La CHE matiza: ‘No es una resolución, es un informe’

El abogado de la Comunidad de Regantes, Santiago Palazón, explica que si bien no es la resolución definitiva del presidente de la CHE, previa propuesta del comisario de aguas del Ebro, este informe sí que es favorable a los intereses de esta comunidad.
Otra imagen de la minicentral eléctrica de San José.

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha salido al paso y quiere matizar el origen y el alcance final de los procedimientos administrativos que ha llevado a cabo en los últimos meses y que afectan directamente a la minicentral eléctrica San José. Todo como consecuencia de la renuncia de Iberdrola Renovables Energía S.A. a la explotación del salto de agua de la zona, y la puesta en marcha del expediente de caducidad y extinción de la concesión, vinculada en ese mismo espacio a la gestión que hacía junto con la Comunidad de Regantes de Haro.

Como indican desde la CHE, se trata de una cuestión que se trató hace unos tres años y que queda sujeta al cumplimiento de plazos establecidos en ley al renunciar Iberdrola a su explotación. Esto ha conllevado la redacción de un informe del área de régimen de usuarios en el que se plantea la necesidad de realizar las obras que sean necesarias para restituir la infraestructura a su estado original.

El abogado de la Comunidad de Regantes, Santiago Palazón, explica que si bien no es la resolución definitiva del presidente de la CHE, previa propuesta del comisario de aguas del Ebro, este informe sí que es favorable a los intereses de esta comunidad.

Este informe, que incluye un reconocimiento sobre el terreno y reportajes fotográficos, entre otras cosas, ‘dice lo que dice’, asegura Palazón: ‘Da la razón a la comunidad’. El abogado también ha explicado a HARO DIGITAL que ‘la Comunidad de Regantes de Haro lo suscribe punto por punto y que se convertirá en resolución al 99’9 por ciento’. ‘Lo previsible es que la resolución final no difiera mucho del informe, aunque sí que podría contener alguna matización si es que se producen alegaciones al respecto’, asegura Palazón.

De esta manera, la ejecución de esas diversas actuaciones favorecen a la comunidad que gestiona las zonas de regadío enclavadas en los barrios de Las Callejas, Cantarranas y Arrauri. Eso sí, lo deja claro la CHE: estas actuaciones no salen de ninguna resolución vinculada a un conflicto entre particulares sino al área de usuarios.

Según los representantes de la comunidad, el informe de los técnicos de la CHE requiere a Iberdrola ‘un proyecto de demolición del azud, en el que se deberá contemplar la construcción de una nueva toma adaptada a las necesidades de la Comunidad de Regantes de Haro, la reparación del canal de derivación y la eliminación de aquellas infraestructuras que vayan a quedar fuera de uso’. El informe, que no resolución, también plantea la necesidad de ‘desligar la toma de hidroeléctrico del uso de riego mediante la construcción de una nueva toma para la Comunidad de Regantes y sustituir el azud. Se adecurá el canal a las necesidades existentes y se cederá el mismo al 100 por cien a la comunidad’. Eso sí, dicho proyecto incluirá el correspondiente estudio de Seguridad y Salud y tendrá que ser aprobado por la CHE.