Líderes en La Rioja Alta

222.882 visitas en Agosto. Certificado por OJD.

Estás leyendo: BUZÓN CIUDADANO: Fiarte del GPS y terminar ‘encallado’ en pleno centro histórico de Haro

BUZÓN CIUDADANO: Fiarte del GPS y terminar ‘encallado’ en pleno centro histórico de Haro

Un vecino de Haro cuenta los problemas que tienen que afrontar algunos turistas que se fían de sus navegadores GPS para acceder al centro histórico y acaban atascados en calles sin salida
Foto: Miguel Loitxate

Calculo que en temporada alta, léase de junio a octubre, entre 10 y 20 coches al día son erróneamente guiados por sus navegadores GPS (especialmente por Google Maps) y conducen a la deriva por la calle San Felices y la calle Atalaya, dos calles estrechas sin salida que bordean y delimitan el centro histórico de Haro.

Ojo, no hablo de la zona que todos conocemos como La Atalaya (arriba de la iglesia de Santo Tomás, con sus casas, mirador, etcétera), sino de la calle Atalaya, esa calle que nace a mano izquierda a medio camino de la calle San Felices, en pleno centro de Haro, y que desemboca en unas pronunciadas escaleras (‘mega chachis’ para hacer botellón los fines de semana y dejar todo hecho un asco) que bajan al campo de fútbol de El Ferial.

Calles sin salida, maniobras sin fin

Son gente de fuera, y en un muy alto porcentaje, turistas que vienen por primera vez a Haro, los que caen en la trampa de los navegadores GPS y especialmente de Google Maps, que tiene un error muy gordo en su base cartográfica (yo ya lo he reportado, pero de poco sirve que yo solo lo haga) y dirige a la gente que busca algún apartamento o localización en el centro de la localidad jarrera, por alguna de estas dos calles sin salida.

Publicidad
Banner Zamalloa

Para muestra un botón: intenta llegar a los apartamentos La Herradura (es un ejemplo, podría poner cualquier otro: aptos. Beethoven, Casa Esme, etcétera), y pongamos que venimos desde Vitoria. Haz click en este enlace para ver por dónde te lleva Google Maps.

Haz zoom en la zona de Haro. Agradable recorrido por las amplias avenidas del casco histórico de Haro, ¿verdad? A veces te manda por la calle San Felices, otra veces por la calle Atalaya… depende del día que tenga Google Maps.

Publicidad
BUZÓN CIUDADANO: Fiarte del GPS y terminar 'encallado' en pleno centro histórico de Haro 1
Foto: Miguel Loitxate

Imagínate y ponte en la piel de ese turista o persona -de Andalucía, Holanda, Madrid, Italia…- que no conoce Haro, que viene con ganas de disfrutar de unos días de vacaciones aquí, y nada más llegar termina ‘atascado’ con su vehículo en estas tortuosas calles en las que maniobrar es un arte. Nervios, angustias, maniobras inverosímiles, rozaduras, lloros, cabreos… Vecinos tranquilizando y dando indicaciones para salir… Escenas que no se ven ni en una película de Almodovar.

Anteayer, un Mercedes nuevo dio con la pared y rompió un espejo retrovisor eléctrico que costará 1.000 euros como mínimo. Vaya gracia empezar el día así, ¿no?
Hoy, una ambulancia que afortunadamente no tenia prisa y no llevaba a nadie, las ha pasado canutas para maniobrar y ha conseguido salir gracias a los amables y pacientes indicaciones de los vecinos de la zona. ¿Y si hubiera sido una emergencia? ¿Tiene que pasar algo «gordo» para que se haga algo?

Que sí, que hay una señal de ‘calle sin salida’ al inicio de la calle San Felices, en la parte derecha, en la esquina del Palacio de las Sevillanas. Tan cierto como que la gente que viene guiada por un navegador GPS, gira a la izquierda para meterse en la calle San Felices y NO repara en esa señal. Más adelante, en la división entre la calle San Felices y la calle Atalaya, ya no hay ninguna señal de aviso. Una vez entras, que cada palo aguante su vela…

BUZÓN CIUDADANO: Fiarte del GPS y terminar 'encallado' en pleno centro histórico de Haro 2
Imagen: Miguel Loitxate

El Ayuntamiento y la Oficina de Turismo son conscientes de este problema desde hace mucho tiempo, porque se ha reportado en más de una ocasión, pero al parecer, poco importa la opinión de los vecinos y menos importa aún la primera y nefasta impresión que se llevan los turistas y foráneos cuando llegan ilusionados a ¿la capital del vino de Rioja?

A mí, como vecino de esta calle, sinceramente no me molesta ni me genera excesiva ansiedad, y seguiremos intentando ayudar a los pobres y descarriados conductores a salir del atolladero, pero sin ser experto en señalización urbana y normas de tráfico, creo que se podía hacer alguna mínima intervención, o al menos valorar qué está pasando, para evitar este tipo de situaciones indeseadas y mejorar así un poco la imagen de la entrada de Haro, que dicho sea de paso, no vendría nada mal. Gracias por leer y aguantar este ‘chaparrón’, tenía necesidad de soltarlo más allá del vecindario.

Miguel Loitxate

Publicidad
Banner Fiestas Cuzcurrita 2022

Hazte embajador de Haro Digital

Ayúdanos a hacer que este proyecto, el proyecto de todos, siga adelante. Con tu aportación es posible.

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios