El Torreón muestra ‘La vida en la pintura’, de Enrique Paternina

Esta exposición conmemorativa en el centenario de la muerte del artista, nos acerca su pasión por plasmar los motivos, personas y paisajes que le rodeaban, así como su absoluta dedicación a trabajar sobre el lienzo
Imagen: Gobierno de La Rioja

La consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González Menorca, inauguró este viernes la exposición La vida en pintura, del pintor y artista riojano, Enrique Paternina García-Cid, que acoge el Museo del Torreón de Haro.

Esta exposición conmemorativa en el centenario de la muerte del artista, nos acerca su pasión por plasmar los motivos, personas y paisajes que le rodeaban, así como su absoluta dedicación a trabajar sobre el lienzo.

La muestra, organizada por el Gobierno de La Rioja con la colaboración de la Fundación Privada Hogar Madre de Dios, se podrá disfrutar del 29 septiembre al 5 de noviembre. El horario del museo, cuya entrada es gratuita, es de martes a sábado de 11:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas, y los domingos y festivos de 11:00 a 14:00 horas.

La vida en la pintura de Enrique Paternina

El pintor y artista riojano Enrique Paternina García-Cid (Haro, 1866-1917) gozó de fama y prestigio nacional, regional y personal durante el final del siglo XIX y principios del XX. Supo compaginar perfectamente su condición de aristócrata y caballero, perteneciente a la burguesía vitivinícola, con su pasión por el dibujo y las artes plásticas.

Paternina trabajó sobre todo el lienzo y la tabla junto con un cuidado y detallado dibujo. La importancia de la luz y del color tanto en el pequeño como en el gran formato y el acercamiento e investigación de los principios de la fotografía, dotaron de un aura de cinematografía y un claroscuro romántico a la gran mayoría de sus cuadros.

Te puede interesar: La muestra ‘Enrique Paternina, la vida en la pintura’ se inaugura este viernes en el Torreón

Su trabajo parece ir adaptándose a los estilos predominantes en cada época, sin abandonar nunca el realismo. Los motivos de sus lienzos abarcan los retratos, las escenas sociales, el costumbrismo y el paisaje. Será el contacto con las vanguardias (Impresionismo) y la influencia de algunos autores como Zuloaga, Sorolla, Gonzalo Bilbao y Ámarica, los que confieran todos los matices a su pintura.

Su obra La visita de la madre, posiblemente el trabajo más importante de su trayectoria, ganó tres menciones en diferentes concursos en Madrid, Bilbao y Barcelona y posteriormente fue acogida por la colección del Museo del Prado.