficientes”.

Publicidad

En cuanto a si el Congreso aprobará el plan o no, nada está asegurado. Así lo comenta Patrick Munnelly, de Tickmill: “Los demócratas esperan que el Congreso apruebe un proyecto de ley antes del receso de verano, pero su aprobación puede resultar difícil”. Mientras tanto, los expertos esperan que tanto este plan estructural como el anterior paquete económico ayuden a reavivar la economía estadounidense, fuertemente afectada por la pandemia del Covid.

Publicidad
Banner Semana de la Ciencia UR

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios