No es país para Bardem

Hace unas semanas el crítico Carlos Boyero decía de ‘Juno’ que lo que no le gustó del filme era que su guionista parecía que iba un poco de lista, que el guión abusaba de frases demasiado ingeniosas, impropias del lenguaje adolescente… Es curioso, pero al ver ‘No es país para viejos’ recordé la opinión de Boyero. El filme de los Coen (que en algunos tramos no parece de su estilo) arranca muy bien, tiene un desarrollo perfecto, pero (lo siento mucho) se hace excesivamente largo y, en ocasiones, grandilocuente. Demasiada moralina y frases muy rebuscadas empañan una historia que tiene muchas semejanzas con el buen western. De hecho, podríamos decir que es un western. Y no sólo porque tengamos a un sheriff, un nada sorprendente Tomy Lee Jones. Un jefe pasado de vueltas al que la situación le supera y que le pone el broche final a una historia que no llega a ser redonda.

Sorprende además que se hable tanto de Bardem y se olvide el papel de Josh Brolin, un protagonista que luego no lo es tanto. Y sorprende aún más (y lo siento mucho) que se le haya dado tanto bombo a la interpretación del español. La presentación de su personaje es de aúpa, la cara que pone en su primer asesinato, pero el resto de su interpretación no deja de ser la del típico malote con frases geniales. Y son, en gran medida, las frases geniales las que hacen ganar estatuillas. Recordemos las frases de Russell Crowe en ‘Gladiator’ o de Denzel Washington en ‘Training Day’, sólo por poner dos ejemplos.

Por ese mismo hecho, el psicópata de ‘Seven’ (y en tan sólo cinco minutos) debería haberse llevado una estatuilla. Y más aún. John Malkovich interpretó en ‘En la línea de fuego’ a un hombre que quería asesinar al presidente de los EEUU. Por su genial interpretación, llena de frases geniales, con una confrontación maravillosa con el mismísimo Clint Eastwood, Malkovich se ganó una nominación a mejor actor secundario. No la ganó. Probablemente ahora la gane Bardem. Pero a Bardem ya se la tenían que haber dado. Igual que el año pasado se le otorgó a Scorsese el Oscar por una copiada. A Scorsese se le tenía que haber reconocido por alguno de sus trabajos anteriores y no por ‘Infiltrados’, pero así es la Academia. Bardem no me sorprendió para nada. Sinceramente cualquier buen actor secundario estadounidense habría hecho lo mismo y quizás ni siquiera se le habría nominado.

¿Te ha parecido útil esta información?

Total 0 Votos
0

¿Qué es lo que no te ha gustado? ¿Cómo crees que podemos mejorar?

+ = Intruduce el resultado de la operación para evitar mensajes de SPAM

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)