Líderes en La Rioja Alta

111.991 visitas en Mayo. Certificado por OJD.

Estás leyendo: La Atención Primaria encara, una vez más y sin refuerzos, otro verano complicado en La Rioja Alta
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La Atención Primaria encara, una vez más y sin refuerzos, otro verano complicado en La Rioja Alta

CSIF denuncia una temporada estival aciaga en la que “todos los trabajadores de los centros de salud trabajarán en condiciones angustiosas. No se podrá pasar consulta normalmente ni con la misma frecuencia; no habrá personal suficiente para cubrir las guardias”. Y será, avisan desde el sindicato, “imposible atender la demanda del gran número de pacientes de otras comunidades”
Centro de Salud de Haro

“Los problemas que padece la Atención Primaria en la Rioja Alta son comunes a toda la comunidad, aunque con matices y peculiaridades propios de las tres zonas de salud (Nájera, Santo Domingo y Haro). Se atiende a 36.000 usuarios repartidos en 87 municipios, con dos ‘zonas de montaña’, cinco puntos de atención continuada y una unidad del 061. Es una zona con gran interés turístico, cultural y enológico y que alberga gran número de segundas residencias, dos campings… Circunstancias que hacen que la atención sanitaria adquiera tintes singulares”.

“Los centros de salud atienden a un número importantísimo de pacientes que son atraídos a La Rioja desde otras comunidades, mientras que los profesionales del Servicio Riojano de Salud emigran a estas otras comunidades porque son más atractivas laboralmente y donde se les ofrecen unas condiciones de estabilidad y retributivas que en La Rioja se les niegan”.

“La Comunidad se enfrenta al que podría ser su peor verano”

“Sin esos profesionales que se van, la atención que se presta es débil. Una situación que parece no tiene visos de mejorar este año tampoco. Al contrario. La comunidad se enfrenta al que podría ser su peor verano, tras más de quince meses de pandemia, sin medios y con profesionales sobrecargados y pacientes hastiados”. De todo ello hablamos con Ángel Laspeñas, médico de Atención Primaria y liberado del sindicato CSIF La Rioja, para analizar y buscar soluciones, “que las hay”, asegura, a esta difícil coyuntura sanitaria.

Publicidad
Banner Admision Grado UR

Desde hace años y especialmente antes de los veranos, CSIF viene alertando de una situación desesperada en Atención Primaria. ¿No es un mantra que se repite? ¿Es realmente tan mala la situación, como se denuncia reiteradamente desde el sindicato?

Quizá la población no sea consciente de las penurias que padecen los profesionales de los consultorios y los centros de salud para poder ofrecer una atención de calidad, aunque sea a costa del esfuerzo y muchas veces de la salud de quien les atiende. La Administración parece desconocer la situación o mira para otro lado porque no pone remedio, y si lo intenta son sólo parches, como cubrir “huecos” con médicos de la Unidad de Cribado Avanzado sin especialidad. No hay suficiente personal para cubrir las necesidades sanitarias de estas zonas. La Administración se disculpará con que no hay “médicos”. Pero eso solo es una disculpa. El número de profesionales en el Servicio riojano de Salud ha disminuido en los últimos años y en todas las categorías profesionales, no sólo médicos o pediatras sino también en enfermería, fisioterapeutas, psicólogos, TCAEs, celadores, personal administrativo, odontólogos/higienistas. Y, sin embargo, el número de asistencias en consultas o en domicilios en urgencias han aumentado. Un ejemplo: en Nájera, hace un año, había ocho refuerzos médicos, hoy cuatro; en Santo Domingo y Haro, hace un año seis, hoy tres, en cada uno de ellos. Diez médicos de refuerzo menos que hace un año a lo que se le añade la falta de personal en el servicio 061.

Los actuales directivos de la Atención Primaria son trabajadores de estas zonas de salud. ¿Mejorará el escenario con sus nombramientos?

La nueva gerencia y dirección médica de Atención Primaria son médicos de familia que, hasta hace días, han estado sufriendo las condiciones de trabajo de sus compañeros y las consecuencias que éstas tienen en la población, precisamente trabajando en Nájera y Santo Domingo. Por lo tanto, el conocimiento de la realidad que se vive ya lo conocen y esperamos, en consecuencia, que propondrán el tratamiento adecuado (igual que los directores anteriores). Sólo hace falta voluntad política y presupuestaria para mejorar.

Habla usted de presupuesto, de retribuciones. ¿El dinero es el principal problema?

La inversión que se hace en AP es insuficiente, pero es sólo parte del problema. Debemos mejorar las condiciones laborales de los que ya están para que puedan quedarse o incluso atraer profesionales nuevos o de otras comunidades. ¿Se imagina usted a un trabajador al que se le obligue a trabajar 31 horas seguidas sin descanso? ¿Se imagina usted a un trabajador que se va de vacaciones y su compañero hace su trabajo cobrando lo mismo? ¿Se imagina un trabajo en el que se le obliga a realizar horas extras, trabajar de noche o en festivo, y no se le retribuye por ello? O, ¿a quién se le obliga a realizar un trabajo diario extenuante hasta caer enfermo o abandonar la empresa? No hace falta imaginar nada. Así se trabaja en el Servicio Riojano de Salud.

Ángel Laspeñas
Ángel Laspeñas, médico de Atención Primaria y liberado de CSIF La Rioja | Foto: CSIF La Rioja

Entonces, y para aclarar este punto que acaba de describir, ¿poner soluciones a esta situación supondría un gasto para la Administración?

Me va a permitir que le corrija. No es un gasto. Es una inversión necesaria. Por cierto, yo deseo que el dinero que pago con mis impuestos se dedique a mejorar nuestra salud y las retribuciones de quienes la cuidan y no se dilapide en crear nuevas consejerías, cargos directivos o asesores.
Habrá que sustituir al trabajador ausente (en la mayoría de los casos hay mucha gente deseosa de poder trabajar) y eso supondrá dinero.
No podemos permitirnos que comunidades vecinas nos “roben profesionales” porque el salario o el precio de la hora de guardia que se les ofrece es superior a lo que La Rioja les da o porque las condiciones laborales de personal de equipo o de refuerzo son más atractivas o que simplemente les permite vivir una vida más allá de “las cuatro paredes del centro de salud”.
La Rioja es una tierra maravillosa que se merece que su gobierno rescate a los riojanos emigrados en busca de una vida mejor. No queremos ser “la Atención Primaria vaciada” y eso implica dinero.

Y en la práctica, esta problemática que expone, ¿cómo afectará a los ciudadanos y al personal sanitario durante este verano?

Todos los trabajadores de los centros de salud trabajarán en condiciones angustiosas. No se podrá pasar consulta normalmente ni con la misma frecuencia; no habrá personal suficiente para cubrir las guardias; será imposible atender la demanda del gran número de pacientes de otras comunidades. La población debe saber que, quien le atiende, es el mejor de los profesionales y que lo hará excepcionalmente. Estos usuarios no deben cargar las tintas contra el celador o personal administrativo que recibirá sus quejas o contra el personal sanitario que de momento no tiene el don de la ubicuidad. Por cierto. Estos trabajadores también deben disfrutar de sus merecidas vacaciones.

“La Administración no ha hecho los deberes”

¿Quién es el culpable de esta falta de médicos?

La consejera actual culpará a la herencia dejada por el anterior ejecutivo, a la actual coyuntura económica, a la pandemia, a los directivos cesados o a los propios trabajadores cuando dice, por ejemplo, que las enfermeras son las responsables del retraso en la vacunación.
La consejería es culpable de no retener a los residentes que acaban, de la emigración de profesionales ante su reiterada negativa a mejorar las condiciones de los trabajadores riojanos. Es culpable de despreciarnos cuando afirmó que los centros de salud habían estado cerrados. Nunca se ha preocupado de quienes se han enfrentado, arriesgando su salud y su vida, para contener la pandemia que estamos viviendo.
Quien no es culpable es el médico o enfermera que tiene que realizar su trabajo y el de su compañero, o el celador o el auxiliar administrativo cuando tiene que soportar la impaciencia de los usuarios.

Ha descrito, a lo largo de la entrevista, un panorama bastante preocupante, diría incluso desolador. Pero ha insistido en la necesidad de incrementar la inversión para poner remedio a esta situación crítica. Solución existe entonces…

La solución ya ha sido planteada por CSIF desde hace años. Un plan global para la atención primaria, que CSIF lleva reclamando insistentemente, sin obtener respuesta. Dotar de personal y medios. Cubrir las necesidades materiales y de personal y si no las hay, crear las condiciones laborales y retributivas para ser competitivos en un mercado en el que nuestras comunidades vecinas nos ganan por goleada. La Administración no ha hecho los deberes. Para salvar esta situación debe escuchar y dejarse aconsejar por los que conocen la realidad que no son otros que los propios trabajadores que son, sin ninguna duda, los que saben cómo salvar los muebles.

Publicidad

También te puede interesar...

Comentarios

Publicidad
Banner Admision Grados IES Rey Don Garcia

Comentarios