Una cosa es no festejar la muerte de Rita Barberá (como no se me ocurriría hacer con la de ningún otro ser humano) y otra muy diferente es dedicarle una oda a esta señora.

Cuando nos llega la hora de ajustar cuentas con la muerte, los que nos quedamos aquí tenemos la fea costumbre de ensalzar las virtudes del fallecido, aunque en vida fuera el mayor hijo de puta sobre la faz de la tierra. Fieles a nuestro guión vital, apenas han pasado unas horas desde el fallecimiento de la señora Barberá y todo son palabras bonitas sobre Rita y sobre lo mal que se lo han hecho pasar durante los últimos meses.

Por mucho que nos pese, a la señora Barberá la ha matado su corazón, su falta de ejercicio, su estilo de vida o sus problemas genéticos. Tener que escuchar (una y otra vez) como los medios de comunicación (preferiblemente de izquierdas) eran los culpables de su fallecimiento y que el acoso sufrido durante los últimos meses había acabado con su salud ha colmado mi paciencia, y por lo que veo la de muchos más.

Rita va a convertirse en la mártir del PP, nunca se sabrá si era culpable o no y los mismos dirigentes que hace una semana le negaban el saludo, harán cola para acudir a su funeral y hablar bien de ella

El ‘españolito’ medio está cansado de que le tomen el pelo y que ahora nos intenten dibujar a una Rita Barberá acosada por todos, no cuela. Rita Barberá fue una señora que manejó Valencia durante un cuarto de siglo y que,  milagrosamente, quedaba impoluta cuando el fango de la corrupción iba ensuciando a todos cuantos la rodeaban. No es justificable alegrarse por la muerte de un congénere, pero utilizar ese fallecimiento para fines políticos me parece igual de despreciable.

Y precisamente eso es lo que está haciendo el Partido Popular y, una vez más, no duda en poner el foco sobre todos los demás, siempre alejándolo de sí mismo. Rita va a convertirse en la mártir del PP, nunca se sabrá si era culpable o no y los mismos dirigentes que hace una semana le negaban el saludo, harán cola para acudir a su funeral y hablar bien de ella. Con el cadáver aún caliente, esta mañana una lideresa del PP decía que ‘ahora, no tendrán oportunidad de pedirle perdón a Rita por esta persecución a la que la han sometido’.

Rita ya no será la exalcaldesa que hace dos días todos repudiaban y que declaraba en el Supremo por el caso ‘Taula’… Ahora será inmortal, será la política a la que acusaron y nunca pudieron juzgar. 

¿Te ha parecido útil esta información?

Total 0 Votos
0

¿Qué es lo que no te ha gustado? ¿Cómo crees que podemos mejorar?

+ = Intruduce el resultado de la operación para evitar mensajes de SPAM

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)