Líderes en La Rioja Alta

108.278 visitas en Junio. Certificado por OJD.

Estás leyendo: «En India te das cuenta de que hay cosas materiales que no tienen tanta importancia»

«En India te das cuenta de que hay cosas materiales que no tienen tanta importancia»

El entrenador jarrero David Ochoa, que pasó por los banquillos de Haro o SD Logroñés, entre otros, cuenta su experiencia como técnico en la India Super League y su paso por "un país tan bonito y con una cultura tan especial"
Foto: Kerala Blasters

En la vida de David Ochoa (Haro, 1974) el fútbol es una pasión que forma parte esencial de su particularísima forma de entender la vida, y un elemento que ha acabado introduciendo en los últimos años un giro sustancial. Su paso por la Indian Super League como segundo entrenador junto a Kibu Vicuña le ayudó a entender que hay otras maneras de afrontarla y de vivirla. Porque la vida… y el fútbol en India son otra cosa.

Llegó a la India después de entrenar al Haro, a la Sociedad Deportiva Logroñés… ¿Qué le animó a dar ese paso?

Me llamó Kibu, que estaba en el Mohun Bagan y tenía varias ofertas de la India Super League, pero que seguramente aceptaría la del Kerala Blasters y quería que fuese con él. Firmamos en abril, en plena pandemia y con la incertidumbre de cuándo podríamos realmente ir. Todo se retrasó porque aumentaron exponencialmente los contagios y la liga se pospuso hasta noviembre de 2020. Nosotros llegamos a mitad de octubre, justo un mes antes del comienzo.

Publicidad
Banner Valenciso 2022

Un destino atractivo, pero también desconocido. ¿Qué sintió al llegar allí?

Ilusión y miedo a partes iguales. Ilusión por vivir la experiencia en un país tan diferente al nuestro y miedo por el idioma (a mí me había tocado estudiar francés en el instituto y el inglés que sabía era de canciones). Así que cogí un profesor particular los meses antes de irme. Luego fui haciendo videollamadas con los jugadores para establecer el modelo de juego y las sesiones de preparación individuales para ir conociendo a la plantilla. Fueron meses de mucha incertidumbre, dada la situación. En principio íbamos a vivir en Cochín, la capital de Kerala. Pero finalmente se acordó jugar toda la competición en tres estadios de la provincia de Goa y los once equipos estuvimos en una burbuja de la que solo podíamos salir para entrenar y jugar. Para mí era la oportunidad de vivir el fútbol profesional en una liga y un país muy diferente al mío.

Publicidad

Primer contacto con la realidad. Veinticuatro horas de vuelo y un montón de escalas es de suponer.

Sí, Logroño-Madrid, Madrid-Amsterdam, Amsterdam-Mumbai, Mumbai-Goa y al llegar quince días de cuarentena en la habitación del hotel sin poder salir. Viajé con Vicente, ex jugador de Las Palmas, pero fue muy largo.

"En India te das cuenta de que hay cosas materiales que no tienen tanta importancia" 1

Supongo que hay muchas diferencias entre el futbol asiático y el europeo.

La mayor se da en la toma de decisiones y en los aspectos tácticos. El jugador indio es muy disciplinado, con muchas ganas de aprender y abierto a incorporar mejoras en su juego. Son muy competitivos y respetuosos, y tienen ambición por mejorar. Un ejemplo es que se producían muchísimos penaltis. No entendían que en el área no se puede entrar a robar igual que en el centro del campo.

Nada comparado, seguro, en el día a día, en la forma de actuar y entender las relaciones.

Sin duda. La palabra que más usan entre ellos es ‘bhaee’, que significa hermano en hindi. No tienen sentido de competencia entre ellos. Nuestros cuatro porteros estaban todo el día juntos. Desayunando, comiendo, cenando… Durante todo el día, aun sabiendo que sólo jugaba uno. Su relación personal entre ellos era de hermanos y compañeros. No digo que en España no se dé, pero esto me llamó la atención. Son también gente muy religiosa, hasta el punto de que a veces teníamos que esperar para empezar el entrenamiento porque les tocaba rezar. Y para ellos la familia lo es todo…

«Se me rompieron las botas por la humedad, y a los dos días ya tenía en la puerta de la habitación dos pares»

Y con usted, como técnico extranjero. ¿Cómo fue su relación?

El respeto que profesan hacía que les costase incluso hacer preguntas. Yo estaba acostumbrado a interactuar mucho con mis jugadores, pero allí me tuve que adaptar para conseguir más participación por su parte. Respetan escrupulosamente, además, su distribución en castas y tú, para ellos, estás en otra casta. Un ejemplo: quienes jugaban menos, rara vez venían a quejarse. Como mucho hablaban con el capitán y el capitán venía a comentarnos una situación concreta. Todo por ese respeto a las castas y su humildad. Eso sí. Son gente muy cariñosa y atenta. Se me rompieron las botas por la humedad, les pregunté dónde podría comprar otras por Internet o dónde las compraban ellos, y a los dos días ya tenía en la puerta de la habitación dos pares, unas del entrenador de porteros y otras de un jugador. Imagínese mi sorpresa. Es más. Había noches en las que cenaba en la habitación porque mi cabeza no daba para más al oír todo el día un idioma que estaba aprendiendo, y raro era el día que el camarero, Prasenjit, no me sorprendiera con algún plato o ‘nan’ (diferentes panes que hacen allí para acompañar la comida) de los que sabía que a mí me gustaban.

"En India te das cuenta de que hay cosas materiales que no tienen tanta importancia" 2

Una liga con mucha influencia europea

Queda la duda de cómo fue ese ciclo a nivel deportivo.

No fue una buena temporada. No conseguimos enlazar varios resultados positivos y eso, sumado a que en enero jugábamos cada tres días y las lesiones, sobre todo de extranjeros (allí se permite tener seis extranjeros y un jugador asiático), que son los que marcan diferencias, hizo que no pudiéramos cumplir el objetivo de pelear por los puestos de arriba. En cuanto a la Liga, la Indian Super League, es una competición muy profesional, con grandes estadios, buena estructura y bien organizada. Un detalle era que nos quitaban los teléfonos móviles y todo lo que tuviera Internet al llegar al estadio para evitar apuestas. Es una liga con mucha influencia europea. De hecho, siete de los once entrenadores eran españoles y había mucho ex jugador de Primera y Segunda División de aquí. La pena es que es muy corta, de sólo veinte partidos y muy condicionada por el clima, ya que en la época de monzones es imposible entrenar y jugar.

Se supone que regresa de la India, tras esta apasionante etapa, con todo un bagaje, con miles de experiencias para asimilar desde la distancia.

Más que llevarme, creo que dejo muchas cosas. Al preparar el viaje de vuelta me di cuenta de que el 90% de las cosas que llevé no las llegué a utilizar allí. No podíamos salir a comprar nada porque estábamos siempre en el hotel o entrenando, con lo cual teníamos que pedir todo por Internet. Y dejé muchas cosas a la gente que me atendía en el día a día. Camareros, encargados de habitaciones y mantenimiento con los que sigo manteniendo contacto. No paraban de agradecerme y de bendecirme. Y sobre todo me llevo la humildad de la gente con la que conviví, su sencillez… También la meditación que empecé a hacer por las mañanas, que recuperé y que hoy en día sigo practicando. El soltar muchos apegos a cosas materiales que nos preocupan en el día a día y que te das cuenta de que no tienen tanta importancia. La mayor pena fue haber vivido la experiencia durante la pandemia porque nos privó de visitar un país tan bonito y con una cultura tan especial. Todavía recuerdo los mensajes de algunos jugadores expresando abiertamente que te aman, agradeciéndote tu trabajo, tu cariño y tu cercanía con ellos. Espero poder volver a ese país en otras circunstancias.

Publicidad
Banner Viña Ardanza Fiestas 2022 Portada

Hazte embajador de Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios