Tarón recoge en Londres la medalla de oro de Pantocrátor 2005

Se celebró en Londres la gran cena anual de entrega de premios International Wine Challenge 2019, donde Bodegas Tarón estuvo presente recogiendo la Medalla de Oro para Pantocrátor 2005

Ayer se celebró en Londres la gran cena anual de entrega de premios International Wine Challenge 2019, donde Bodegas Tarón estuvo presente recogiendo la Medalla de Oro para Pantocrátor 2005, así como los premios a mejor Rioja Reserva y mejor vino de Rioja.

El presidente de Bodegas Tarón, Jesús Ruiz, junto al gerente Gonzalo Salazar y la enóloga Laura Manzanos, recogieron en la cena anual organizada por los premios International Wine Challenge, la Medalla de Oro otorgada al vino Pantocrátor 2005 de la mano de tres presidentes del jurado, los Master of Wine Oz Clarke MW, una de las personalidades más reconocidos a nivel mundial dentro del sector, considerado casi un genio por los medios y uno de los principales escritores de vino en Inglaterra por su amplio bagaje de conocimientos y experiencia, Sarah Abbott MW, consultora, escritora, divulgadora del mundo del vino y directora de Swirl Wine Group, y Tim Atkin MW, periodista, fotógrafo y uno de los mayores expertos de vino de Rioja a nivel internacional.

El signficado de Pantocrátor

El nombre del vino tiene un significado especial: la palabra Pantocrátor, de origen griego, significa “todopoderoso, el que todo lo puede”. Siendo conocedores del potencial de su producto al bautizarlo de esta manera, ha llegado a conquistar los paladares más exquisitos. No en vano conocimos hace unas semanas la noticia de que Pantocrátor 2005 había sido premiado con la Medalla de Oro en el concurso International Wine Challenge 2019, clasificado con una puntuación excelente de 96 puntos. Además, también fue considerado mejor Rioja Reserva y mejor vino de Rioja.

Ya lo auguraba Manzanos, enóloga de la bodega, al decir que “Pantocrátor es un vino que ofrece al paladar todo lo que anhelan los amantes de Rioja: cremosidad, cuerpo, estilo y elegancia. Una estrella brillante de España”. Ahora, una estrella que brilla con luz propia a nivel internacional.

Con gran reconocimiento en Reino Unido y fuera de sus fronteras, el certamen International Wine Challenge (IWC) lleva más de treinta años distinguiendo y premiando los mejores vinos del panorama internacional.

Un premio para “la gran familia de viticultores” de Bodegas Tarón

El número de referencias que se presentan cada año crece de manera exponencial, de ahí que los parámetros que determinan la puntuación final son cada vez más exigentes. Los vinos son juzgados a ciegas en función de la fidelidad a su origen, región y cosecha. Cada añada premiada pasa tres catas a ciegas diferentes con al menos doce miembros del jurado, lo que diferencia a este concurso de otros. Junto con Decanter, posiblemente es el concurso donde más expertos del vino están presentes.

Llevando apenas 5 meses en el mercado, Pantocrátor 2005 superó todas las fases y enamoró a los jueces, consiguiendo uno de los mayores reconocimientos en el mundo del vino, sumándose este premio a las medallas de oro obtenidas en los premios Sommelier Wine Awards 2019: “Este reconocimiento es el resultado del trabajo diario de un gran equipo. Este premio es para todos y cada uno de los miembros de la gran familia de viticultores de Bodegas Tarón”.

13 años de guarda

Pantocrátor 2005 ha salido al mercado después de 13 años de guarda. La espera ha valido sin duda la pena. De edición limitada, procede exclusivamente de viñedos de más de 70 años propiedad de la bodega, con formación tradicional en vaso, vendimiados cuidadosamente a mano seleccionando la calidad de la materia prima.

Se elabora de manera tradicional. Su proceso es lento. Tras una crianza por separado en barricas de roble americano de 12 meses de cada una de las dos variedades, 90% tempranillo y 10% mazuelo, se realiza el ensamblaje y el vino vuelve de nuevo a las barricas, donde pasa seis meses más. Una vez finalizada su crianza, vuelve a descansar en depósito de acero durante otros 12 meses donde termina de afinarse y queda así listo para su embotellado.