Líderes en La Rioja Alta

115.139 visitas en Septiembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Las Siervas de Jesús se despiden de Haro
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las Siervas de Jesús se despiden de Haro

La comunidad de religosas, que han realizado labores en la ciudad de manera desinteresada durante más de un siglo, abandonará definitivamente la localidad en los próximos días
Foto: Donézar Fotógrafos

La comunidad de Siervas de Jesús abandonará definitivamente Haro a lo largo de los próximos días. La instución religiosa que ha formado parte de la sociedad jarrera desde mayo de 1888 y que atendió a su vecindario durante décadas en el dispensario sanitario que se asomaba al río Ebro desde el mirador de El Pardo dice adiós.

Las siete religiosas que formaban parte de ella en la actualidad, con Sagrario Montuenga al frente de ellas como superiora, ya conocen sus nuevos destinos. Zaragoza, Vitoria y Bilbao serán donde acaben encontrando plaza, ciudades en las que la congregación tiene casas, al tratarse de conventos que se adaptan a la perfección a las necesidades de aquellas que cuentan con más edad.

Labor solidaria desinteresada

De todas maneras, alguna de ellas permanecerá vinculada a La Rioja porque entrará a formar parte de la sede que la congregación tiene aún abierta en Logroño.

Publicidad
Banner Castro Mecánica

Así, será el próximo 23 de noviembre cuando se haga oficial su marcha, que abre un inmenso hueco y vacío emocional en la sociedad de Haro, que llegó a reconocer su altruista labor por todo lo algo, al máximo nivel institucional y dando nombre a la calle donde se encontraba su convento a través de un acuerdo de pleno en el Ayuntamiento de la localidad.

La marcha se produce cuatro meses después de haber reunido en la ciudad jarrera a intengrantes de otras casas del norte de España para celebrar con una misa solemne, oficiada por el párroco Javier Osés, el 150 aniversario de la fundación de la orden de la mano de Santa María Josefa del Corazón de Jesús, la vitoriana que dio ese gran paso en Bilbao, tras cruzarse en su trayectoria con otro de los grandes referentes de la iglesia a finales del siglo XIX, como era el misionero San Antonio María Claret.

Publicidad

Son en total 133 años de legado histórico los que dejan las Siervas de Jesús en Haro. Para conmemorar tan relevante efemérides acudieron a la ciudad jarrera tres consejeras de la congregación de las Siervas de Jesús de la Caridad. En concreto, su vicaria, su administradora y la responsable del área de Formación, además de otras religiosas pertenecientes a las comunidades de Logroño y Bilbao, y ocho ‘junioras’ que para entonces ya tenían programada su profesión perpetua y eran consideradas por las compañeras más veteranas la evidencia de que «la congregación está más viva que nunca», a pesar del próximo adiós a la ciudad jarrera.

Y es que el envejecimiento de la comunidad residente en Haro constituía ya un problema para el desarrollo de su apostolado y hasta para su continuidad en Haro era ya una evidencia desde hacía años.

En este sentido, Sagrario Montuenga no lo oocultaba: «Somos mayores». Lo reconoció en el mes de julio y después de una celebración. Entonces la superiora de la casa en haro se presentaba ya en sociedad como «una hermana más».

Entonces ya habían visto obligadas a cerrar el dispensario en el que habían atendido durante más de un siglo y cuarto a miles de jarreros, a los que administraron su medicación de forma desinteresada cuando la atención sanitaria no era lo que es ahora mismo.

Despedida en la basílica de la Vega

Para cumplir con la misión que hicieron suya en favor de los necesitados, centraron toda su labor en la atención a los más mayores, acompañando a los enfermos de las residencias Los Jazmines y Hogar Madre de Dios, un trabajo desinteresado que habían llevado a cabo desde su llegada a la ciudad jarerra, también visitando a los enfermeos en sus propias casas.

Al final, la indiscutible reducción del número de vocaciones ha afectado en demasía y ha repercutido en igual proporción sobre la media de edad de las religosas que, en muchos casos, lejos de poder asistir a las personas mayores, incluso necesitan la ayuda de sus compañeras de vocación.

Y más especialmente después de este año y media de pandemia de coronavirus que frenó la acción de las más jóvenes, a causa de las restricciones impuestas por las autoridades para controlar la expansión del virus, y que obligó finalmente a centrar su esfuerzo «en rezar para que la pandemia pase cuanto antes y podamos volver a la tener la misma vida de siempre», señalaba con resignación la superiora, reconociendo en verano que resultaba «difícil» entender su labor dentro de una sociedad acelerada pero que ella seguía considerando «más vigente que nunca».

Su despedida de manera oficial se realizará el próximo día 23 de noviembre en la basílica de la Vega durante la misa que arrancará a las 12:30 horas.

Publicidad
AFC Aislamientos Banner 2021

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios