2019, calificada como cosecha excelente de Rioja

Tras un ciclo vegetativo con óptima maduración de la uva, en los últimos meses se han observado resultados extraordinarios en la evaluación de los depósitos de fermentación
Vendimia en Bodega Valenciso, en Ollauri | Foto: Bodega Valenciso

El aspecto positivo y sin duda más esperanzador de la jornada en el marco del Pleno del Consejo Regulador de la DOCa Rioja ha sido la ratificación de la calificación como ‘EXCELENTE’ de la cosecha 2019, hito que no se producía desde el año 2011.

Este distintivo es la conclusión de un riguroso y transparente procedimiento de valoración consistente en el análisis y la cata de la totalidad de los vinos elaborados en la Denominación. Tras un ciclo vegetativo con óptima maduración de la uva, en los últimos meses se han observado resultados extraordinarios en la evaluación de los depósitos de fermentación, de donde los técnicos del Consejo han recogido las más de 4.500 muestras, las cuales han sido posteriormente catadas por un panel de 150 profesionales.

Balance de la campaña 2019

Pablo Franco, director del Órgano de Control del Consejo Regulador, hacía balance de la campaña de 2019, refiriéndose a la excelente situación sanitaria y vegetativa del viñedo y el estado de los racimos, sueltos, bien aireados y acompañados del moderado vigor de las plantas. En palabras de Franco “el año estuvo marcado por la estabilidad en la evolución del viñedo, no exento de ciertas incidencias muy locales producidas por fenómenos meteorológicos de poca transcendencia a nivel general”.

Respecto a los vinos resultantes, el director del Órgano de Control del Consejo destacaba la calidad de los mismos subrayando la extraordinaria maduración en el tanino: “un tanino redondo y muy sedoso que ha marcado los vinos tintos desde su elaboración, que sorprende muy gratamente por manifestarse ya ahora y especialmente por tener estas sensaciones en vinos de alta carga polifenólica como los de este año, donde los IPTs nos definen una marcada estructura, con colores intensos. Cabe a su vez destacar la consolidación de tonos más claros en el color de los vinos rosados, con una expresión aromática predominante hacia notas más florales. Los vinos blancos son muy expresivos, destacando su gran volumen en boca, en línea con lo visto en los tintos. Se pone también en valor la apuesta por las variedades autóctonas y la gran evolución de la calidad de sus elaboraciones”.

En palabras de Pablo Franco, “no hay duda de que, según el comportamiento del viñedo y a su vez lo descubierto en los vinos, la cosecha 2019 es ‘LA cosecha’. Una añada que refleja la verdadera maestría en el manejo de los tiempos por parte de los viticultores y bodegueros”.

Cabe recordar que la cantidad recolectada en la cosecha de 2019 se situó en torno a 385 millones de kg de uva (de los que 342 fueron de uva tinta y 43 de uva blanca) y 267,27 millones de litros de la cosecha 2019 obtuvieron la certificación como vinos amparados por la DOCa Rioja (22,11 de blanco, 12,50 de rosado y 233,08 de tinto).

Memoria del Consejo 2019

Esta calificación de la cosecha ha sido incluida en la Memoria Anual de 2019 del Consejo Regulador de la DOCa Rioja, informe presentado esta misma mañana a los medios de comunicación y que recoge extensa información sobre la situación de la Denominación y sobre las actividades desarrolladas por el propio organismo en el pasado ejercicio.

La memoria realiza un balance que el presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero, ya adelantaba en febrero como “periodo de transición”, pues los mercados “no nos lo pusieron fácil”. “Este cambio de década es un momento clave para seguir trabajando duro y lo haremos caminando juntos. Estaremos listos para hacer frente a las inflexiones que puedan aparecer en los mercados con el fin de afrontar con éxito los eventuales impactos que pudieran producirse”.

Salamero compartía con los periodistas la reflexión de que nadie contaba en sus previsiones para 2020 con la crisis sanitaria mundial provocada por el coronavirus. En este sentido, “aunque resulta prematuro evaluar su impacto sobre la DOCa Rioja, la coyuntura nos ha obligado a replantearnos el futuro, trabajo que está siendo abordado en el Plan Estratégico 2020-2030 que estamos elaborando en colaboración con KPMG y que tiene como objeto reestablecer el equilibrio oferta y demanda y asentar las bases del futuro de nuestra Denominación donde enoturismo y formación seguirán siendo pilares estratégicos de esta nueva hoja de ruta”.

Comentarios