Líderes en La Rioja Alta

129.655 visitas en Diciembre. Certificado por OJD.

Estás leyendo: Prácticas de gestión inteligentes para mejorar la calidad del suelo
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Prácticas de gestión inteligentes para mejorar la calidad del suelo

Los beneficios de proteger el suelo son múltiples, pues protege de la erosión, mantiene una temperatura óptima en el suelo, sirve de ayuda en la gestión de los recursos hídricos y elimina la maleza al privarla de luz solar
Tractor

Un suelo sano es uno de los pilares clave para que una explotación agrícola sea viable a largo plazo desde un punto de vista económico. La productividad está íntimamente relacionada con la calidad del suelo, pues si está equilibrado, lleno de nutrientes y con un ecosistema de microorganismos diverso favorece el correcto crecimiento de los cultivos allí plantados.

La forma en la que se gestiona el suelo repercute en el rendimiento y es que el uso de técnicas como la agricultura intensiva no solo lo drenan de recursos, también desequilibran su estructura y lo hacen más vulnerable a la erosión del viento y el agua. Para evitar estos problemas, es necesario tomar medidas concretas en la gestión del suelo que favorezcan una buena estructuración.

Diversidad de plantas

Para mejorar la productividad, combinar diferentes tipos de plantas a lo largo del año es una buena solución. Dentro de esta idea, la rotación de cultivos se desmarca como la opción más habitual entre los agricultores.

Publicidad
Banner Zamalloa

Esta combinación de plantas no solo hace referencia a cultivos de cobertura junto al cultivo comercial, también al uso de plantas como leguminosas o gramíneas que son capaces de restaurar los niveles de nitrógeno en el suelo para el siguiente plantado del cultivo comercial.

Protección del suelo

Entre las posibles técnicas de protección del suelo, aparece la de crear una “armadura” para el suelo, normalmente creada a partir de restos vegetales (por ejemplo, de cultivos de cobertura) que se colocan en el suelo, evitando que quede desnudo.

Publicidad

Los beneficios de proteger el suelo son múltiples, pues protege de la erosión, mantiene una temperatura óptima en el suelo, sirve de ayuda en la gestión de los recursos hídricos, elimina la maleza al privarla de luz solar, etc. Para maximizar la eficacia de esta técnica, es necesario utilizar diferentes tipos de restos vegetales, que puedan proporcionar al suelo distintos nutrientes como carbono o nitrógeno tras su descomposición.

Raíces vivas

Las plantas de cobertura se adaptan a las condiciones climatológicas con facilidad, por lo que es posible plantarlas incluso en invierno. Asimismo, saturan el suelo de nuevo con nutrientes que serán luego aprovechados por otros cultivos.

Además, son útiles para eliminar las malas hierbas y crear una buena estructura del suelo, pues diferentes sistemas radiculares ayudan a mantener el suelo compacto y minimizar la erosión provocada por el viento y el agua.

Perturbación del suelo

Las perturbaciones producidas en el suelo no solo tienen su origen en la labranza de este, que habitualmente altera la composición de las capas del suelo, también la erosión o los desequilibrios hídricos favorecen la existencia de este problema.

Una técnica que no solo evita perturbar el suelo, sino que contribuye a la productividad a largo plazo, es la de siembra directa. En ella, se realizan pequeñas incisiones en el suelo en el lugar donde se va a plantar la semilla, evitando los arados profundos que modifican la estructura.

Integración de animales

Tanto pequeños animales como microorganismos en el suelo forman parte del ecosistema, cada uno de ellos con su labor principal. En el caso de estos, suelen convertir los elementos con alto contenido en carbono en elementos con bajo contenido, así como ayudar en la regeneración del suelo estropeado y disminuir la necesidad de utilizar fertilizantes químicos.

Incluso a los animales grandes como el ganado les pueden aportar su granito de arena, pues mejora la nutrición de su dieta.

Mantener una salud óptima del suelo es primordial, pero es responsabilidad de cada agricultor conocer las necesidades específicas de su explotación agrícola. Aplicando un enfoque individual y apoyándose en las nuevas tecnologías es posible optimizar el proceso de gestión agrícola, incluida la parte enfocada a mantener las condiciones adecuadas del suelo.

Publicidad
AFC Aislamientos Banner 2021

También te puede interesar...

Publicaciones relacionadas

Comentarios

Comentarios