Líderes en La Rioja Alta

132.813 visitas en Septiembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: “Un millón de gracias”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“Un millón de gracias”

Profesionales sanitarios del Centro de Salud nos cuentan cómo están viviendo esta crisis sanitaria y como están haciendo frente a la pandemia de COVID-19: "Estamos al ciento cincuenta por cien, luchando todos a una"

La imagen que ilustra este artículo refleja el sentimiento de agradecimiento del pueblo de Haro hacia los profesionales de su centro de salud. “Te quedas alucinado”, nos comenta una trabajadora del ambulatorio jarrero, que entiende que este acto “tan sentido” lo hizo una persona cuando salía a buscar el pan o hacer alguna compra de primera necesidad. “La gente ya está entendiendo que tiene que ser responsable, quedarse en casa y sólo salir para lo imprescindible”.

Pero este detalle es un ejemplo más de tantos. Mensajes de ánimo y publicaciones de agradecimiento en las redes sociales, audios por WhatsApp, los multitudinarios aplausos desde balcones y ventanas a las ocho de la tarde… “Cuando no estoy trabajando y estoy en mi casa y veo a mis vecinos salir a la ventana a aplaudir nuestro trabajo y el de todos los trabajadores de la sanidad te emocionas, te sientes orgullosa, y eso te da más fuerza para continuar hacia adelante”, cuenta otra profesional del centro de salud, que quiere agradecer también la labor de los efectivos de la UME durante estos días en la ciudad jarrera.

“La gente nos llama para cancelar citas porque nos dicen que bastante tenemos encima”

Porque sin estas muestras de cariño y ánimo, el trabajo en los centros de salud y hospitales de todo el país sería mucho más difícil, y en estas circunstancias casi imposible. “Estamos todos al ciento cincuenta por cien, luchando todos a una, pero pedimos a la gente que se quede en casa y que siga las recomendaciones de las autoridades si queremos erradicar el virus lo antes posible. Que nos hagan caso, por favor”, pide una sanitaria, que agradece también la comprensión de muchos pacientes cuando les llaman y les anuncian la cancelación de citas médicas. “No se enfadan, todo lo contrario. Nos entienden, nos dan las gracias, nos mandan ánimos, pero también hay mucha gente que se adelanta y nos llama para cancelar su cita porque bastante tenemos, nos dicen”.

“Hay que hacer ver a la población que estamos en una crisis brutal”, afirma un médico del centro. “Aquí en Haro estamos cuatro médicos haciendo la labor de siete compañeros. A lo largo de la semana hacemos unas 80 horas”, nos cuenta. “La sobrecarga es brutal y pedimos a la población que llamen para lo esencial, para lo urgente. Ahora mismo hay muchas patologías o problemas que no pasa nada por tenerlas. Estamos con el tema del COVID-19 y con las complicaciones que está generando porque cada vez hay más pacientes complicados”.

"Un millón de gracias" 1
Aviso en el Centro de Salud de Haro.

Colaboración de médicos jubilados

Para aliviar esta sobrecarga desde el Centro de Salud se ha solicitado que se liberen a dos médicos jubilados que quieren colaborar en la crisis y ayudar en las tareas de triaje: atender llamadas, valorar qué pacientes pueden ir al ambulatorio o a los que hay que visitar en su domicilio… “Sería un apoyo fundamental para nosotros porque ahora atendemos todas las llamadas de pacientes que nos consultan cualquier problema e intentamos darles solución. Si podemos darles salida por teléfono se la damos y si hay que ir a verles al domicilio vamos al domicilio valorar”.

De hecho se ha creado una ‘zona sucia’ para atender a esos pacientes que tienen que ser atendidos en el propio centro de salud. “Hay que entender que tenemos el material que tenemos, esto es finito, y que tenemos que atender los problemas más serios”, incide.

A esto hay que añadir las llamadas a los pacientes que se les hace el seguimiento para ver si hay complicaciones o hay que tomar nuevas decisiones respecto a la infección por coronavirus.

Los protocolos cambian continuamente ante una “situación cambiante”. “La Sanidad se ha ido adaptando a las circunstancias. Lo que hoy sirve mañana o dentro de dos días no sirve. Vamos adaptándonos a medida de lo que va surgiendo y de lo que vamos viendo”, describe este médico. “Estamos agobiados porque a veces creemos que un paciente está estable y al día siguiente se complica con una neumonía”, indica.

“Hay que intentar y poner todos de nuestra parte para que esta situación sea lo más corta posible, pero sólo puede ser posible con la responsabilidad y colaboración de todos nosotros”, comenta una sanitaria. “El pueblo de Haro tiene que demostrar lo que es y lo que representa, el espíritu de lucha que tiene porque es la capital del Rioja y porque somos así”, asegura.

Comentarios