«Es triste decir adiós a toda una vida de trabajo, pero también es necesario»

Por ello mira a cada una de las máquinas que le han acompañado a lo largo de esos 66 años de pasión y entrega, algunas incorporadas cuando su abuelo estaba al frente del negocio, y se le humedecen los ojos