Pirri celebra el segundo gol del Haro en El Rozo | Foto: Antonio Corral

Punto y aparte para el Haro Deportivo. Para enterrar los reveses que se apostan acurrucados en el recodo del camino, nada mejor que un resultado de peso para fijar las coordenadas del nuevo destino. De la derrota ante el Berceo, origen último de la perplejidad que se respiraba entre la hinchada blanquinegra al día siguiente, nadie se acuerda.

Entre los seguidores del Haro se comenta, sin llegar a completarse siquiera el plazo de la semana, la trabajada y meritoria victoria arañada en el campo de un equipo aguerrido, el Rapid de Murillo, empeñado en apurar sus opciones en un partido de ida y vuelta.

El Haro encarriló pronto el encuentro

Tal vez por ello, y porque la victoria se buscaba como bálsamo para los blanquinegros, los puntos sumados ante el Rapid de Murillo saben a mucho más que a tres. Saben a gloria. Y llevan premio añadido, aunque con carácter provisional.

El conjunto de El Mazo vuelve a ser, de forma provisional, líder de la Tercera riojana. Y podría seguir siéndolo si el Náxara patina en La Isla, el feudo del equipo que le arrebató esa condición el domingo pasado.

Paradojas del calendario. El Berceo podría devolverle al Haro lo que con tanto acierto le quitó de las manos hace siete días. De mantenerse el pulso entre blanquiazules y blanquinegros, podría convertirse en una constante a lo largo de la temporada porque los rivales que deja el Haro los recibe el Náxara que dirige el jarrero Roberto Ochoa.

Los blanquinegros celebran uno de los dos goles anotados en Murillo | Foto: Antonio Corral

Tranquilidad, en fin, después del deber cumplido. Que los najerinos asuman la enorme presión de defender su primera plaza es consecuencia de la exquisita imagen mostrada, de nuevo, por el bloque de Aitor Calle que se despachó, como en otros tantos encuentros, con un gol a las primeras de cambio y un golpe de efecto ejecutado un cuarto de hora después.

Óscar se encargó de adelantar a los visitantes en El Rozo a los 10 minutos, ejecutando de forma inapelable la pena máxima con la que el colegiado había castigado una clara mano de Toni Escobedo dentro del área, en plena avalancha del Haro. Y Rodrigo se coló la bola en propia puerta al tratar de detener el remate de Pirri a la salida de un córner, interpretó el colegiado cuando apenas se había cumplido la primera media hora de juego.

Que la escuadra blanquinegra se encontrase en un escenario tan favorable y propicio para sus intereses no resultaba nada extraño, a pesar de asistirse a una fase en la que el Rapid confirmaba todas las expectativas avanzadas por Calle en la previa del cruce. Atacaba con rapidez, en profundidad, y movía la bola con criterio. Pero antes incluso del penalti ya se había desperezado al comprobar que su rival salía en tromba y pudo haberse adelantado por mediación de Óscar y Pirri, curiosamente los dos grandes protagonistas de los tantos que llegarían después.

Más sorprendente aún que no fuese en jugadas a balón parado, como acabaron haciendo para materializar los dos tantos del choque. Las primeras ocasiones se anotaron en el acta de la sesión como consecuencia de dos escaramuzas bien diseñadas por el Haro que se topaba, no obstante, con un serio inconveniente en la zona de elaboración.

Sobre el círculo central, en la cocina, se avistaba un espacio embarrado de grandes dimensiones, y cada vez que el cuero se encaprichaba por cruzarla, se retenía haciendo imprevisible los movimientos y las soluciones para su circulación, obligando a buscar en muchos casos recursos a la carrera.

Gran papel de los dos porteros

Se asistió, a pesar de los condicionantes, a un periodo de máxima intensidad, con cruce de golpes que permitieron a los dos equipos plantarse con relativa frecuencia y hasta con cierto peligro en el área contraria. Pero ahí es donde comenzaron a emerger, más si cabe que en esos treinta primeros minutos, las figuras de Rodrigo y Fermín Sobrón bajo los palos de una y otra meta.

Los dos cancerberos pusieron coto al desarrollo de un cuarto de hora de extrema igualdad en el que pudo pasar de todo, desde recortar distancias los locales, hasta ampliar las suyas los visitantes, sin que al final pasase absolutamente nada. Eso sí. El once de Murillo, que ya había avisado de su interés por acercarse al marco blanquinegro desde el inicio, lo dejó más claro aún y al Haro no le quedó más remedio que terciar en defensa para cubrirse la espalda.

El portero Rodrigo Gómez ataja un balón ante varios jugadores del Haro | Foto: Antonio Corral

Lo sufrido ante el Berceo, servía de antídoto para mayores sorpresas. Quedaba claro, en fin, que los jugadores de Calle habían aprendido tan dura lección y parecían tenerla grabada en la memoria.

Si buena pareció la primera mitad, igual o mejor acabó resultando la segunda para la grada, especialmente motivada por la actitud y juego de los suyos. Aunque la ocasión más clara madrugó de la mano de los jarreros que, al cuarto de hora, acariciaron el tercer tanto con un disparo de Joseba que repelió Rodrigo y un segundo intento de Iván, que aprovechó el rechace para forzar la impecable respuesta del meta amarillo, deteniendo la bola sobre la misma cal.

La respuesta del Rapid llegó de la mano de Canario que disparó a la carrera y se topó con Fermín Sobrón que alentó, con la parada a los suyos, lanzados hacia la portería contraria, ampliando el listado de sus ocasiones con un tiro de Óscar Liébana y un lanzamiento de Unai, antes de cruzarse nuevos golpes que no se tradujeron en nada concreto. Nuevo triunfo y liderato provisional.

Ficha del partido

Rapid de Murillo: Rodrigo (Álvaro Martínez, m. 85); David López, Víctor, Eduardo (Javier Santos, m. 80), Toni Escobedo; Emilio, Santolaya (David Montes, m. 62), Varea, Enrique; Holzheier y Miguel Ángel.

Haro Deportivo: Fermín Sobrón; Ibáñez, Pirri, Martín Gómez (Roberto Levas, m. 74), Óscar Loza; Joseba García (Achi, m. 89), Josua, Luis Martínez-Lacuesta, Óscar Liébana; Iván Arana (Unai Arguiarro, m. 61) y Mikel Bueno.

Goles: 0-1. M. 10: Óscar Liébana. 0-2. M. 28: Rodrigo, en propia puerta.

Árbitro: Eduardo Herrero. Amonestó, por parte del equipo local, a Enrique, Miguel Ángel, Víctor, Santolaya y Christian. Y por parte del cuadro jarrero a Pirri, Martín Gómez e Iván Arana.

Incidencias: Alrededor de 250 espectadores presenciaron el duelo en el municipal de El Rozo.

Galería de imágenes | Rapid de Murillo 0 Haro Deportivo 2 | Fotos: Antonio Corral

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.