Un porrón de niños

Haro ha celebrado con gran alboroto la ya tradicional Batalla del Vino Infantil que ha reunido a toda la chavalaría jarrera en una mañana a rebosar de calor y diversión

El calor de los últimos días ha sido el reclamo perfecto para que la campa junto al río Tirón se llenase de niños y niñas, la cantera de la Batalla del Vino, que no han parado de mojarse con botas y pistolas de agua hasta que ha llegado el momento del almuerzo.

Jorge Zabala, prior juvenil de la Cofradía de San Felices, ha sido el encargado, ante la imagen del Patrón, de animar a los participantes a iniciar las divertidas hostilidades en las que abuelos, padres y familiares también han sido grandes protagonistas, orgullosos de sus pupilos que se lo han pasado en grande.

Vueltas y encierro infantil

Tras la batalla, el almuerzo para recargar las pilas para lo que venía después. Las vueltas por la plaza de la Paz al ritmo de las charangas y el posterior encierro infantil por las calles de la Herradura donde los más pequeños han echado el resto corriendo junto a los toros de cartón. Ya no queda nada para la Gran Batalla del Vino. Esto es así.

Galería de imágenes