Líderes en La Rioja Alta

120.407 visitas en Julio. Certificado por OJD.

Estás leyendo: La cápsula del tiempo que prepara una bodega riojana: un regalo para generaciones futuras
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La cápsula del tiempo que prepara una bodega riojana: un regalo para generaciones futuras

La bodega familiar Murillo Viteri enterrará una cápsula en un calado con los mensajes del confinamiento que envíe la gente a través de una web habilitada para tal fin

La idea surgió de estos días de confinamiento por la pandemia del coronavirus. Iñaki, miembro de la quinta generación de bodegueros de la familia Murillo Viteri, y su equipo se plantearon de qué manera podían contribuir para que este momento vivido no se perdiera y mucho menos las enseñanzas que este periodo nos otorgará de aquí en adelante. Él mismo reconoce ser “un romántico visionario”. Por eso se imaginó una cápsula del tiempo, y que en ella guardaría un gran tesoro. Mensajes de la gente contándole a las siguientes generaciones cómo vivieron y sintieron estos momentos, que nos están tocando a todos de una forma o de otra.

En el proyecto han contado con la ayuda del actor Félix Arkarazo. Su voz y su presencia son una “referencia magnífica” de lo que se pretende transmitir. “Ideamos una historia sencilla, directa, fácil de comprender y lanzamos el mensaje a través de las redes. Buscamos que la gente participara de forma anónima o con identidad. Elegimos un acceso fácil porque no todo el mundo está puesto en esto de las nuevas tecnologías”, señala. Y así, de “forma desinteresada”, la bodega riojana se compromete a guardar este legado.

Un regalo para generaciones futuras

La idea es que sea un regalo para el futuro. Habrá muchas lecciones escritas, buenas intenciones, aprendizajes sobre apreciar lo que nos parecía que teníamos asegurado y que de repente perdimos y de valorar lo realmente importante. Enterrar un presente para que nos sirva de enseñanza en el futuro.

El entierro o cierre de la cápsula se realizará pasado el confinamiento. Hasta entonces la gente puede participar en este proyecto, enviando sus mensajes a través de la web habilitada par tal fin. Los mensajes se imprimirán después en un papel especial y con ellos dentro, la cápsula permanecerá enterrada a 15 metros bajo tierra, en un depósito de hormigón de 20 centímetros de espesor al fondo del calado de la bodega del siglo XVI, perteneciente a la familia Murillo Viteri.

La sexta generación de bodegueros de la familia ya está en marcha. Ellos serán los que dentro de 50 años abrirán la cápsula y harán públicos los mensajes en los medios que haya entonces. Será exactamente el 20 de abril de 2070.

La familia quiere dar las gracias por la “extraordinaria acogida” que está teniendo el proyecto, por la cantidad de mensajes recibidos y porque “esperamos que esa una acción que, como el buen vino, mejore con el tiempo”, destaca Iñaki, de Bodegas Murillo Viteri.

La cápsula del tiempo no para de recibir mensajes. Con firma personalizada y anónimos, escuetos o muy extensos. Cada día más de 600 personas envían sus escritos a la web. Muchos han sido los mensajes de agradecimiento que han surgido por ser una “idea muy original”, “una oportunidad para expresarnos en estos tiempos”, “un regalo para las generaciones futuras”, “una nueva experiencia”, y un mensaje de esperanza en medio del caos.

Comentarios