La revista ‘Forbes’ se rinde a los encantos de Haro

"Dentro de un espacio pequeño, Haro captura gran parte del encanto general de La Rioja", escribe el periodista Tom Mullen para la prestigiosa publicación
Imágenes de Tom Mullen para la revista 'Forbes'. Plaza San Martín y antiguo Banco de España.

Coincidiendo curiosamente con la celebración en Madrid de la Feria Internacional de Turismo (Fitur), la prestigiosa revista ‘Forbes’ se ha acordado de Haro y de La Rioja, más concretamente su periodista Tom Mullen, que se ha pasado por la ciudad jarrera para destacar en un reportaje sus encantos.

“La región escasamente poblada de Rioja en el norte de España incluye 73 castillos salpicados por tierras que alguna vez estuvieron en disputa entre los reyes de Navarra y los reyes de Castilla”. Así arranca Mullen su reportaje para la revista que tiene como gran protagonista la ciudad de Haro. “Hoy, la región de La Rioja tiene fama de vinos e incluye casi 250 millas cuadradas (640 kilómetros cuadrados) de viñas y más de 600 bodegas”, continúa Mullen.

Una localidad fácil de visitar

El periodista de ‘Forbes’ cuenta que Haro es una localidad fácil para vistiar a pie y que incluye visitas y plazas para pasear, además de “excelente comida y vino que hacen que valga la pena quedarse una o dos noches”. Mullen destaca los castillos que están cerca de la ciudad jarrera: el de Sajazarra, Briones (o lo que queda de él) o Davalillo.

“La vida se acelera en Haro hacia finales de junio, con las fiestas de San Juan, San Felices y San Pedro y la famosa batalla del vino”, detalla Mullen, aunque patina al decir que tiene lugar cada dos años y que “aparentemente lo ha hecho desde el siglo VI”. “Junto a la ermita se arrojan unos 70.000 litros de vino a los participantes que visten de blanco después de caminar unos seis kilómetros hasta los Riscos de Bilibio”, escribe Mullen para ‘Forbes’.

La revista 'Forbes' se rinde a los encantos de Haro 1
Imágenes: Tom Mullen para la revista ‘Forbes’

El periodista recomienda al visitante alojarse en el Hotel Los Agustinos. Cuenta su inicio como refugio para ermitaños religiosos, su conversión a hospital militar y a cárcel. “Hoy, el patio interior de tres pisos enclaustrado ha sido techado, creando un espacio acogedor y magnífico, bien iluminado, donde puedes relajarte en un sofá o pedir comida y vino”, describe Mullen.

El reportaje para ‘Forbes’ ensalza el paseo desde Los Agustinos hasta la plaza de la Paz y la zona de la Herradura, la plaza de San Martín y la parroquia de Santo Tomás.

Vino e historia

Mullen no se olvida de la gastronomía de Haro, de los espárragos blancos, el bacalao, las zapatillas, el pincho moruno, la menestra, las patatas a la riojana, el cordero o el solomillo a la plancha con salsa de vino tinto de Rioja.

El recorrido de ‘Forbes’ por Haro pasa también por el Barrio de la Estación, un lugar donde “cinco bodegas se establecieron hace mas de un siglo para aprovechar la estación de trenes vecina para enviar vino a toda España y el mundo”: CVNE, López de Herdia, Gómez Cruzado, La Rioja Alta, y Bilbaínas, sin olvidar Muga y Bodegas Roda. “El comercio del vino fue lo suficientemente importante para que Haro lo convirtiera en una de las primeras ciudadades de España con luz eléctrica”, destaca Mullen, que añade el papel fundamental del vino para la economía local y de la Estación Enológica, que recibe unas 20.000 muestras de vino cada año para analizar.

“La Rioja es una rica tierra de hospitalidad abierta, vinos fantásticos y a buen precio, pequeños pueblos que sirven excelente comida y gente local que se enorgullece de su herencia. Dentro de un espacio pequeño, Haro captura gran parte del encanto general de La Rioja”, concluye Mullen.

Comentarios