Líderes en La Rioja Alta

92.480 visitas en Mayo. Certificado por OJD.

Estás leyendo: «Hoy tengo la suerte de cumplir un sueño»

«Hoy tengo la suerte de cumplir un sueño»

El Museo del Torreón acoge la muestra retrospectiva del pintor jarrero Andrés Gil Imaz sobre la transformación del barrio de El Mazo
El jarrero Andrés Gil Imaz posa junto a una de sus obras favoritas de la exposición.

La directora general de Cultura, Ana Zabalegui, ha inaugurado esta mañana la exposición ‘El Mazo (Haro), 1983-2021: visiones de la transformación del paisaje’, una retrospectiva del pintor jarrero Andrés Gil Imaz que se expone en el Museo del Torreón de Haro hasta el próximo día 11 de septiembre. La muestra acoge un recorrido paisajístico por ese emplazamiento emblemático de la ciudad, a través del que narra el paso del tiempo y su influencia en el paisaje, siempre desde la reconocible técnica impresionista del autor.

Zabalegui ha inaugurado la exposición en compañía del propio autor y del concejal de Cultura del Ayuntamiento de Haro, Leopoldo García, entre otros asistentes. En ella, ha puesto en valor la repercusión de un artista que ‘vuelve’ a casa para traer décadas de su obra y deseado que “todos los jarreros y las jarreras acudan a visitarla para sentirse vinculados a imágenes que les van a ser muy familiares, y también al propio público general”. García ha destacado también la continuidad expositiva del Museo El Torreón, que mantiene una actividad constante y con gran acogida siempre entre el público.

Hasta el 11 de septiembre en El Torreón

Por su parte, Gil Imaz ha recordado que «hace unas semanas estuve por aquí con motivo del Geolodía, una excursión geológica que celebramos por el entorno de Castilseco y Cellorigo y en la que participaron 150 personas, y hoy tengo la suerte de cumplir un sueño como es poder exhibir en Haro esta exposición sobre la transformación de El Mazo, el lugar donde nací hace muchos años».

Publicidad
Banner Castro Mecánica
"Hoy tengo la suerte de cumplir un sueño" 1
Ana Zabalegui, Andrés Gil Imaz y Leopoldo García.

«Empecé a pintar con 17-18 años gracias a mi hermana, que era grabadora y fue directora del Museo Pablo Gargallo de Zaragoza. La intención de la exposición es mostrar la transformación del entorno de El Mazo a través de la comparación de fotografías. No es mi intención establecer comparaciones entre el antes y el ahora porque soy el primero en reconocer que la transformación, aunque haya menos campos, es positiva», ha explicado el pintor jarrero.

Volviendo a la exposición, esta aborda la cuestión de la transformación del paisaje a lo largo del tiempo, a causa de la evolución geológica, y de forma más habitual y visible por la acción directa del hombre, y de forma natural consigue incluso una vista documental. De esta forma, ofrece imágenes como ‘La Granja de Aduna desde la ventana (n.o 1 del catálogo)’, de 1983, donde lo que fue un campo de cereal se ha convertido en un sembrado de edificios; o ‘Campos del Mazo (n.o 9)’, de 1995, en el que la extensa llanura ha pasado a ser una urbanizada rotonda con aceras enlosadas, produciéndose un panorama más constreñido y la consiguiente variación cromática.

Publicidad
"Hoy tengo la suerte de cumplir un sueño" 2

‘El Mazo (Haro), 1983-2021: visiones de la transformación del paisaje’

La obra también destaca y sorprende por el color de las pinturas, utilizado para dar mayor o menor profundidad, a la par que las líneas geométricas de la separación de las parcelas consiguen construir unas perspectivas imaginarias, una distinta realidad física geográfica. Los cuadros ‘Hilera de chopos y campos (n.o 11)’, ‘Huertas junto al Mazo (n.o 14)’, ambos de 1999, y ‘Atardecer en la Urbanización “Los Viñedos” (n.o 15)’, de 2000, aclaran bastante la idea de mayor distancia por el trazado vertical de las líneas en la pintura, a diferencia de la horizontalidad de las fotografías que acompañan.

No se trata de ‘retratar’ el paisaje, se trata de sentirlo y de ahí que el gusto por una u otra forma pueda hacer variar la percepción del espectador. La fotografía, en ese caso, tampoco concede la seguridad de la verdad absoluta de lo que se está viendo. Las distancias van a variar según la predilección del pintor por el enfoque de los accidentes geográficos representados. Esto se puede apreciar en el cuadro titulado ‘El Cerro San Pelayo desde el Mazo (n.o 2)’, de 1988. La misma impresión hay con ‘Retamas en el Camino de Cuzcurritilla (n.o 4)’, de 1991, donde se observa una mayor valoración del montículo del fondo con respecto al camino y ribazo del primer plano. También en ‘Camino y acequia (n.o 5)’, de 1993, o en ‘El Cerro San Pelayo’ desde el ‘Camino de la Esclavitud (n.o 21)’, de 2020, en los que se ha potenciado la silueta del monte, resultando más próxima que en su fotografía.

En general, la técnica impresionista de Gil Imaz, por la utilización de una pincelada más gruesa, parece acercar el objeto o, al menos, hace de este algo más maérico, más palpable, más próximo, en tanto que la mancha de color difuminada lo aleja. Con el juego de estos recursos, ya tenemos un zoom con el que variar aquello que, en principio, parecía inamovible.

Publicidad
Banner Viña Ardanza Fiestas 2022 Portada

Hazte embajador de Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios