Imagen de la retención por culpa de la nieve en la AP-68 | Twitter Emilio del Río @emilio_delrio

El colapso por la nieve en la AP-68 del pasado sábado dejó historias como la de Almudena y su familia. Vecina de Baños de Río Tobía, se trasladaba desde Bilbao con su marido y sus dos hijos de 3 y 5 años cuando a la altura de San Felices el mundo se detuvo para ellos a las 19:30 horas.

Eso sí, antes de acceder a la autopista en Euskadi, Almudena se puso en contacto con la DGT y le comunicaron que no había problemas y que podían dirigirse hasta La Rioja a través de la AP-68. Un poco después, el nevadón en Altube se convirtió en el aviso de lo que iba a suceder cerca de Haro. Tapón monumental por culpa de la nieve y por el cruce de un camión en medio de la calzada. Fueron momentos de angustia, pero reconoce que ella y su marido lo pasaron peor que sus hijos. “Para ellos fue una especie de aventura. Tenían sed, tenían hambre, pero no lloraron en ningún momento, y encima al final se montaron en un camión de bomberos”, explica Almudena, que se encontró con el caos sin comerlo ni beberlo: “Era un trayecto de poco más de una hora. Llevábamos agua, el depósito lleno, pero ni cadenas ni comida. Supongo que fue un cúmulo de cosas. Igual no nos tendríamos que haber puesto en camino, pero en un trayecto tan corto no pensábamos que podría suceder algo así”.

Multitud de llamadas de auxilio

Su coche se detuvo a unos 100-200 metros del lugar donde se encontraba el camión cruzado. “Estábamos en un tramo de dos carriles anchos, y primero nos quedamos parados en un solo carril, pero la impaciencia hizo que muchos intentaran adelantar por el otro carril y todo se complicó un poco más”, indica Almudena.

Durante esas casi seis horas atrapados, Almudena no paró de llamar y tocar todo los palos posibles: Ertzaintza, 112, autopista, Guardia Civil… “Intentamos por todos los medios que se desbloqueara la situación. Pedimos incluso palas, y desde la autopista me dijeron que iban a enviar una ‘pick-up’ y una máquina quitanieves”, relata Almudena. “A las 11 de la noche cuando dejó un poco de nevar, vimos un poco de esperanza, pero después vimos que no había movimiento de ningún tipo y pasé ratos de mucha angustia”.

Compañía y un roscón de reyes

Almudena y su familia no estuvieron solos durante esos momentos. Tuvieron el apoyo de una ‘vecina’ de caravana, una chica que viajaba sola y que se estaba quedando sin gasolina. “Otro conductor nos dio un brick de leche y esta chica que estuvo con nosotros un roscón de reyes. Se vino a nuestro coche y hasta nos hicimos una foto con los niños”, cuenta Almudena. Fueron momentos en los que, al menos, la compañía y la solidaridad de ‘vecinos’ de colapso amortiguaron un poco esos momentos de angustia. “Lo malo fue que los niños iban mal abrigados, con mal calzado para la nieve y no pudimos tirarnos unas bolas afuera”, bromea.

Pasaron las horas y continuaron las llamadas telefónicas, hasta que en una de ellas le pasaron directamente con el concejal Leopoldo García que le anunció que Guardia Civil, Policía Local y bomberos habían preparado un dispositivo para intentar evacuar a personas en coordinación con SOS Rioja. Primeramente personas con problemas de salud y familias con niños, como la de Almudena. Ellos tuvieron suerte, otros no tanto, ya que tuvieron que pasar la noche en sus vehículos. “Mi marido decidió quedarse para que el coche no entorpeciese el desatasco y consiguió salir a eso de las 5 de la mañana”.

Reclamación a la empresa concesionaria de la autopista

Ahora en frío, Almudena cree que una de las claves fue el trabajo de los voluntarios y de los servicios de emergencia que actuaron en la operación de evacuación pero también piensa que si hubo falta de coordinación fue porque “los avisos se dieron tarde”. Sobre la 1:30 horas, Almudena y sus dos hijos fueron evacuados en un vehículo de bomberos, toda una experiencia para los más pequeños. “Como para ellos era como una aventura, yo también tenía que transmitirles calma y eso intenté”, reconoce Almudena. Ya en Haro, fueron llevados por el concejal a uno de los hoteles de la ciudad. “Fueron muy amables con nosotros”, agradece.

Almudena ya ha reclamado a la empresa concesionaria de la autopista los gastos derivados de la situación ocurrida el sábado. “Me han pedido disculpas. Cuando estábamos atrapados me dijeron que estaban haciendo todo lo que podían, pero poco más. Teníamos la sensación de que nada se movía”. Preguntada por si va a denunciar daños morales, Almudena no lo tiene claro. “Esa situación me da más pereza, pero sí que tengo la sensación de que no se gestionó bien. Para cuando se dio el aviso ya era demasiado tarde”.

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.