Líderes en La Rioja Alta

118.448 visitas en Noviembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: El PCE denuncia la “insuficiente” cantidad de personal sanitario en Haro
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El PCE denuncia la “insuficiente” cantidad de personal sanitario en Haro

"Esta baja cantidad de personal sanitario puede aplicarse a toda La Rioja, pero como ejemplo la situación en Haro resulta claramente demostrativa", consideran desde el Partido Comunista de España en Haro
Centro de Salud de Haro

A través de un artículo de opinión, Julio Martínez, médico del SERIS y portavoz del Partido Comunista de España en Haro junto a Gregorio Martínez, denuncian la “insuficiente” cantidad de personal sanitario en Haro. “Estaba baja cantidad de personal sanitario puede aplicarse a toda La Rioja, pero como ejemplo la situación en Haro resulta claramente desmotrativa”, consideran.

Con datos, el PCE señala que “la población estimada en Haro es de 11.305 habitantes y los recursos médicos en Atención Primaria pública consisten en siete médicos (0,61 por cada 1000 habitantes) y la existencia de enfermeras aún proporciona datos más insuficientes”.

“La Sanidad Pública tiene que ser lo primero”

“Esta pandemia que estamos padeciendo pasará. Tal vez para siempre o tal vez para volver todos los años como una epidemia estacional. Sea como fuere será necesario prepararse para nuevas situaciones más o menos parecidas, ya que el deterioro que estamos causando en el medio ambiente es un caldo de cultivo extraordinario para la permanente aparición de mutaciones en virus y bacterias.

Sin embargo, esta situación que estamos atravesando ha puesto de manifiesto la existencia de problemas que nuestro sistema sanitario arrastra desde hace tiempo. Sin duda, el primero y fundamental consiste en la existencia de una baja financiación del sistema que viene desde hace muchos años y que sin duda los evidentes recortes presupuestarios en sanidad pública han agravado en las últimas décadas. El gasto sanitario público en nuestro País se ha situado en torno al 0,5 a 1 puntos por debajo del promedio sobre el PIB de la Unión Europea; y, desde 2009 se ha reducido entre el 0,7 y 1 punto en España. La excelente cualificación de los sanitarios españoles ha soportado esta insuficiencia presupuestaria.

Trabajos precarios y con dedicaciones excesivas

Médicos, enfermeras, celadores y servicios de limpieza, con trabajos precarios y con dedicaciones excesivas, han aguantado las prestaciones sanitarias del sistema manteniendo un alto prestigio dentro de la Comunidad Europea y dentro de América, pero la estrategia de hospitalcentrismo, de una atención primaria muy debilitada, la escasez de material de reserva y la implementación de una privatización cada vez mayor ha terminado por situar al sistema sanitario español en una situación crítica. La bandera de las privatizaciones levantada en todas las Comunidades está contribuyendo a deteriorar de forma grave e irreversible en décadas la atención sanitaria pública que aún hoy continúa siendo un referente mundial.

No debe ser una casualidad que las dos Comunidades Autónomas con mayores problemas derivados de la pandemia sean las más privatizadas y también las que menor presupuesto per capita tienen o las que más han recortado y deteriorado de forma salvaje sus sistemas sanitarios públicos. Pero no hay que buscar enemigos externos, en nuestra región existe también un elevado grado de privatización de servicios públicos. Problemas tan evidentes como los conciertos del Gobierno Autonómico con Viamed o el transporte sanitario son evidentes y contribuyen a desviar dinero público al sector privado. La importancia de una Sanidad Pública con garantía de acceso para todos a una atención sanitaria de calidad resulta una evidencia que se ha manifestado de forma impactante en esta situación de crisis sanitaria y económica.

Retomando ideas de Marciano Sánchez Bayle (portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública) nos encontramos en una situación ante la que resulta imprescindible dar un giro a la estrategia sanitaria de nuestro Gobierno y del de nuestra Comunidad Autónoma. Tal como firmaron con nosotros en el acuerdo programático que posibilito el actual Gobierno, nuestra Presidenta, doña Concha Andreu, nuestra Consejera de Salud, Doña Sara Alba, el grupo socialista y la Consejera de Podemos han de valorar su postura ideológica y cumplir sus compromisos. Desde el Partido Comunista les exigimos que defiendan nuestro Sistema Público de Salud. Creemos, de acuerdo con las ideas de la Asociación para la Defensa de la Salud Pública, que las medidas imprescindibles para enfrentarnos a esta amenaza actual y también para las que puedan venir en el futuro han de ser las siguientes:

  1. Incrementar de forma significativa la financiación de la Sanidad Pública. En datos publicados en Mundo Obrero (mayo 2020) España dedicó 1617 euros por habitante y año frente a los 3879 de Alemania, los 3278 de Francia o los 2275 euros del promedio de la Unión Europea. Además, este incremento de financiación ha de ser finalista. Debe constituir una partida económica destinada a rescatar la Sanidad Pública , gestionada por el Ministerio de Sanidad y que se traduzca en aportaciones a los presupuestos autonómicos.
  2. Conseguir una mejora en la coordinación interautonómica. Esta pandemia ha demostrado también la insatisfactoria regulación de las relaciones entre el Ministerio de Sanidad y las Consejerías de Salud de los diferentes entes autonómicos.
  3. Potenciación de la Salud Pública. Es necesario reforzar los servicios sanitarios, penalizados especialmente por los recortes, Y desarrollar una Ley de Salud Pública que viene siendo vigente desde 2011. De acuerdo con esta estrategia es fundamental aumentar el papel de la Atención Primaria en el conjunto de la sanidad aumentando su presupuesto y muy especialmente su personal, mejorando sus medios técnicos, potenciando la atención domiciliaria, la prevención y la promoción de la salud. Junto a ello hay que aumentar el número de camas hospitalarias, que con esta pandemia han resultado claramente insuficientes.
  4. Blindar la Sanidad de Gestión Pública acabando con las privatizaciones. que han sido una pesada piedra sobre el sistema sanitario disminuyendo de manera significativa su capacidad de respuesta. Asociado a este blindaje hemos de recuperar lo privatizado.
  5. Hemos de crear una reserva estratégica de material sanitario para que no se repitan las escenas vergonzantes que se dieron en los días. Las carencias de dicho material han sido secundarias a la ausencia de reservas estratégicas provocadas por un adelgazamiento económico y muy relacionadas con la ausencia de fabricantes en nuestro País. Esta desindustrialización provocada que hemos sufrido en las últimas décadas y que prácticamente ha convertido al turismo en la “única industria española” debe sufrir un proceso de cambio global. La industrialización de nuestro País no se relaciona exclusivamente con nuestra economía tiene una traducción fundamental en las condiciones socio-sanitarias en las que vivimos. Y, relacionado con esta re-industrialización, hemos de potencias la investigación sanitaria y asumir un control público de gasto farmacéutico y la potenciación de la fabricación pública de medicamentos.
  6. Por último, a la luz de los acontecimientos que hemos vivido y que continuamos sufriendo, debemos fomentar la implementación de una red pública de residencias de mayores. El desastre ocurrido en las residencias ha actuado como amplificador de la pandemia.
  7. Abandonar la estrategia exclusivamente asistencial y hospitalcéntrica, más espectacular cara a los medios de difusión pero absolutamente incompetente para enfrentarse por si sola a este tipo de patologías. Hemos de desarrollar un sistema mixto asistencial y preventivo en el que la “sanidad comunitaria” tenga también un lugar fundamental desarrollando mecanismos de participación social y profesional que permitan a los ciudadanos protagonizar el control y la gestión de la Sanidad Pública.

Estas ideas básicas son aplicables a cualquiera de nuestras Comunidades Autónomas, y en el caso de La Rioja dejan en entredicho la actuación de nuestras autoridades sanitarias. Cierto es que en el proyecto de Presupuestos el Gobierno aumenta significativamente la partida correspondiente a la salud, pero en modo alguno la vincula a la creación de puestos de trabajo estable. La precariedad es su única solución y por otra parte Sara Alba “parece” que defiende la coexistencia pública con una privada favorecida. Viendo la vergonzosa actuación de la Comunidad de Madrid respecto a la pandemia y a las vacunas no encontramos demasiadas diferencias con el Gobierno Socialista de La Rioja. El reforzamiento de la atención Primaria y el problema de la vacunación resultan cuestiones pendientes.

De acuerdo con los datos publicados en SER Haro, La Rioja ocupa el quinto lugar -por la cola- de la velocidad de vacunación. Tan sólo ha alcanzado un 28 %, a pesar de que por tratarse de una comunidad uniprovincial la estrategia de vacunación debería resultar más fácil. Sin embargo, el déficit de personal de la Atención Primaria resulta explicativo. Esta baja cantidad de personal sanitario puede aplicarse a toda La Rioja, pero como ejemplo la situación en Haro resulta claramente demostrativa. La población estimada en Haro es de 11.305 habitantes y los recursos médicos en Atención Primaria pública consisten en siete médicos (0,61 por cada 1000 habitantes) y la existencia de enfermeras aún proporciona datos más insuficientes.”

Julio Martínez y Gregorio Martínez, Partido Comunista de España en Haro

También te puede interesar...

Comentarios

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario estar registrado en Haro Digital. Esto es así porque damos valor a los debates sanos, transparentes, y sin censura y queremos evitar ataques personales o comentarios de mal gusto que se escudan en el anonimato.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios