Líderes en La Rioja Alta

110.008 visitas en Junio. Certificado por OJD.

Estás leyendo: El jarrero Isidro Aguillo, en el olimpo de la ciencia
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El jarrero Isidro Aguillo, en el olimpo de la ciencia

El científico del CSIC entra en el 'top 2%' de la clasificación Stanford, estudio que cataloga a más de 7 millones de investigadores de todo el mundo
Isidro Aguillo, científico jarrero.

El científico jarrero Isidro Aguillo sigue incorporando a su mochila vital reconocimientos de carácter internacional que ponen en valor su trabajo en el seno del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Aguillo es responsable del Laboratorio de Cibermetría en la agencia estatal, licenciado en Biología por la Universidad Complutense de Madrid, máster en Información y Documentación por la Universidad Carlos III también de la capital del país y diploma de Estudios Avanzados por la Universidad de Granada, fue investido en 2009 doctor ‘honoris causa’ por la Universidad de Indonesia (Yakarta), distinción que comparte con varios premios Nobel y expresidentes nacionales. En concreto, los de la India, Indonesia, Filipinas, Brunei y el propio Barack Obama, exmandatario de EEUU.

Una trayectoria abrumadora

Y no sólo todo eso. Hace apenas seis años recibió su segundo doctorado, con idéntica catalogación académica de la Universidad Nacional de Investigación Nuclear de Moscú (MEPHI), institución de enorme calado que presume de contar en su historial con seis premios Nobel. Ninguna broma.

Publicidad
Banner Zamalloa
El jarrero Isidro Aguillo, en el olimpo de la ciencia 1
Foto: MEPHI

Ahora Aguillo ha sido premiado con la medalla honorífica del Observatorio IREG por su profuso trabajo sobre los ‘rankings’ de excelencia académica que realiza con todos los campos universitarios y centros docentes que hay en la Tierra durante la conferencia que este organismo científico celebró en Beijing, situándose en el ‘top’ 2% de la Clasificación Standford, estudio que cataloga a más de 7 millones de investigadores de todo el mundo y en el que sólo se incluye a 2.290 científicos españoles. Una trayectoria abrumadora a la que sigue incorporando nuevos reconocimientos.

“Para cualquier investigador, las citas de los colegas a sus publicaciones son uno de los más importantes reconocimientos que puede recibir por su trabajo. Tras varias décadas de actividad, el hecho de figurar en la lista de Stanford, que sólo incluye al 2% de los investigadores del mundo, es una enorme e inesperada sorpresa. Pero también es un acicate para seguir trabajando y profundizando en mis líneas de investigación”, explica el investigador jarrero.

Aguillo nos explica a los ciudadanos de a pie cuál es la relevancia de este hecho: “Nunca antes se había realizado una clasificación de los científicos activos del mundo que incluyera a la mayoría de ellos, cerca de 8 millones de investigadores en total. Para ello se ha usado la base de datos Scopus, elaborada por la empresa Elsevier, que incluye más de 70 millones de artículos científicos. Se ha creado un indicador compuesto con las contribuciones de cada autor en unas 130 especialidades y se han seleccionado los 150.000 mejor posicionados”, indica Aguillo.

El jarrero Isidro Aguillo, en el olimpo de la ciencia 2
Foto: CSIC

En términos locales, como señala Aguillo, “sólo hay 2.290 investigadores españoles, de los que apenas 437 trabajan en el CSIC”. En el área de Aguillo, la de Información y Documentación, tan sólo aparece listados 7 nombres de españoles y únicamente dos personas de su propio instituto.

Pero ¿qué trascendencia personal le da a este hecho el propio Aguillo? “Los rankings deben interpretarse siempre con cautela. En primer lugar porque ocultan problemas ligados a la falta de financiación y otras barreras con las que nos enfrentamos a diario y, en segundo lugar, porque la investigación es una labor de equipo y en realidad debe reconocerse también la labor de los grupos. Es desde esa perspectiva desde donde valoro en su justa medida este reconocimiento”, responde Aguillo.

Este nuevo reconocimiento supondrá, a buen seguro, un paso adelante en la carrera del científico jarrero porque puede implicar, por lógica, una grantía a la hora de defender todos los estudios que ponga en marcha. Aguillo también lo ve así: “Desde el punto de vista eminentemente práctico, lo cierto es que ésta es una excelente carta de presentación para obtener y desarrollar infraestructuras de ciencia abierta en algunos países, especialmente en Latinoamérica”.

El investigador jarrero destaca que la ciencia abierta “pretende incrementar la comunicación, divulgación e impacto de los resultados de la investigación más allá de las propias comunidades científicas y aumentar, de esa manera, la participación de la sociedad en dichas actividades. Ello incluye incluso la involucración directa mediante la ciencia ciudadana. Desde esa perspectiva podría facilitar el desarrollo de los proyectos que nos propongamos en el futuro, sin duda”.

Publicidad
Banner Arca de Noe

También te puede interesar...

Comentarios

Comentarios