Kiefer Sutherland, hijo del célebre Donald Sutherland (recordado por títulos como “Estallido”, “Los violentos de Kelly”…), fue rescatado del ostracismo por su buen amigo, el director Stephen Hopkins. Los productores Robert Cochran y Joel Surnow (guionistas de la delirante “Falcon Crest” y de la mítica “Corrupción en Miami”, respectivamente) encargaron a Hopkins dirigir algunos de los capítulos más importantes de la serie “24” de la FOX. El director de productos como “Depredador 2”, “Volar por los aires”, “Bajo sospecha” y “Perdidos en el espacio”, entre otras, pensó inmediatamente en su buen amigo Kiefer para encarnar al agente federal Jack Bauer, todo un personaje. La serie se estrenó en septiembre de 2001, en plena resaca por los atentados contra las Torres Gemelas, y causó un gran impacto. Sin embargo, sólo se rodaron en principio 13 capítulos y hasta que Sutherland no ganó el globo de oro por su interpretación, la FOX no ordenó rodar el resto de la serie. “24” ha cosechado una gran cantidad de premios y el personaje de Jack Bauer lleva cinco nominaciones seguidas en los premios Emmy.

El serial ha tenido siempre una audiencia muy fiel, siendo el primer capítulo de la quinta temporada el más visto de toda la serie. “24” cuenta con adeptos tan fieles como el escritor Mario Vargas Llosa cuyo entusiasmo por el personaje de Jack Bauer llega a límites freak. Entre los aciertos de este producto está su estructura de 24 capítulos para cada temporada, las 24 horas de un día en la vida de este singular agente federal que poco (o nada) tiene que ver con Fox Mulder. La acción transcurre en tiempo real y el ya mítico reloj que aparece en cada capítulo ha marcado un antes y un después en la realización de series. Pero, sin duda, la gran sorpresa ha sido el propio Kiefer Sutherland y su transformación en un atípico héroe de acción. Su personaje está alejado de otros iconos del cine prototípico de Hollywood como pueden ser el John McClane de “La Jungla de Cristal”, el Martin Riggs de “Arma Letal” y el propio James Bond, entre otros. Jack Bauer es un personaje más difícil de encasillar. Es un tipo duro, capaz de casi todo, pero con un profundo y curioso sentido del deber. Se podría decir que es un patriota (no un patriotero), pero Bauer es un agente que no atiende ordenes así como así. En la primera temporada, medio-traicionó a su país para poner a salvo a su familia. En la segunda, de nuevo, no atendió las órdenes de su vicepresidente e intentó por todos los medios detener un ataque contra países de Oriente Medio que creía injusto. En la tercera, otra vez, se convirtió en traidor para salvar al país de un virus mortal.

En la cuarta, desobedeciendo órdenes del nuevo presidente, entró en el consulado chino y secuestró a un sospechoso para interrogarlo. Y ya en la quinta temporada, Jack Bauer se atrevió a secuestrar al propio presidente de los Estados Unidos a punta de pistola e interrogarlo en una secuencia ya mítica. Las locuras de Jack Bauer son las que, verdaderamente, hacen grande a esta serie. Por eso se trata de un producto televisivo tan atractivo, tan arriesgado y tan atrevido. “24” se moja y otros sólo se quedan a medias. A lo largo de cinco temporadas, Jack Bauer ha protagonizado una veintena de locuras con la única pretensión de sacar la misión adelante. En su primer día, fingió la muerte de su compañera para salvar la vida de su familia; le arrancó el dedo a un sospechoso para lograr sus huellas; se vengó por la muerte de su hija cuando ni siquiera estaba muerta; dejó inconsciente a su jefe para sonsacarle información… En el segundo día, se ofreció para pilotar un avión cargado con una bomba nuclear que tenía que estrellar en el desierto; sufrió una muerte cerebral y los terroristas tuvieron que resucitarle; ordenó a su hija por el móvil disparar a un hombre que la perseguía…

En el tercer día, Jack Bauer organizó un motín en la cárcel para escapar con un preso; engañó a su compañero, el novio de su hija, para hacerle ver que se había convertido en un traidor y, luego, le cortó el brazo con un hacha para salvarle la vida; jugó a la ruleta rusa con un preso durante el motín; ejecutó a su jefe por orden de los terroristas para salvar al país de un virus mortal; amenazó al jefe terrorista con infectar a su hija si no se rendía… En el cuarto día, fue capaz de dejar morir al ex marido de su novia para salvar la vida de un sospechoso; robó una gasolinera para ganar tiempo; fingió su muerte para salvar el pellejo al final del día; se hizo despedir para después interrogar (a su manera) a un sospechoso en el parking de al lado…

No cabe duda de que “24” será recordada como una de las grandes series de la historia de la televisión.

 

¿Te ha parecido útil esta información?

Total 0 Votos
0

¿Qué es lo que no te ha gustado? ¿Cómo crees que podemos mejorar?

+ = Intruduce el resultado de la operación para evitar mensajes de SPAM

¿Cómo envío mi comentario?

Para poder enviar un comentario es necesario que te identifiques.
Tienes 2 maneras de hacerlo:

  1. Registrándote en nuestra web y posteriormente iniciando sesión con tu usuario y contraseña.
  2. Conectándote a través de alguno de tus perfiles de Facebook, Twitter o Google (Más abajo aparecen los 3 botones)