‘Hola, soy Ángela’, la campaña de Haro contra las agresiones sexuales

El Ayuntamiento de Haro pone en marcha esta iniciativa dirigida al sector hostelero y comercial de la ciudad
Foto: Gobierno de La Rioja

El Ayuntamiento de Haro ha puesto en marcha ‘Hola, soy Ángela’, campaña contra las agresiones sexuales dirigida al sector hostelero y comercial de la ciudad.

Desde este martes, los establecimientos comerciales que dispongan del logotipo acreditativo, una pegatina elaborada para tal fin, formarán parte de esta campaña.

‘Hola, soy Ángela’ es la clave para pedir ayuda. Según indica Elisabeht Oñate, técnica en la materia, “si preguntas por Ángela en la barra de un bar o en una tienda, el personal de hostelería y comercio sabrá que debe intervenir acogiendo a la víctima en la zona privada del local o quedarse fuera con ella, llamar a la Policía Local y, si es posible incluso, retener al agresor”.

Campaña dirigida al sector hostelero y al comercio

“Ya se han colocado pegatinas en los bares para dar a conocer la campaña. Preguntar por Ángela se ha convertido en un lema de auxilio para cualquier persona que vive una situación de este tipo”, ha explicado.

El Ayuntamiento de Haro ha querido lanzar ahora esta campaña puesto que “la aglomeración de personas en las calles de nuestra ciudad va a ser constante a lo largo de los próximos días”, como indica también Natalia Sobrón, concejala de Igualdad.

Desde este martes, la técnica en la materia reparte carteles informativos y pegatinas distintivas entre los comercios y bares de Haro. Como asegura Oñate, “en el momento en el que se pregunte por Ángela se inicia un proceso en el que los responsables del establecimiento avisarán al 112”.

A partir de ese momento el personal del establecimiento tendrá que ofrecer acompañamiento o compañía a la víctima junto a la barra, en el interior del establecimiento o incluso en el exterior, preferiblemente junto a la puerta para esperar juntos a la policía.

Oñate también precisa que “salvo que el establecimiento disponga de personal de seguridad específico y suficiente no intentará retener al presunto agresor, fijándose en su descripción o la de sus acompañantes para facilitar así la localización de los mismos por la policía tan pronto como se persone en el establecimiento”.

El Ayuntamiento de Haro espera que este protocolo “tenga que activarse lo menos posible, pero se trata de una primera ayuda que puede evitar situaciones peores”.

Comentarios