‘Ni sé cuántas medallas se merece la Estación Enológica de Haro’

Montserrat Íñiguez, directora del centro, ha recibido una placa de parte del Consejo Regulador con motivo del 125 Aniversario de la estación, 'un referente fuera de La Rioja'.

Tras el pleno del Consejo Regulador de la Denominación Calificada Rioja en el Palacio de Bendaña, el grupo ha visitado las instalaciones de la Estación Enológica donde le ha recibido su directora, Montserrat Íñiguez. De manos de José María Daroca, presidente del Consejo Regulador, Íñiguez ha recibido una placa en reconocimiento a la institución jarrera ‘por su importante contribución a la historia de la Denominación de Origen Calificada Rioja’.

Presente y futuro de la Estación Enológica de Haro

Montserrat Íñiguez, antes de recibir a las autoridades del Consejo Regulador, ha querido poner en valor el papel de la Estación Enológica en el mundo del vino. ‘Todos los avances tecnológicos que se han puesto en marcha en la enológica van ligados a la gran labor que llevamos haciendo todos estos años. Hemos estado al día de las necesidades que pedía el sector, y ahora recogemos sus frutos’, ha explicado Íñiguez.

'Ni sé cuántas medallas se merece la Estación Enológica de Haro' 1
La joya de la corona: el equipo de resonancia magnética nuclear.

La directora del centro también ha indicado que la estación ha crecido desde 2011 en un 40 por ciento. Se han pasado de 295.000 análisis a 345.000. Iñíguez ha resaltado la ‘eficacia y rapidez’ con la que se trabaja y eso se traduce, por ejemplo, en que el 63 por ciento de la facturación provenga de fuera de La Rioja. ‘Es un prestigio para Haro y para La Rioja que vengan de fuera’, destaca. El objetivo con el que arrancó la Estación Enológica de Haro era el de mejorar la calidad de los vinos y eso se ha logrado poco a poco en cada etapa del centro.

Pero Iñíguez también ha explicado que la enológica no sólo realiza análisis. También realiza tareas de asesoramiento técnico y ‘todos los días atendemos consultas’. ‘A nivel nacional, la consideración que tiene la Estación Enológica de Haro no la tiene ninguna. Ni sé las medallas que se merece’, confiesa.

En cuanto al futuro (Iñíguez está a punto de jubilarse), la directora tiene claro que está en los avances tecnológicos como puede ser el equipo de resonancia magnética nuclear que permite obtener la huella dactilar de los vinos.

Galería de imágenes

Comentarios