‘No hay nada que hacer’, así de frustrado se muestra el actual gerente del Café Suizo, uno de los negocios hosteleros con más historia de Haro. Julio Gallo ya perdió la esperanza hace tiempo y ahora se ve abocado a cerrar el negocio el próximo 14 de febrero. ‘Tenemos que vaciar el local entero; quizás podamos vender alguna cosa. Hay un anticuario de Logroño interesado en las mesas y las sillas’, explica Gallo. Y quizás haya sido esta situación que ya no tiene marcha atrás lo que le ha obligado a hacer pública una carta en la que explica los motivos del cierre del Café Bar Suizo. El manifiesto se puede leer en el propio local y como informa su hijo Sergio Gallo a través de las redes sociales se puede recoger ‘una copia gratuita del escrito tanto en el Suizo como en el Jamonero Antojo del Gallo’.

‘Creemos que tenéis derecho a saber toda la verdad y queremos haceros partícipes de la pelea legal en la que llevamos inmersos desde hace más de 26 meses para evitar el cierre del café que acarrea consigo la pérdida de 9 puestos de trabajo. En el nombre de mi padre y del mío propio os agradeceríamos que compartieráis esta publicación para que hasta el último vecino de Haro conozca toda la verdad’, escribe Sergio Gallo.

El manifiesto dice así:

‘Se cierra el histórico Suizo por la negativa del patronato a renovarnos el alquiler del local’

Sí, me veo obligado a cesar la actividad de atender a los clientes en ‘El Suizo’. Si no cambian de posición los gestores del patronato, el próximo día 14 de febrero se cierra y por ello:

Nueve trabajadores se quedarán sin trabajo. Al menos, cuatro de ellos apenas a dos años para poderse jubilar.

Una familia humilde se queda sin el negocio del que ha estado viviendo hasta ahora. Yo, con 64 años.

Las personas de Haro y las que nos visitan pierden un punto de encuentro emblemático. Incluso, diría que muchas tardes era casi un centro social para personas mayores.

Lo más triste es que todo lo anterior se podría haber evitado, pero los que gestionan los bienes del patronato no han querido. Quiero pensar que no son conscientes ni de lo anterior ni de que el patronato ha perdido y perderá ingresos.

Tengo la sensación de que sólo piensan en hacerme daño, pero también se lo hacen a mis trabajadores y a las familias.

Hago el presente escrito, que entregaré a quien lo desee, para que las personas vinculadas con el Suizo y/o Haro conozcan la verdad. Y porque, como estoy muy agradecido por el apoyo recibido de la inmensa mayoría de vosotros, creo que os merecéis saber la realidad de lo que ha pasado en los últimos años entre el Patronato y el Suizo.

Ésta es la historia

Primera Parte

En el año 2001, Julio coge el negocio mediante traspaso.

Desde entonces, es decir, durante dieciséis años, ha pagado puntualmente el alquiler correspondiente y ha dado trabajo a una media de ocho trabajadores.

Desde entonces, ha disfrutado atendiendo a sus clientes. Hoy, muchos de ellos, más amigos que clientes.

En el año 2010, Julio se solidariza con los propietarios de las viviendas y solicitan la reparación de la fachada. Después de discutir y analizar la obligación o no de si Julio debía pagar el porcentaje correspondiente de esas obras, finalmente acepta porque el patronato le plantea un acuerdo para que el pago se haga en diez años. Creyó, por su buena fe, que eso le permitiría estar hasta el 2020 en el local.

El Patronato, por motivos que desconocemos, tenía ya decidido aplicar la legislación para perjudicar a Julio por encima de cualquier cosa. Creemos que por esta idea pidió ciertos documentos firmados a la comunidad, que los ha utilizado en el juicio de deshaucio.

Quiero informar que la legislación que nos quisieron aplicar ilegalmente, como explicaremos más adelante, está pensada para aquellos inquilinos que pagan una ridiculez por el alquiler y no quieren ni irse ni negociar. No era nuestro caso porque, cuando nos lo propusieron, estuvimos de acuerdo en hablarlo.

Segunda parte

A finales del 2013, el Patronato me comentó informalmente que teníamos que aumentar la renta. Yo contesté que estaba dispuesto a hablar porque lo veía lógico.

El 8 de enero de 2014, sin más comentarios ni propuestas, recibí un escrito en el que me informaban que debía dejar el local libre el 3 de noviembre de 2014. Sorpresa e incomprensión.

Me puse inmediatamente en contacto con personas de la Junta del Patronato y el 20 de enero de 2014 hice lo que me dijeron ellos: envié un escrito pidiendo un encuentro para hablar del asunto. Nunca me contestaron.

Posteriormente, el 10 de julio de 2014, también por indicación del Patronato, envié un escrito con la oferta del nuevo alquiler que había acordado con ellos verbalmente e insistiendo en tener un encuentro para concretarlo. Nunca me contestaron. Está claro que me engañaron. Lo hice sin asesorarme legalmente porque confiaba en la buena fe de las personas del Patronato. Me equivoqué porque no debí confiar en ellos.

El día 25 de de julio de 2014, sin haberme contestado a lo anterior, recibo un escrito donde me dicen que el 3 de noviembre de 2014 debía dejar libre el local: “Hemos llegado a un acuerdo para alquilárselo al hostelero local, el señor Francisco Gómez ‘Bar Liceo’. Comprenderán que me quedé atónito ante la falta de respeto y muy preocupado.

¿Por qué me lo quieren quitar a mí para dárselo a otro sin respetar mi derecho de retracto?

Ante esta situación injusta y de atropello, pido ayuda a un familiar directo mío y las primeras decisiones son:

No transmitir mi preocupación a los trabajadores para que no sufrieran como lo estaba haciendo yo.

Negociar a buenas: para ello, hacemos una oferta de pasar el alquiler del momento (menos de 800 euros) a 2.500 euros y no lo aceptan.

Insisten en que nos tenemos que ir sin más explicaciones. Se niegan a darnos las condiciones en que se lo han adjudicado al señor Gómez a pesar de que es nuestro derecho para igualarlas si queremos.

Podemos imaginar con qué intenciones, no precisamente honestas, se hace público dicho mensaje. Ello supuso perjuicios económicos y sobre todo de salud para mí, para mis trabajadores y para las familias respectivas. Esto es incomprensible para cualquier persona normal. ¿Maldad? ¿Envidia?

Conscientes de que lo que quieren hacer es ilegal y, por tanto, un atropello, decido defenderme y no atender su petición.

Su objetivo es echarme a mí del local incluso antes de que la ley en que se basan entre en vigor. ¿Por qué?

En diciembre de 2014, presentan en el Juzgado de Haro una solicitud de desahucio por expiración del contrato. Nosotros nos defendemos con los argumentos legales que considera mi abogado. En abril de 2015, sorprendentemente, el Juzgado de Haro falla a favor del Patronato.

Y nos da sólo cinco días, desde que conocemos la sorprendente sentencia, para desalojar un negocio. Obviamente, nosotros recurrimos la sentencia y la Audiencia Provincial de La Rioja nos da la razón, básicamente porque, efectivamente, han querido echarnos antes de tener derecho a ello.

Otras irregularidades que cometieron quedan pendientes de resolverse y ya veremos cómo actuaremos en el futuro. Por ejemplo, no respetaron el derecho de retracto con la adjudicación al señor Francisco Gómez, nos han hecho daño económico y moral al hacerse público, siendo ilegal según se demostró todo lo anterior, etc.

Queremos dejar claro que, durante todo este tiempo, hemos intentado, por diversas vías, negociar el importe de un nuevo alquiler y ni siquiera nos han querido recibir.

Como nuestro interlocutor durante todo este tiempo ha sido el señor Javier Pérez, no sabemos si la Junta del Patronato es conocedora de todos los detalles de estos encuentros/desencuentros o no. Tampoco sabemos si son conscientes del grave problema que se va a generar a los trabajadores y sus familias, a mí personalmente y a mi propia familia e incluso al municipio.

Insistimos en que, en repetidas ocasiones, hemos pedido una reunión con la Junta y, siempre por medio del señor Javier Pérez, nos han denegado la posibilidad de reunirnos con ellos.

Tercera parte

En febrero de 2016, el Patronato pide, de nuevo, en el Juzgado de Haro el desahucio contra Julio.

El 8 de abril, el Juzgado de Haro les da la razón básicamente porque no considera que el acuerdo de pagar la reparación de la fachada en diez años implique una prórroga tácita del contrato de alquiler. No estamos de acuerdo, pero cada parte lo interpreta de manera diferente y queríamos ver qué opinan otros.

Por ello, nosotros recurrimos ante la Audiencia Provincial de Logroño y, en esta ocasión, le da la razón al Patronato con los mismos argumentos que el Juzgado de Haro.

Justo antes de las Navidades 2016-17, deben creer que son fechas apropiadas para crear problemas a las personas (¿verdad que aquí se ven las intenciones y formas de actuar de cada uno?) y solicitan el desahucio.

Como consecuencia de esa petición del Patronato, el Juzgado ha emitido un Auto para que dejemos el local libre antes del 23 de febrero de 2017. Lo entregaremos, lamentándolo mucho, el próximo día 20 de febrero.

Ese día, estamos convencidos de que muchas personas estarán tristes por la situación en que nos quedaremos mis trabajadores y yo mismo, y por el atropello que se va a cometer, aunque sea en base a una ley que, dicho sea de paso, entendemos está mal aplicada en este caso porque sí hemos estado dispuestos a pagar un alquiler de mercado. Pero también estamos convencidos de que unas pocas personas se sentirán felices y orgullosas por haberse salido con la suya, a pesar del daño causado. Así es la vida. Como se suele decir, por sus actos les conoceréis.

Insistimos: nosotros hemos intentado llegar a un acuerdo para continuar, pero ha sido imposible porque, como hemos dicho, ni siquiera han querido recibirnos.

Además, nos han negado, incluso mediante el Juzgado, que tengan acuerdo con otra persona para alquilar el local. ¡Veremos si dicen la verdad o mienten! ¡El tiempo pondrá a cada uno en su sitio!

Por tanto, al no haber podido llegar a un acuerdo de renovación del alquiler, está cerca el triste momento en que dejaremos de disfrutar de la confianza y cariño de nuestros clientes y, con vuestro permiso, amigos.

El último día en que estaremos abiertos al público será el lunes día 13 de febrero de este triste año.

El resto de días, hasta el día 20, los utilizaremos para dejar el local libre y correctamente, como debemos hacer y de acuerdo a nuestros principios de honestidad y seriedad.

Gracias por todo lo que nos habéis dado en estos años.

Firmado, Julio Gallo – Bar Suizo

¿Te ha parecido útil esta información?

Total 0 Votos
0

¿Qué es lo que no te ha gustado? ¿Cómo crees que podemos mejorar?

+ = Intruduce el resultado de la operación para evitar mensajes de SPAM

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)