Líderes en La Rioja Alta

120.407 visitas en Julio. Certificado por OJD.

Estás leyendo: “Los héroes salen en las películas, nosotros sólo tratamos de hacer nuestro trabajo lo mejor posible”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“Los héroes salen en las películas, nosotros sólo tratamos de hacer nuestro trabajo lo mejor posible”

El Ayuntamiento de Haro ha propuesto a los agentes Julián Menéndez y Carlos Cubero a la Medalla al Mérito Policial tras salvar la vida a una niña de 18 meses en pleno Estado de Alarma

En tiempos de pandemia hablamos todos los días de héroes, aunque ellos no se consideren así. Los que están en primera línea enfrentándose al virus en los hospitales, cada vez por suerte menos atestados, o los que gracias a su labor sostienen a la sociedad. Hay infinidad de ejemplos, desde camioneros, trabajadores de supermercados, tiendas de alimentación, panaderos… La lista sería extensísima y en ella, por supuesto, están los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Algunos de ellos ya han dado la vida en medio de esta crisis sanitaria, otros han caído enfermos desempeñando su trabajo.

El pasado 7 de abril, dos agentes de Policía Local de Haro atendieron, como no podía ser de otra manera, una llamada de auxilio en la calle Linares Rivas. Julián Menéndez y Carlos Cubero salvaron ese día la vida de un bebé de 18 meses, con síntomas de asfixia. Ellos no se consideran héroes, pero esa niña en un futuro cercano seguro que los ve así. Por ello, el Ayuntamiento de Haro ha propuesto a estos dos agentes a la Medalla al Mérito Policial.

“Sólo pensamos que era una critatura que se merecía seguir adelante”

“No sabemos si nuestra actuación fue determinante o no, la verdad, sólo sé que hicimos lo que buenamente sabemos hacer”, señala Cubero, que asegura que “en ningún momento se nos pasó por la cabeza la posibilidad de contagiarnos ni nada. Sólo pensamos que era una criatura que se merecía seguir adelante e hicimos todo lo que pudimos para lograrlo”.

“En este caso concreto, ambos sentimos una gran alegría y al mismo tiempo el orgullo de llevar el uniforme que vestimos. Gracias a Dios tuvimos la sensación de servir para algo”, indica Menéndez. En definitiva una alegría en medio de una crisis que se está llevando muchas vidas por delante.

Los dos agentes cuentan también cómo son sus sensaciones en estos días de aislamiento, tras la declaración del Estado de Alarma. “En estos días que llevamos de confinamiento, hemos tenido sensaciones de todo tipo. Algunas ni las conocíamos. Pero por lo general han sido muy satisfactorias”, dice Cubero. Su compañero, por otro lado, reconoce que han sentido “momentos de rabia al no poder llegar a todo lo que se nos requería por la falta de personal que estamos sufriendo, momentos de tristza al saber de personas que no habían superado esta pandemia y que en muchos casos eran muy conocidas, también momentos de miedo porque, ante la desinformación que tenemos, acudimos a los avisos sin saber nada y atendemos los servicios con la incertidumbre de si la persona ante la que hemos intervenido está desgraciadamente infectada y nos ha podido infectar, llevando el virus nuestras casas”.

Pero como también confiesa Menéndez, ha habido “momentos de empatía”. “Sobre todo con ancianos que se quedan solos y a los que tenemos que atender hasta que se encuentra una solución definitiva”, explica. Su compañero Cubero se queda sobre todo con la sensación de orgullo que “supone sentirte útil y ver que son los vecinos de Haro, confinados en sus casas, los que nos transmiten ánimos todos los días”.

Y no sólo a las ocho de la tarde con los aplausos sino a cualquier hora del día “cuando pasamos con el vehículo haciendo ronda por las calles”. Menéndez no quiere olvidarse tampoco del apoyo de sus compañeros de la Guardia Civil, “en todo momento, están dispuestos a echarnos una mano”, y de la “enorme seguridad que nos transmite todo el personal sanitario”. “Acuden a la mayor brevedad cuando les llamamos y son unos profesionales como la copa de un pino. Es edificante”, destaca.

Pero ante todo no se consideran héroes. “Los héroes salen en las películas y en los cómics. Nosotros sólo tratamos de hacer nuestro trabajo lo mejor posible”, recalca Menéndez. Su compañero Cubero subraya el tema con esta reflexión: “Hay gente a la que nos gustaría hacer una referencia especial, porque constituyen todo un ejemplo para nosotros. Son los compañeros que han contraído el virus y con los cuales hablamos a diario. Están deseando volver a trabajar para ayudar en esta pandemia. Por difícil que resulte de entender, para ellos es muy difícil estar en casa confinados sabiendo lo que está pasando en la ciudad, sin poder acudir a su trabajo y echar una mano”. “Demuestran su vocación por el servicio público, y les enviamos todo nuestro apoyo”, finaliza Menéndez. Un motivo más para salir cada día a la ventana a aplaudir a todos estos profesionales.

Comentarios