Líderes en La Rioja Alta
135.334 visitas en Junio. Certificado por OJD
Estás leyendo: La Universidad de Sevilla reconoce la excelencia de la tesis doctoral de la jarrera Leticia Irazola
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La Universidad de Sevilla reconoce la excelencia de la tesis doctoral de la jarrera Leticia Irazola

La Unversidad de Sevilla entregó el pasado viernes los Premios Extraordinarios de Doctorado a las 63 mejores tesis doctorales del curso 2015-2016. Entre ellas estaba la de la jarrera Leticia Irazola, docente de la Universidad de La Rioja
De izquierda a derecha, José Antonio Terrón, Leticia Irazola y Francisco Sánchez.

La Universidad de Sevilla reconoció el pasado viernes la excelencia de sus doctores con la entrega de los Premios Extraordinarios de Doctorado a los autores de las 63 mejores tesis doctorales leídas durante el curso 2015-2016. Entre ellas se encontraba el trabajo de la jarrera Leticia Irazola Rosales, profesora de la Universidad de La Rioja.

Irazola (Haro, 1990) estudió Físicas en Zaragoza, realizó después un Máster de Física Médica en Francia y la Tesis Doctoral la llevó a cabo en la Universidad de Sevilla, que el pasado viernes reconoció su excelente trabajo de investigación.

La tesis evalúa el riesgo de que se produzca un segundo cáncer “radioinducido”

La jarrera realizó su tesis en el Departamento de Fisiología Médica y Biofísica en el grupo de Física Médica de la US. Sus directores de tesis doctoral fueron Franciso Sánchez Doblado, catedrático de la US y muy conocido en el ámbito de la Física Médica, y José Antonio Terrón León, radiofísico y doctor en Física Médica. El título de la tesis ganadora del premio es ‘Predictive second cancer risc models based on peripheral neutron dosimetry of patients undergoing radiotherapy’.

Como explica la propia Irazola, en la tesis se evaluó el riesgo de que se produzca un segundo cáncer “radioinducido” tras el tratamiento de la patología primaria cancerígena con radioterapia. “La aparición de estos segundos cánceres es un hecho que no tiene que ver con la patología primera y se diferencia de la metástasis en que normalmente es en una localización distinta, y alejada de la primaria, y tiene una latencia de al menos cinco años tras el tratamiento”, indica Irazola.

Seis artículos publicados en revistas internacionales de Física Médica

Aunque se conoce este efecto secundario, normalmente no es considerado a la hora de realizar tratamientos debido al compromiso “riesgo-beneficio” que implican los mismos. “No obstante, nosotros quisimos poner sobre la mesa estos datos, que consideramos relevantes dada la alta tasa de supervivencia actual a esta patología, junto con el hecho de que cada vez son más jóvenes las personas que lamentablemente lo padecen”, destaca Irazola.

El grupo de Sevilla colaboró también con la Pontificia Universidad Católica de Chile, donde Irazola realizó una estancia posdoctoral con una Beca Santander que le otorgaron. Allí, en colaboración con la doctora Beatriz Sánchez Nieto, experta en radiobiología se abordó otro de los aspectos de la tesis.

El resultado final del trabajo fue la publicación de seis artículos en revistas internacionales de Física Médica en los que se presentó este problema y se ofreció también una herramienta de software que han desarrollado para que pueda ser empleada en los servicios de radioterapia de cualquier hospital del mundo.

La tesis, escrita y defendida en inglés por Leticia Irazola, fue presentada el 16 de septiembre de 2016 y logró la valoración de sobresaliente cum laude.

Los mejores trabajos de investigación en cada rama

La Universidad de Sevilla otorga todos los años (aunque la selección del comité se hace oficial más tarde) premios a un pequeño porcentaje del total de tesis defendidas durante el curso y las premia por la exelencia. La institución reconoce los mejores trabajos de investigación en cada rama, valorando las contribuciones al área y al número de artículos publicados.

La ceremonia de entrega de estos premios se celebró el pasado viernes en la ETS de Ingenieria Informática. Allí se reconoció a los nuevos doctores mas excelentes de la universidad que asisten por primera vez vestidos con el traje académico a una acto universitario. La toga, la muceta y el birrete son símbolos de que han alcanzado el grado formativo más elevado y la plena capacidad investigadora.

El rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, destacó la importancia del doctorado, un título “distintivo de las universidades”, y recordó la existencia de estudios que vinculan el número de doctores de un país con su nivel de desarrollo. “Por eso, estamos reconociendo a los mejores de una pieza protagonista, fundamental, del desarrollo de las sociedades”, añadió.

Leticia Irazola trabaja ahora como docente en la Universidad de La Rioja y en breve podría integrarse al grupo de investigación que el centro tiene en dinámica no lineal y también se estudia su colaboración con el CIBIR.