“La fotografía es para mí una válvula de escape”

El jarrero Jaime Estefanía expone en la Fundación Caja Rioja-Bankia de Haro una veintena de fotografías del Carnaval de Venecia hasta el próximo 2 de marzo

Jaime Estefanía relata cómo viajó dos años a tierras italianas para conseguir las fotografías que se exponen durante estos días en el Centro Fundación Caja Rioja-Bankia de Haro con el Carnaval de Venecia como tema.

“La exposición coincidía con la proximidad de los carnavales en nuestra ciudad, y con mi jubilación, y pensamos en montar esta exposición, para que todos los jarreros y visitantes puedan disfrutar a través de estas fotografías de uno de los carnavales más importantes del mundo”, explica.

La exposición se puede visitar hasta el próximo 2 de marzo

Estefanía detalla cuánto le costó conseguir algunas de las fotografías expuestas. “Debido a la gran multitud de gente que acude a Venecia con motivo de sus carnavales te puedes tirar hasta 15 minutos para poder hacer una foto”.

“Salía del hotel a las nueve de la mañana y regresaba a las nueve de la noche. A partir de las seis de la tarde se iba la luz, pero buscaba otros escenarios en la zona donde se concentra el carnaval, para poder seguir realizando más fotografías”, relata Estefanía.

“He vivido el Carnaval de Venecia desde el objetivo de mi cámara”

Viajó dos años al Carnaval de Venecia para poder vivirlo en primera persona y poder conseguir las fotografías que ahora expone en Haro. “Fue un no parar”, describe. “Todo el trabajo está hecho con teleobjetivo, las fotos están hechas como a 20-30 metros, no he tenido posados, he captado las vivencias de las personas que lo disfrutan. Las fotos están hechas con luz natural, ninguna está retocada, ya que no me gusta modificar las instantáneas que hago”, continúa.

Estefanía también lanza sus propias recomendaciones. “Animo a la gente que vaya a disfrutar a Venecia de su carnaval, que saque un rato para hacer cuatro fotos, porque yo lo he vivido desde el objetivo de mi cámara, y es algo espectacular”, afirma Jaime Estefanía.

Pero la muestra del Centro Fundación Caja Rioja-Bankia es sólo una pequeña selección del inmenso trabajo de fotografía realizado en Venecia. “Hay maś de 200 fotos de estos carnavales. Me pilló la transición a la fotografía digital, y tuve que encontrar la forma de procesar todas esas diapositivas, porque no me gusta modificarlas. En esta transformación conté con la ayuda de un gran amigo de Vitoria, Josu Izarra, un genio en el mundo de la fotografía”, declara Jaime.

“Ver como salía la imagen en el revelado era pura magia”

A Estefanía su afición por la fotografía le viene de lejos. “Mi afición por la fotografía comenzó hace muchos años. Empecé en los años 70, cuando teníamos que buscarnos un cuartito en casa y montar unas cubetas para hacer el revelado. Entrábamos a las seis de la tarde en él y salíamos a las dos de la mañana muchos días. Pero ver como salía la imagen en ese revelado, era pura magia”, recuerda Estefanía.

“Hice bastantes cosas en blanco y negro, sobre todo publicidad para firmas de Vitoria en aquel momento. Tuve la suerte de hacer un reportaje sobre los gitanos, y que en Barcelona una sala se interesara por él y estuviera expuesto durante 20 días o un mes, junto con más autores. En esos tiempos poder exponer era un lujo”, continúa.

El paso de la fotografía en blanco y negro al color también tuvo lo suyo. “Al pasar a la fotografía en color poco a poco lo de revelar en casa lo fuimos dejando y buscamos laboratorios en Logroño, como el de Foto Payá que tenía un cuartito muy lúgubre y se ofreció a dejarnos manosear”, recuerda Estefanía.

Era tal la dificultad en aquella época que para poder participar en algún concurso tuvo que recurrir a los laboratorios Kodak en París para revelar algunas fotografías. “Aquello era la leche, pero en toda una vida de capricho he podido utilizar la fotografía como válvula de escape, que te da gratos momentos como el que viví hace muchos años en el Algarve, en un certamen mundial que organizaron para promocionar la zona”, rememora Estefanía.

En aquella ocasión presentó varias instantáneas “por casualidad”. Al no recibir noticias, Estefanía volvió nuevamente de vacaciones con su familia al verano siguiente. Fue a recuperar esas fotos y resultó que había sido uno de los principales ganadores del concurso. “Me llevé una medalla de oro, una de plata y un trofeo de la ciudad Vilamoura. ¡Me dio una alegría que no veas! Esa exposición de fotografías se utilizó para promocionar el Algarve en diferentes muestras de varios países, y me mandaban todos los recortes de prensa”, relata un Estefanía entusiasmado.

“Si puedo colaborar en mi pueblo en alguna cosa, yo encantado, porque disfruto pudiendo aportar mi granito de arena en mi tierra”, destaca Estefanía, que trabaja ahora con su buen amigo Luis Brox en un proyecto audiovisual con algunas de sus fotografías.

La exposición permanecerá en el Centro Fundación Caja Rioja–Bankia de Haro hasta el 2 de marzo abierta de lunes a sábado, excepto festivos, de 18:00 a 21:00 horas.

Jaime Estefanía ante dos de sus fotos favoritas de la exposición que se puede viistar en el Centro Fundación Caja Rioja-Bankia de Haro.