Domingo Garrido, Premio Carlos Aguirre de las Jornadas Micológicas Jarreras

La exposición de casi 180 especies clasificadas cerró este domingo las Jornadas Micológicas Jarreras promovidas una vez más por la Asociación Deportiva Toloño

La plaza de la Paz acogió la exposición de las 178 especies clasificadas que cerró la nueva edición de las Jornadas Micológicas Jarreras, organizadas un año más por la Asociación Deportiva Toloño, que hace un balance positivo de las jornadas con gran afluencia de público en la jornada de este domingo. “La micología llama mucho la atención y con buen tiempo la gente se anima a acudir a estos eventos”, destacaba José María Martínez, presidente de la asociación.

Eso sí, ha sido una campaña “desfavorable” para los honos y la setas porque fundamentalmente las condiciones climáticas que han acompañado su desarrollo vegetativo no han sido acordes.

Casi 180 especies recogidas

“Las lluvias no fueron demasiado abundantes” en la zona y el frío llegó de repente, frenando la floración. Estos son algunos de los motivos por los que “no ha sido nada fácil la recolección de especies habituales en años anteriores”. De hecho, en otras zonas, como indicaba Juan Vozmediano, la temporada ha sido una “maravilla” porque ha estado muy “localizada”.

De esta manera, optaron por desplazarse a comunidades vecinas, fundamentalmente Euskadi, adentrándose además en otras provincias de Castilla y León, en zonas como Burgos o Soria.

Sólo la implicación de numerosos socios y simpatizantes en esa labor de rastreo permitió compensar esas limitaciones, y hacer acopio de un “gran número” de ejemplares diferentes, que terminaron siendo clasificados a continuación por Carlos Hermosilla, Luis Abadía y Juan Vozmediano, dando “continuidad” a una convocatoria que se prolonga por espacio de una semana, incluye encuentros divulgativos y de formación, y suscita gran interés entre los aficionados de la comarca.

La estampa que ofrecía la exposición de este domingo en la plaza de la Paz viene a reafirmar, por lo demás, muchas de las conclusiones que se extraen ejercicio tras ejercicio. A la organización le sigue sorprendiendo, por ejemplo, la aparición de nuevas especies que no aparecían en la clasificación que detalla todas las recogidas a lo largo de veintisiete ediciones. En la presente se ha abierto ficha, en concreto, a veintiséis a pesar de contar hasta la fecha con 1.026 en los archivos de la agrupación.

Entre las incorporadas a los mostradores vuelven a aparecer, desde la temida Amanita Phalloides, hasta otras setas especialmente tóxicas y hasta mortales como el Paxillus Involutus, la Entoloma Sinuatum, la clytocybe Ribulosa, la Galerina Badipes y “otras especies tóxicas que en ocasiones dan más de un disgusto a recolectores atrevidos”, indican desde la AD Toloño.

Pero también algunas que se consideran, en clave gastronómica, “excelentes”, como el Chraterellus Cornucopioides o el Lutescens, el Boletus Edulis, el Lactarius Deliciosus, el Marasmus Oreades o la Russula Cianoxantha.

De hecho, la mayor parte de los ejemplares mostrados este domingo son, en mayor o menor medida, comestible, “aunque desde el punto de vista culinario no tengan valor, bien por su tamaño, textura, sabor, olor u otras razones”, concluye el informe que resume el balance de las jornadas.

La jornada de este domingo, día estrella de las jornadas, contó con una degustación gratuita de setas y vino entre el público, gracias a la colaboración del Restaurante Beethoven que, como es habitual, volvió a apadrinar el Premio Carlos Aguirre Hernando a la seta o conjunto de setas “más singular” de cuantas se recogieron a lo largo del fin de semana. En total, una treintena de participantes lucharon por el premio final.

En esta edición, el ganador fue Domingo Garrido, socio de la AD Toloño que presentó a concurso un sorprendente ejemplar de Merulius Tremellosus, recogida en Álava, “una variedad no comestible y no muy común” que los miembros del jurado consideraron la más llamativa del encuentro de este año. “Había atrapado varias plantas para su propio sustrato y estaba desarrollándose sobre madera que estaba amontonada”, explicaba Vozmediano.

Comentarios