Líderes en La Rioja Alta

120.407 visitas en Julio. Certificado por OJD.

Estás leyendo: “El COVID-19 es nuevo, es incierto y no hay certeza absoluta de nada”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“El COVID-19 es nuevo, es incierto y no hay certeza absoluta de nada”

Ahora echamos más de menos el café en el bar de al lado de casa y un paseo por nuestras calles próximas que un viaje al extranjero

Desde el Centro de Salud de Haro, epicentro del coronavirus en La Rioja, estamos trabajando desde el primer momento aprendiendo día a día ante los cambios constantes de los protocolos del Ministerio de Sanidad y los protocolos del Servicio Riojano de Salud. Ayer se celebraba el día de la Atención Primaria y quería hacer desde aquí esta reflexión.

Trabajamos a puerta cerrada, como médico de familia, difícil de entender pero justificado para evitar ser fuente de contagio en salas de espera y en consulta. La atención se hace mayoritariamente por teléfono.

“Lecciones vitales de las que tendremos que aprender”

No deja de ser una reflexión sociológica que durante un mes, no sabemos cuánto se prolongará, se presenten nuestras salas de espera tanto de pediatría como de atención primaria vacías, la atención se esté desarrollando por teléfono y las urgencias de atención continuada hayan disminuido aproximadamente un 50 %. Sin saber las consecuencias en el futuro de este cambio.

En el centro de salud todos los profesionales, administrativos, auxiliares, enfermeras, celadores, personal de limpieza y médicos, incluso jubilados, estamos dando nuestro tiempo, nuestro temperamento en la dificultad, nuestra disposición y estamos luchando trabajando continuamente con la incertidumbre, porque COVID-19 es nuevo, es incierto y no hay certeza absoluta de nada. Todos poniendo nuestro granito de arena en esta pandemia.

Lecciones vitales de las que tendremos que aprender, y agradecer a toda la población que se quede en casa por el bien común coartando su libertad.

Ahora echamos más de menos el café en el bar de al lado de casa y un paseo por nuestras calles próximas que un viaje al extranjero. Ahora que nuestras prioridades han cambiado es hora de reflexionar.

Me quedo con la pregunta de mi madre a la que no veo desde hace 40 días cuando le mandé un artículo de Tomás Purresola, “El virus pasará cuando haya inmunidad poblacional”: ¿Y si yo lo cojo sobreviviré con mi enfermedad de base? Ésa es la incertidumbre de la vida en una pandemia.

Patricia Gracia es médica de familia en el Centro de Salud de Haro

Comentarios